---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (27) 11uv1a (32) 2008 (2) 35k4m45 (31) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (27) 50n3705 (22) 7i3rra (13) a mano alzada (61) A ras de Lengua (26) A7ulej0s (16) A8ua (43) AB3C3D4R10 (6) ACacia (18) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (21) Alas (21) Amanecer (23) Amar1ll0 (29) Ár80l35 (23) Arcanos (40) área de Lino (16) Argelado (26) Atar-de-Seres (8) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (36) B3lls (23) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (4) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (26) ByN (19) c0n 5an8r3 (22) C4ndy-C4r4m3L1a (11) cabos sueltos (28) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (21) cicatrices (47) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (13) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (12) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (24) de/s/memorias (19) Decinas (2) dedos húmedos (24) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (20) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (16) Erotozoo (43) Espejos (22) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (21) Five Hundred Thousand Fingers (19) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) In Itinere (1) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (28) Lun35 (12) Luna (17) M4n05 (26) MDQ (18) message in a bottle (13) minimal (15) N38rur45 (17) Naufra8105 (17) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (16) Orugas (10) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (22) Plumifacencias (16) PolarOids (2) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (54) Roturas varias (49) Rubí (2) S3ñas D3l su3ño (18) sal (10) Salina Grande (2) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (22) Sinceralia (12) SiSm0g0ní45 (22) Smellin RandoM deVice (11) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (28) SuCesión (20) Surreal (30) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (21) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (36) TXTosterona (8) un dedo (37) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (21) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (11) Verano (21) Verdores (50) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

sábado, 25 de diciembre de 2010

más poesía entrerriana todavía

.
.
.


Alfredo Veiravé nació en 1928 y murió en 1991




Radar en la tormenta



Y alguna vez, no siempre, guiado por el radar

el poema aterriza en la pista, a ciegas,

(entre relámpagos)

carretea bajo la lluvia, y al detener sus turbinas, descienden

de él, pasajeros aliviados de la muerte:

las palabras.



(De “Historia natural”, 1980)





Aunque nos citáramos por teléfono



Me asombró esta noticia científica: frente a la inmensidad

del Cosmos, todo parece frívolo, las preocupaciones humanas insignificantes.

Y realmente me obligó a cerrar el libro de Sagan esta otra: si nos soltaran

al azar dentro del espacio cósmico más escéptico

la probabilidad de que nos encontráramos

sería inferior a una parte entre

mil millones de billones de billones (10 33).

No obstante, mientras encendía el fuego de la chimenea,

tuve la esperanza de que girando lentamente entre islas estelares

una vez, cada 250 millones de años, una tarde fría de otoño

con lloviznas, yo podría pasar al lado tuyo, cuando solitaria,

tomas el lento whisky de la noche oscura, a 40 millones de años luz de Resistencia.



(De “Radar en la tormenta”, 1985)







AVISO A LOS NAVEGANTES



Escribe el poema y déjalo dormir entre los otros

colócalo en el freezer, de costado para que no ocupe

mucho

lugar en la heladera como aconsejaba Catulo;

después de un tiempo, una mañana cuando te levantes

con electricidad en los cabellos y sientas que él

te llama con una voz que se oye en la cabeza

y que es la de otro poeta más querido que tú,

vuelve a leerlo como si fuera ajeno

y sabrás si vale la pena corregirlo o romperlo,

o tocarlo para saber si aún está vivo.

No dejes que interfieran los otros escritos bajo

otras circunstancias psicoanalíticas de lo real, lo

simbólico o lo imaginario,

y sabrás qué cosas dice de aquello que no está

escrito.

Entonces si ese espacio vacío está lleno

sálvalo de la destrucción y engendra una fuerte

convicción sin pensar

en otra cosa que no sea el ritmo sagrado de los

planetas.




.
.
.

No hay comentarios: