---V0C35--- (22) //0La5// (16) 07r05 4u70r35 (68) 0jo5 (20) 11uv1a (25) 2008 (1) 35k4m45 (25) 35Qu1na (10) 3n Ca5a (22) 50n3705 (21) 7i3rra (11) a mano alzada (56) A ras de Lengua (22) A7ulej0s (14) A8ua (40) AB3C3D4R10 (3) ACacia (17) Acaró71c0 (39) AiR3 (21) al80r35 (16) Alas (20) Amanecer (18) Amar1ll0 (25) Ár80l35 (21) Arcanos (37) área de Lino (16) Argelado (24) Atar-de-Seres (6) Autoparlante (12) AV35 (21) Azulapislázuli (34) B3lls (19) Ba-húles (27) barcos (24) Bilingual (15) bocetos (37) Breviario (53) Burning Blues (20) ByN (18) c0n 5an8r3 (17) C4ndy-C4r4m3L1a (7) cabos sueltos (24) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (2) en las nubes (46) Entre Ríos (13) Erotozoo (42) Espejos (20) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (19) Five Hundred Thousand Fingers (16) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (1) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (11) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (16) message in a bottle (11) minimal (14) N38rur45 (16) Naufra8105 (16) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (14) Orugas (6) P135 (16) paedia (21) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (22) Paraná (10) Pé7r3o (27) Peceras (32) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (19) Plumifacencias (14) PostAle´s (3) PR05A1KA (7) Recortes Viejos (5) Recuentos de Marzo (27) reveses (29) rojo (53) Roturas varias (47) Rubí (1) S3ñas D3l su3ño (11) sal (9) Salina Grande (1) saludo-al-aire (5) sarco-sacra (8) serial killed (14) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (17) Sinceralia (7) SiSm0g0ní45 (18) Smellin RandoM deVice (6) sol (13) soliloquios (48) Solitudes (25) SuCesión (17) Surreal (28) Sylne (1) teorías y conceptos (4) Tiempo (15) Tr3s D3dos (9) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (28) TXTosterona (7) un dedo (34) urbaNeo (13) V (5) V13rn35 (13) V1g1L145 (14) V480n35 (23) Vademécum (16) Venezuela 2013 (10) Verano (19) Verdores (46) Versalia (57) viajes (48) zzzF3R45 (18)

jueves, 5 de enero de 2017

Tres deseos

,
,
,


,
,
,

tus manos amparan
un ejército de pájaros 
       a la deriva del
  impulso del verano


oyes en su canto 
la textura 
          de tus ojos 
al soñar azucenas 
     en primavera


cierras la puerta 
abres ventanas 
  y el viento te trae 
el sereno del campo


quisieras dejar 
     de suspirar así 
cada vez que recuerdas 
los recintos del olimpo


cierras los ojos 
abres las piernas 
   y una legión 
de luciérnagas 
ocupa cada rincón 
de la pieza 


quisieras 
(y no podrás) 
dejar de dar vueltas 
por los escalones 
de círculos que 
cada hora ha ido 
     sembrando 
  en la laguna 
de tu espalda
      donde el sol 
                lunares 
       y un tatuaje 
han moldeado 
el mapa de tu galaxia


      he memorizado 
a modo de pentagrama 
los arpegios de los dedos 
      de tus pies 
        abanicando 
          estirando 
     encogiendo 
con oficio de salmos 
oberturas para piano y violín


y cuando la noche 
     lo ocupa todo, 
       no pasamos 
de ser sombras
 remedando el cortejo 
            de los cisnes


           volvemos a neutro 
  después de la tormenta
  al silencio necesario 
de fin de contienda

inmóviles 
somos llevados 
por una lluvia 
  de estrellas


     me quedo 
con el gesto mínimo 
    de tu suspiro 
abandonando el acorazado 
    de tu cuerpo 
ahora más frágil 
y sublime 
que nunca


      cierras las manos 
  para abrir el beso 
 que dice lo que 
  no alcanzan 
las palabras



,
,
,

lunes, 2 de enero de 2017

Promesa



,
,
,



,
,
,


que las semillas germinen 
ruegas su eterna gracia
a la madre luna 

ya casi llena
domina el caudal
    de la marea

  lechosa en lo alto
  su fulgor espeso
  añade un tinte 
f a n t a s m a l
al paisaje

tienes todavía 
el perfume pegajoso 
del sueño
y del deseo
hasta en las uñas 
de los pies

   para devolvérselo
y cumplir tu promesa
    entrarás al agua
con la mansedumbre 
                  de un ocaso 


,
,
,





miércoles, 28 de diciembre de 2016

Chau Maestro!

,
,
,

,
,
,

Causa mucha tristeza la inesperada noticia de la muerte de un genio de este calibre, creador y máximo exponente del realismo delirante. En un punto el disgusto deja un vacío picante en medio del pecho. Si bien sus obras seguirán circulando, el espacio en blanco, el hueco de misil que deja este artista único, barroco, hardcore, faro, sadomasoporno, tremendamente lúcido, habla mal de las instituciones que posibilitan la circulación de literatura argentina.

OBRA


Novelas

Su turno para morir (1976)
Aventuras de un novelista atonal (1982)
La hija de Kheops (1989)
La mujer en la muralla (1990)
El jardín de las máquinas parlantes (1993).
Los Sorias (1998).
El gusano máximo de la vida misma (1999)
Beber en rojo (Drácula) (2001).
Las aventuras del profesor Eusebio Filigranati (2003)
Sí, soy mala poeta pero... (2003)
Las cuatro Torres de Babel (2004)
El Artista (2010)
La puerta del viento (2016)


Cuentos

Matando enanos a garrotazos (1982)
Gracias Chanchúbelo (2000)
En sueños he llorado (2001)
Cuentos Completos (2011)


Otros

Poemas chinos (1987)
Por favor ¡plágienme! (1991)
Manual Sadomasoporno (Ex Tractat) (2011)
iluSORIAS (2012)


Durante los 90 participó en un exitoso emprendimiento del canal I-SAT donde versionaba oralmente famosos cuentos de terrror (muy fácil de encontrar en Youtube: (muestra)










viernes, 23 de diciembre de 2016

I, I : I


hasta el cuello

hundido en tus aguas

busco la lengua universal



: cierro los ojos :

que las imágenes peces

dejen de pesar



abismos húmedos,

grutas, montañas, frutas,

    mapas a pulso

de tesoros enterrados

al alcance de los dedos,

           emergen mojados

   luego de acariciar perlas



/ temblor apenas /



volver de la muerte

con esa sonrisa inédita

   mientras en la cara

no cabe más placer



¿cuántos músculos

tensó esta música?




solté interminables semillas

en el fondo del espejo,

hasta el tuétano he dejado




¿de qué polvo cósmico

está hecho el mármol

de tu ombligo?




salgo a flote de a poco,

el oleaje de una costa extraña

me rescata hasta su orilla



ahí están tus pies

relucientes en la arena,

preguntan por qué tardé tanto

si el mapa era preciso



/   muerdo un dedo para ver si estoy despierto   /



por toda respuesta,

me estiro al sol

como una piedra


,
,
,







martes, 20 de diciembre de 2016

Imperceptible a través del negro cielo


,
,
,


,
,
,



Tu sonrisa
espabila del letargo
al ejército de gólems
que pacen en mi sangre.

.
.


Impaciencia
de redesandar
el paisaje de tus piernas
descalzo en noches de luna llena.


.


Los dos lados del dolor
se deciden por la sed
interminable
de la distancia.
.
.

Pupilas obturadas.
Cada hueco reclama
el humedal
de la próxima lluvia.
.
.

Cruzo la noche en silencio
como ese pájaro solo
que  vuelve  tarde
de sus liturgias.

,
,
,





Silencio

,
,
,


,
,
,



Silencio: (s.metálico con filo acuoso) Cardumen de mojarras plateadas 
                                que mojan y acarician tus manos, pero jamás asirás. ///

2.(adj.latino; locus quo) Panal ululando ensimismado cada picazón 
                                                           que tuviste y tendrás. Silencio. ///

3.(adv. modal en desuso) Lo frágil. Lo endeble. Lo que no se recupera 
y sale a volar tras los párpados cuando duermes, como abrirle el portón 
a un perro para que salga de noche a regocijarse mientras todos duermen. ///


/// (u.t.c.) Un dolor no es nada mientras vivas, salvo una respuesta equivocada, 
                              otra pregunta mal hecha.

Te habrá sucedido el silencio ante lo frágil. Habrás sufrido el dolor de una partida. 
Su olor a muerte te ha despertado del letargo.

Si sufriste el aguijón de la abeja, sin duda sobrevendrán sus mieles.

Acepta que la magia es efímera, una forma de despertarse a lo mejor. 
Y cuando veas cicatrices recuerda su definición en tu manual de vida: 
esta marca de enseñanza también es parte tuya. Hónrala.


,
,
,



sábado, 17 de diciembre de 2016

Oír o río

,
,
,


,
,
,



Todo por una foto del río
         yendo hacia atrás.



¿Cuántas veces, lejos,
apaciguaste desiertos
viniendo a mí 

junto con el río?


Con el simple gesto de tu sonrisa,
ese chasquido de estrellas
de madrugada.


Un concierto breve
susurra la llave
de tu nombre.


¿Cuál de mis amargas sombras
descifra el mensaje tatuado
en el reverso de tu sangre?
¿Qué sabor me sube a tu sien?


En mi mente flota aún

        una imagen del río
volviendo a encontrarse 
               a sí mismo.

Salir del grisáceo laberinto
libando tu perfume
de memoria.



Pasar como cuentas de rosario
esquirlas que me arden
por ausencia.

¿Cuántas cicatrices me faltan
para que te reconozcas
en cada sed?



Todo por una foto del río
         en su tránsito inverso



Si siguiera empuñando el cuchillo
con esta costumbre de domingo
más preguntas sangrarían
rugiendo el idioma de tus olas.


Antes de olvidarme, quería contarte
que las espejos, los ceniceros
y los aeropuertos me siguen
provocando pesadillas.


¿Será por el martirio
de tu saliva todavía
en los dedos de mis pies?


¿El ímpetu desasosegado
entre los músculos
de tu silencio?


Caer y ver el desastre
respirando despacio
como quien mira llover
c o n    c u i d a d o
para que el agua
no se vaya.


,
,
,






lunes, 12 de diciembre de 2016

E r r o r e s

,
,
,


,
,
,


Dormilones desquiciados

y jíbaros silvestres

se disputan los mejores asientos

de un futuro tecnológico

contagiado de vacío




Se le van los hijos

en los forros

en los barcos

por las redes

y ellos orgullosos

de ser buenos padres




Los mandan a la peluquería

de la escuela

a que les poden

los pelos del alma

y los larguen a la vida

todos skinhead por dentro,

todos peludos de karma.



Como nunca vieron

por la tele

lo sagrado del campo

de sus ancestros

se largan a vivir

una fantasía fabricada

en pantallas

de los suburbios del norte.



Sueños flacos

para mentes chatas.


,
,
,



sábado, 10 de diciembre de 2016

Navidad



*
*
**
*
+
Ama
Bailar
Cantemos
Decídete ya
Empecemos lento
Fiesta
Festejemos
Ganar otro buen día
Incandescentes fueguitos
Juguemos, la vida es aula, patio, aprender
Kilómetros de enseñanzas nos esperan a cada paso
Lancémonos a la luz, a la energía, cada fecha se festeja
Mejor si sonreís, Cada jornada vale la pena arrancando positivos
No esperes de otro lo que está dentro tuyo
Oro del alma, fuerza aliada de la luz y la alegría
Píde un deseo a la vida y lucha por lograrlo con tus medios
Recupera la confianza, armonía, el amor propio bien entendido.
Sigue tu instinto, verás como todo se ordena de buena manera, esa es
Tu mejor arma en este mundo caótico, hermoso y positivo en sí mismo
Una vez que entiendes que la tristeza y la maldad es solo un ajuste; tu actitud!
Verás eso en cada paso y bifurcación. No puedo dar mejor regalo a tu árbol que
WELCOME a este día. Está en vos conquistar tu vida o seguir llorando por lo ido
Xilofones y sones te darán la pauta, el abecedario es una herramienta con armas
Y maravillas de andar por El Edén. Todo te fue dado. Está en vos. Nadie está en
tus
zap
atos
An

y
col

tu
vi
da
de 
luz
Los demás lo notarán en tu cara, sabrás que tu alma es una fiesta donde quienes sonrían son bienvenidos siempre y cuando abriguen los mejores sentimientos...

lunes, 5 de diciembre de 2016

Trips

,
,
,
,
,
,



Me aferro a sus caderas
para que el vértigo
del cataclismo
no me licúe para siempre.

Respiro, cierro los ojos.
El fuego me lleva
al reino cósmico
de los hiperbóreos.

Tomo sus hombros
como si más
se pudiera todavía.
Sus ayes me avisan
que el instrumental señala
la línea del horizonte.

No vamos a vararnos todavía
si la próxima tormenta
aumenta el caudal.

Cuero crudo, pies desnudo.
sudor y fuerzas desatan
los vientos primitivos.
Si hubiera más
en mis alforjas,
se lo daría.

Memorizo las coordenadas
para no olvidar
qué porción de cielo
anduvimos hoy.


,
,
,

viernes, 2 de diciembre de 2016

tarde

,
,
,


,
,
,

la palabra parte / sale / cae
se desliza / quema / irrumpe
cansada - sentida de golpe - sin querer

ya es tarde
no te pertenece
ha partido del (b)arco
quién sabe hacia cuantas dianas

todas las posibilidades
deben ser pensadas antes del disparo

si es una flor - una flecha - un ladrillo
una bala - una mano - caricia relámpago
todo queda
antes
    del
        momento
                    del
                           disparo





,
,
,


jueves, 1 de diciembre de 2016

Retorno

,
,
,
,
,
,

Con el último impulso del poniente
vuelvo mis pasos hacia la cabaña
abandonada en lo recóndito del campo.

No sabría decir cuanto tiempo
hacía que no andaba por allí,
pero las ramas bajo mis pies
combinados con el perfume
a punto de hacerse la noche
logran el sortilegio
de recordarlo todo.

Casi nada ha cambiado
salvo la edad de los árboles
y el hambre de los recuerdos

Las hiedras la esconden
de alimañas y curiosos
en esa fresca oscuridad.

Finalmente entro y me dejo llevar
por los ritos desasosegados de antaño
hasta la mañana siguiente.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Réquiem para un descalzo



,
,
,


,
,
,


Sabré sortear designios de la selva

y absorber sus silbidos sigilosos.

Entre trastos destronar lo triste.

Transmutar en truenos tus heridas y mis piedras.



Si no quepo en lo simple de tu alma

o no lleno lo vasto de tus planes,

dejaré de indagar los ritos

de este mundo bizarro y berreta.



Pero nunca he de dormir donde no ame

ni perder mi poco tiempo con los grises.

Me hallarás en el rincón que conociste

jugando a la rayuela con tu niño.



Y si entonces sigo así, sin cara alguna

y las huellas de mis pasos no te llevan

un árbol plantaré por cada lágrima.

Un adiós seré por cada olvido.


,
,
,








martes, 15 de noviembre de 2016

El día a día



,
,
,

,
,
,

Para que un instante antes de despertar de golpe puedas asirte a los bordes de este lado, y evites caer en mares infectados de miedos. Para que tu sonrisa siga creciendo silvestre a cada momento, en cada rincón de la casa. Para que el fuego que te habita se me siga mostrando cuando hablás de cosas que te gustan, y tueste duendes adorables dentro de tu pecho.

Para que no te hieran las esquirlas de los sueños que los días destrozan. Para que armes la lista de lo que te hace falta -y te hace bien- y esas líneas crezcan como hiedras florecidas. Para que sigas teniendo siempre tus bocados de cielo bajo una ventana a las estrellas y tu piel me atraviese a primaveras. Para que tu fulgor se confunda con las luciérnagas de enero en pleno sueño, a ojo pelado.

Para que despiertes cada día con el aeropuerto de tu espalda a mi intemperie, luego de que cada vuelo nocturno haya llevado a destino los mensajes del cosmos, y lea en esos lunares los designios de mi hado. Para que el trajín de la jornada te traiga de vuelta a recuperar energías y miremos hacia el mismo lado en silencio al atardecer o con plenitud a la hora de la lluvia.

Para que juntos demos vuelta cada página y algún día heredemos la honda sorpresa de ese libro a quien lo rescate. Para que tu magia me amigue con las migas de la suerte sigo haciendo fuerza, implorando a los dioses apunto mis remendadas velas según los vientos dorados. Para que me alejen del abismo y me acerque a la fuente de tus sueños: cantera interestelar de luz eterna.


,
,
,




sábado, 12 de noviembre de 2016

Fruto de mar


,
,
,

Mecuro Cotto

,
,
,


De golpe caigo a la noche

con mi cara

de no poder dormir.



Mis manos sobre la ropa

como una brújula,

con la sed del bisturí.



Tantean el espacio

repleto de noche

buscando un barco,

una estrella,

una fruta

que sepa a lo conocido

para intentar armar

el puzzle

de tu desnudez.



,
,
,


lunes, 7 de noviembre de 2016

Insomnio




,
,
,

,
,
,


Plena madrugada. Calor espeso. Imposible dormir. Desnuda y sola en el silencio del cuarto, estuviste a punto de mirarte en el espejo del dolor tres veces. Tu mirada no encontraba fuerzas para enfrentarte a vos misma ahí, entera, sentada, con la cara dura por el excesivo peso del corso desmesurado que desfilaba en la mente.

Intentás acallar la ingente comparsa. Los bufones no se cansan de bailar en esa calle de tierra. Las carrozas son una aceptación de culpa, un desastre impreciso pero a la vez insufrible, al ritmo de una música que intenta sonar festiva más allá de lo que puede, e igualmente termina cediendo a lo espeso de una melancolía inconfesable y vieja. 

Con el último resto de energía hacés otro intento de mirarte, y nada. El último impulso casi lo logra. Pero ahora el carnaval aturde. Las imágenes recientes brotan indómitas como brotaría la sangre si lo que pasó te hubiera herido físicamente . Ya no vas a poder ser capaz de mirarte al espejo.

Y mucho menos de lograr dormir esta noche. No después de lo que hiciste.


,
,
,

sábado, 5 de noviembre de 2016

F o g a t a

,
,
,

,
,
,



Cargaste hasta mi orilla

el crepúsculo más púrpura

del calendario

y te quedaste a dormir

entre las calas.



Al oírte cerca

el viento hizo cantar

las copas de los álamos.



Se esparcieron por el patio

palabras que el otoño

había oxidado.



Decoré con tu aroma

mis ventanas.

Abrí la casa

para colmarla de sol.



Solté en el cuarto

camadas de caricias

paridas en invierno.



Y cada tarde

a la hora del ocaso

volvemos al parque.

Ceremonia de columpios

mientras crepita la fogata

donde arden las palabras.



,
,
,


miércoles, 2 de noviembre de 2016

Chirola



,
,
,

,
,
,

Volver a tus muertos
es sano cada tanto,
Tenerlos presentes.
Buscar en su historia raíces
de lo que te ocurre ahora.

Ir a contarles
cómo sus enseñanzas
te han forjado esta persona
que hoy viene a dejarles
flores y memoria.

Una siesta de sábado
volví a los restos de mi padre
campesino, carpintero, docente,
maestro aún sin libros
pero con múltiples ejemplos
de cómo
y cómo no
hacer las cosas.

Bien alto llevo tu nombre
padre querido.
Quienes te conocieron
te traen al presente
con anécdotas pícaras,
las andanzas de Caducho,
historias sobre Chirola.

Alguna vez
me he sorprendido
en tu forma de pararte,
en el mate madrugador,
en la ironía y el humor,
en la silenciosa
costumbre del sacrificio
y arreglármelas como pueda
sin andar cargando a nadie
con mis problemas.

Lo único
que me queda por decirte
es repetirme en las gracias de tenerte.


,
,
,


viernes, 28 de octubre de 2016

Infancia

,
,
,
Para Nito
,
,
,



Para que me devuelvan 
el mundo
sin rejas ni etiquetas
miro atrás seguido
con el orgullo y la nostalgia
de que nunca 
haya sobrado nada, 
al contrario.


Vuelvo los ojos
con la paz
de abrir la puerta
y que todo 
sea patio y cielo
sumergido en aquel niño 
enmudecido
por temas que no entendía
pero respiraba,
carrero de animales raros
del mundo 
de los grandes.


Con él y con el tiempo
aprendí a copiar al ocaso
las partituras de adioses 
que el otoño garabateaba 
en los rincones 
de mis paredes.


La sangre que me hizo
trajo de lejos migas de pan
para sembrarlas muy hondo
entre el trigo y los maizales.


Dormí viendo gotear
en la frente de mis mayores
esquirlas de sacrificio
y las más de las veces
un callar alegre
que cada tanto silbaba
lo que le dictara el alma.


          Ese perfume
todavía me colma
en las tardes 
de llover.


Nos llevaría horas
contarte cada prodigio de entonces,
pero por ejemplo,
en verano:
los pájaros armaban canchas
de payanga en la tierra
y tramaban juegos 
de escondidas
que heredamos 
como antídoto de hastíos.


Y, sí, aunque no lo creas
querido amigo,
logramos sobrevivir
sin electricidad
ni teléfono ni plástico
hace casi un siglo.

Sabíamos nombre y alias
de todos los integrantes
de todas las familias
seis leguas a la redonda.


Nuestra biblioteca,
lejos de ser muebles,
encarnaban en abuelos
que labraban la tierra
y jugaban a las bochas
mientras contaban historias
que sustituían 
a las naves espaciales
inventadas 
varias décadas después.


El espacio 
del paisaje se abría 
en cada momento
sin cesura.
Horizonte interminable.


Hablábamos el lenguaje
de los grillos,
entendíamos parlamentos
de distintas aves,
oíamos al borde de la maravilla
el dialecto del arroyo
y respetábamos el idioma
de silencio
de los viejos.


El futuro era una mano que se abría
en surcos interminables
de la infancia
que nunca acabábamos
de recorrer.


Las niñas eran los pájaros
más asombrosos de todos.


Incursiones semanales
hasta el pueblo
a caballo,
aquellos buenos
hermanos obedientes,
para buscar arroz
y correspondencia.


Aquellos viajes
de todo un día
hasta el arroyo
para traer arena.


El único reloj que teníamos
viajaba amarillo
en el medio del cielo:
daba la bendición,
la hora de comer
y de recogerse
a esa mágica siesta
que resistíamos.


Padre pedía
que lo recuerden
a las tres
porque había
que armar fardos
o pialar la chancha.


Madre ordenaba todo
desde la cocina
y su cuarto de costura
burlándose con anticipación
de Channel, 
de Dolce y Gabbana.


¿Aventuras?
Cada día 
era una nueva.


¿Edén?
Infancia de niño de campo
de hace ya tanto
que parecen haberme
trocado el mundo
por palomares espejados
en un laberinto de cemento.


Si pudiera volver a entonces,
regresar allí
con el artilugio de las palabras,
repetiría minuto a minuto
ese largo y sencillo milagro
de volver a vivir
con un arroyo en los ojos.


,
,
,


sábado, 22 de octubre de 2016

I

,
,
,



,
,
,



Antes que venga la aurora

    tus párpados se desploman

y espabilan blancos peces

en el fondo

                     del estanque.

Agitas mil mariposas

errantes entre las sombras.

Detrás de tu ombligo crecen

canciones,

                      flores gigantes,

recuerdos inolvidables

que me queman los papeles.









Dormirás con las palomas

escondidas ahora

en árboles, dinteles,

altísimas

                 catedrales

mientras el mundo y sus cosas

también reposan

con esta calma de jueves

y con la esencia 

                             imborrable

de las estrellas brillantes

que en tu espalda ahora crecen.


,
,
,


sábado, 15 de octubre de 2016

Los Entes VII




,
,
,



,
,
,



    / XXVII /


De los veinte que habíamos llegado en misión, entrando de a uno sin ser vistos por la zona de vieja bahía, solo doce llegamos al encuentro, pactado para tres meses después, en la cueva que da al sur del volcán olvidado. Cada uno debía, durante el trayecto, asegurarse de cumplir las acciones asignadas en su lista personal, y no ir al sitio pactado hasta concluirla. La orden era precisa. Por si acaso quedara alguno más, convinimos en esperar tres semanas algún posible retorno. Mientras, establecimos comunicación con los enlaces secretos, cuidando de no quedar al descubierto ni por descuido.

miércoles, 12 de octubre de 2016

M a p a s T u y o s




,
,
,


,
,
,


No hay cielo que no estampe tu perfume

en mi sien, ni repítame al oficio:

bruñir el bronce, tu escudo. Me vicio

al mapear costas y grutas que tú me




abres; el centro del mundo me sume

en mares y montañas a revisio-

nar cardinales. Estoy al servicio

de acabarlo, el tiempo se consume:




Al norte y como sol está tu ombligo,

el motor que da al sur son tus dos piernas,

en las estrellas de tus ojos sigo




buscando marcas de futuros hados,

pues la verdad total es que me infiernas

y al pintarte, sé cuánto hemos andado.



,
,
,






jueves, 6 de octubre de 2016

Savoir Faire (Bruno Di Benedetto)



,

,

,




,

,

,




No se le hacen pataletas a la muerte.
No se le saca la lengua.
No se la desprecia.
No se le da la espalda.
No se le hace pito catalán.
No se le tira tizas
no se pegan mocos debajo
de los bancos de su sala de espera.
No se puede ser malcriado
desafinado
ni chambón.


No hay enojo posible:
la muerte no es mamá.

El temblor tiene que salir nítido,
como un miedo al rojo
vivo
cimbrando en agua fría.

Mientras, se canta y se baila
en este baile de la muerte
que, con algún disimulo,
llamamos vivir.



B.D.B.






lunes, 3 de octubre de 2016

A t a r d e c e l d a



,
,
,



,
,
,


                te izas al oblicuo hacer de los espejos con el ímpetu de asirte a la

sombra inmanente en las esquinas del cuarto; tus facciones emergen

despaciosamente de la espuma del espacio




                fantasma encerrado en días luminosos, ahora vagas por lo oscuro

                esperando el bisel que te libere



                aparecida al terminar la tarde, tu piel en el pretil de la ventana

que da al sur, juega a las escondidas con los últimos ímpetus de sol:

                                                                  combustible de las formas



                el sonido de tu cadena dorada y el de las imantadas pieles

inaugurará la sinfonía improvisada con que recibiremos los oficios

de esta noche:

paladar negro, cielorraso caracol, espesos humores por doquier




                marcha de hipocampo iterando confines imposibles,

con delectación hamacándose a ritmo de melga & trasiego

a través innato, a punto de fuga




                cada forma tuya perdura en aquella casa,

celda en el tiempo, poses, figuras y susurros resuenan todavía

cuando se invade de semiluces



                 te irás del paisaje por el rabillo del ojo,

dejarás tu perfume de delirio y patas de gallo

           en el hipnótico esclavo de tus labios.




,
,
,




sábado, 1 de octubre de 2016

Descalzo por las flores

,
,
,



,
,
,



Tu sonrisa

espabila del letargo

al ejército de gólems

que pacen en mi sangre.





Impaciencia

de redesandar

el paisaje de tus piernas

descalzo en noches de luna llena.





Los dos lados del dolor

se deciden por la sed

interminable

de la distancia.





Pupilas, ombligos, ranas,

cada cuenco reclama 

el humedal

de la lluvia cercana.





Cruzo la noche en silencio

como esos pájaros solos

que vuelven tarde

de sus liturgias.



.
.
.





viernes, 30 de septiembre de 2016

A d i ó s



,
,
,


,
,
,



tan lejos como adentro, 
le vas dejando lugar a alguien más, 
cualquiera con más ganas que vos 
de sacarle chispas 
a esta piedra imantada 
con el lenguaje milenario de la alquimia

buen viaje, 
y que no suene a despedida; 
ningún saludo puede hablarte 
ahora que las palabras 
son la miríada más oscura del cielo

          detrás del decorado 
   de los fuegos de artificio, 
   de las luces emulando esperanzas y deseos, 
detrás, 
todavía mucho más allá de ese velo 
donde la zona se vuelve dudosa 
y es todavía este lado, 
la bandada de palabras 
se aleja de espaldas 
y en silencio 
para siempre



,
,
,





viernes, 23 de septiembre de 2016

Los Entes V



,
,
,


,
,
,



/XXI/


Cuatro puentes habían quemado, imposible enlace con el otro lado: la comunicación era un lujo, un milagro. Burlábamos a los guardias con nuestro arte de oscuridad y de silencio. Nunca sentí que respiráramos. Se me hacía tan difícil oírnos ser, que más de una vez llegué a preguntarme firmemente si todavía vivíamos.


,
,
,

martes, 13 de septiembre de 2016

Otro soneto



,
,
,

,
,
,


LO JUSTO

Quien tenga que tirarme aquella piedra
ya no hará que el dolor me paralice
prefiero el premio de las cicatrices
a quedarme pensando en lo que arredra.

No van a verme triste o perdido
ya lo dice en sus versos Almafuerte
y cuando venga a cobrarme la muerte
tendré el tesoro de lo bien vivido.

Mi soledad la quise. Mis amigos
comprenden mis ausencias y mis actos.
Adelante a mi forma siempre sigo.

Nunca cambio por vientos o con modas.
Sí le doy de joder a quien me joda
y respondo con sangre a cada pacto.


,
,
,







domingo, 11 de septiembre de 2016

Costa y costa

,
,
,


,
,
,

los pies mojados en la arena

alineadas luces de la otra costa

el continuo fluir de lava en medio:

el río lava los pies, las imágenes se suceden



cada tanto alguna queda entre un raigón

remolinea remolones colores a esa hora

como luminosa boya de la caña niña

hasta que cualquier mojarra se moje por mojarte

y congregue un pequeño pez de plata



Se rebele a tirones ya enganchado

del anzuelo insomne junto a la

perdida foto de esa noche

que usé de carnada


,
,
,

viernes, 9 de septiembre de 2016

Regusto




,
,
,


,
,
,



En su garganta vibran
celebraciones breves,
aceleraciones de tren
con sus vapores.

Da vuelta la cara de pedir tregua
y el entorno se colma con nubarrones
que son las aguas limpias desde siempre.

Depende de por donde vaya el ojo,
una piel que se moja es un espejo,
las palabras mordidas son pan duro
y paciencia caminar descalzo
entre el sembrar y el ya ver plantas
por caminos de rumiarte con palabras.

Voy a dejar unas chirolas
para el barquero del Estigio.

Dormida, visita antiguos reinos.
Nunca olvidar dos monedas
para el viaje en los ojos.


,
,
,






Chirolas: cambio, monedas.


lunes, 5 de septiembre de 2016

mirar al cielo




,
,
,


,
,
,






Anoche, 

antes de dormir en tu nombre desfogarse
un fulgor hacia lo oscuro fui. 

Las palabras volvían de las canciones 

como mirlos a sus nidos 
cuando se larga a llover.

Escucha, 

una jauría mansa se acerca 
para abrevar en tus pies 
la melodía que la trajo 
desde el fuego a la madrugada 
porque ahí dentro, 
sin soltarse las manos, 
ojo frente a ojo, 
una bandada de siete patos 
vuela en ve hacia la primavera 
contra un cielo negro 
a las tres de la mañana 
   mientras 
       mirábamos 
           arriba.

,
,
,