---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (27) 11uv1a (32) 2008 (2) 35k4m45 (31) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (29) 50n3705 (22) 7i3rra (14) a mano alzada (62) A ras de Lengua (27) A7ulej0s (16) A8ua (43) AB3C3D4R10 (6) ACacia (18) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (21) Alas (21) Amanecer (25) Amar1ll0 (30) Ár80l35 (24) Arcanos (40) área de Lino (16) Argelado (27) Atar-de-Seres (8) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (38) B3lls (24) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (5) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (27) ByN (20) c0n 5an8r3 (23) C4ndy-C4r4m3L1a (11) cabos sueltos (28) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (21) cicatrices (47) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (13) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (12) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (24) de/s/memorias (19) Decinas (2) dedos húmedos (24) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (20) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (16) Erotozoo (43) Espejos (23) F0705 (20) f10re5 (23) fantomloop (21) Five Hundred Thousand Fingers (20) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (20) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (16) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) In Itinere (1) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (28) Lun35 (12) Luna (17) M4n05 (26) MDQ (18) message in a bottle (13) minimal (15) N38rur45 (17) Naufra8105 (17) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (16) Orugas (10) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (22) Plumifacencias (16) PolarOids (2) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (54) Roturas varias (49) Rubí (3) S3ñas D3l su3ño (19) sal (10) Salina Grande (3) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (22) Sinceralia (12) SiSm0g0ní45 (22) Smellin RandoM deVice (11) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (28) SuCesión (20) Surreal (30) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (21) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (36) TXTosterona (8) un dedo (37) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (21) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (11) Verano (21) Verdores (50) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

jueves, 2 de junio de 2016

Ceguera



Por algún raro capricho ya el espejo

no le devolvió los ojos.

Justo cuando podía decir el nombre sin temblar.



Quisiera (hubiera querido) poder cincelarle

primaveras allí donde la luz no la conocía

pero era irremediablemente tarde.



Las fotos se le torcían en la memoria. Urdían extrañas

simbiosis hasta fundirse entre sí y arrebatarlo

como si llovieran terremotos.



¿Cómo recuperar los ojos del espejo?

Esos escarabajos ariscos, áridos pero luminosos.



Café urgente para atravesar la madrugada.

Cualquier cuerda que lo ayudase a subir.

Se dedicó a reparar palabras rotas de otros días.

Armar vocablos quebrados, frases desgastadas,

antiguos amuletos y mandalas que equilibraran

la falta de luz de esa ceguera recién estrenada.



Percibió el perenne perfume de la viruta, fresca,

frágil y noble esencia de esa mansa carne vegetal

que lo acompañara durante la niñez.



Querría  (hubiese deseado) recuperar el pulso original

de esos días. Cualquier hazaña era posible,

los números cerraban por todos lados.

Era local en el cielo y dueño del infierno.

La alquimia sorteaba cualquier frontera.




Ahora la ceguera empezaba a fagocitarlo. Sentía

en su cuerpo la acción de miles de moscas

famélicas sirviéndose de su carne.



Necesitaba (le hubiera urgido) recuperarse.

Antes de perder el control de sí, se untó

los añejos elixires, se fue lento con lo mínimo

a una cabaña nevada, su última guarida.



Cuidó dejarle pistas a los demonios y allí,

en el centro de la nada, se encerró a leer cerca

del fuego, hasta que llegara el momento.



Querría  (le hubiese gustado) ver su mutación.

Apenas tenía sus manos contra la ceguera.



Después de bastante tiempo, sabiéndose rodeado,

dijo las palabras de memoria con gran dominio.

La batalla duró toda la noche y gran parte del día.

Al caer el sol supo que los monstruos entraron.

Ni bien sintió latir su corazón, se miró un segundo

en el único vidrio de su ventana. Al ver que sus

ojos habían vuelto, rompió el vidrio y sonrió, más

de paz que por la alegría de la victoria.


.
.
.





No hay comentarios: