---V0C35--- (22) //0La5// (18) 07r05 4u70r35 (68) 0jo5 (21) 11uv1a (26) 2008 (1) 35k4m45 (27) 35Qu1na (11) 3n Ca5a (24) 50n3705 (21) 7i3rra (12) a mano alzada (59) A ras de Lengua (23) A7ulej0s (15) A8ua (41) AB3C3D4R10 (5) ACacia (17) Acaró71c0 (40) AiR3 (25) al80r35 (18) Alas (20) Amanecer (19) Amar1ll0 (26) Ár80l35 (22) Arcanos (37) área de Lino (16) Argelado (25) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (14) AV35 (23) Azulapislázuli (34) B3lls (21) Ba-húles (28) barcos (24) Big Bang Baby. (1) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (22) ByN (19) c0n 5an8r3 (20) C4ndy-C4r4m3L1a (8) cabos sueltos (26) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (2) en las nubes (46) Entre Ríos (13) Erotozoo (42) Espejos (20) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (19) Five Hundred Thousand Fingers (16) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (2) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (17) message in a bottle (11) minimal (14) N38rur45 (16) Naufra8105 (16) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (6) P135 (16) paedia (21) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (22) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (20) Plumifacencias (15) PostAle´s (3) PR05A1KA (8) Recortes Viejos (5) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (48) Rubí (1) S3ñas D3l su3ño (13) sal (9) Salina Grande (1) saludo-al-aire (5) sarco-sacra (9) serial killed (14) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (18) Sinceralia (8) SiSm0g0ní45 (18) Smellin RandoM deVice (8) sol (13) soliloquios (50) Solitudes (25) SuCesión (18) Surreal (28) Sylne (1) teorías y conceptos (4) Tiempo (16) Tr3s D3dos (12) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (31) TXTosterona (7) un dedo (35) urbaNeo (14) V (5) V13rn35 (13) V1g1L145 (16) V480n35 (24) Vademécum (16) Venezuela 2013 (10) Verano (20) Verdores (47) Versalia (58) viajes (49) zzzF3R45 (18)

sábado, 31 de octubre de 2015

C r i n e s


.
.
.


.

.

.



quiebro el hueso helado de la tarde

y su musgo b l a n c o

enhebra babas

.

espuma de dientes entre labios

ajustan el  f i l o  del horizonte

al perfume que se filtra

por la rendija



.

recurso apretado de rastros

por ramas verdes

       rozan los brazos

como caricia lila a tu socaire 


   y obturan pétalos de orquídeas

.

m i e n t r a s

.

suelto en tu espalda

todos los pájaros enloquecidos

que crecieron anoche

en mis venas

.......................... los dejo andar su senda

de cenizas

se esparcen

hasta que aparecen tus ojos

.

y llueve

.

.

.









viernes, 30 de octubre de 2015

Tercer domingo de octubre





.
.
.



Domingo de tarde. Charlé con mi madre muerta hace tres años, le regalé ternuras de infancia y ella su mirada de sostenerme durante las tormentas.

Instantes agradables de tomarse de las manos, formas de estar en el alma. Momentos inolvidables. Gestos de desnudez que se tragan lo gris del tiempo y borran sus secuencias de desamparo.

Caminamos hasta la costa, no le quedaba mucho tiempo más para quedarse de este lado. La misma sonrisa se nos quedó pegada en cada cara. Me recordó unos consejos antes de irse, me pidió que hiciera algunas cosas que sabe cuánto me cuestan. Se fue por el agua hasta lo rojo, que en diez minutos más, virará a negro. De atardecer a noche. Silencio, oscuridad.

La veo irse, darse vuelta a saludarme. No le quise decir cuánto extraño que alguien me hable de mi niñez, porque de este lado ya no queda nadie que pueda hacerlo. Que no necesita bajar a verme porque muchas veces la traigo a mi lado al dormir. Convoco a mi padre del otro lado y duermo entre ellos tomado de sus manos, les cuento mis cosas, alegrías y temores, avatares del día a día y les pido consejos. Plan que elaboro para esa noche cada tanto, un domingo de tarde.







Cruz del sur



.
.
.


.
.
.

...camina oscuro entre silencios del paisaje fantasmal, las dunas y la luna enlechan la noche, soñándola más que mostrarla bailando descalza dentro de su mente; cada tanto para a mirar la estrella del sur: es cuando sus ojos brillan ajenos: hace mucho la estrella del sur se ha metido en sus venas a empujar con el pulso aquilatado de un fulgor altísimo los fuegos de su sangre; para y mira, sigue; huele azufre en el aire o tierra mojada o la lluvia que con urgencia se viene a borrar todo de un plumazo, pero todavía no; rebusca por lo alto el titilar hipnótico de la estrella del sur, que a esta altura lo vuelve beduino siempre en marcha al sur, sucesión de pasos aquilatados, percutir de silencio oscuro latente...

...la saña del insomnio son pirañas en los dedos de los pies, las pupilas arden, son de lija, y no hay hierba que traiga calma al tsunami de la sangre...dormir, dormir, dormir...adormilarse al menos: se venda los ojos, respira hondo, camina por la terraza desnudo y en lo oscuro: cada criatura de la noche susurra las coordenadas de la cruz del sur, cada movimiento lo orienta a las posiciones del desvelo; los libros se suceden en sus manos y el tiempo se vuelve un desierto interminable...

...se tira en la cama como si fueran a desgarrarlo en un cuatro vientos...cuenta corderos, caderas, carneros, cornisas, carnaza, corazas, caricias, enjundias, destrezas, los recuerdos se hilvanan y tejen en el aire panes de miel festejados por sus niños internos: y la única fragua que altera los nervios es el vidrio laxo de la cruz el sur...

...la sed lo desvasta, inventa vocablos que jamás diría ni nadie sería capaz de memorizar, se calla, el grito lo ciega lo ocupa lo sala como oruga al sol y lo único claro que se sostiene en el fondo de cada pensamiento, es el sello drástico de la cruz del sur... 




Siesta de primavera en el Thompson


.
.
.



.
.
.



El sol tuesta los sueños

que convida la vigilia de la siesta

al borde del río.



Cardúmenes cardinales

rebrotan entre los espejos de los remansos,

mientras gurises marean

unos montoncitos de arena en la costa.



Un reel aguarda lerdo los tirones de la línea.

No faltan fanáticos del sol

rindiéndole el cuero a su máxima deidad.



Una canoa rema hasta alcanzar el puchero diario,

un velero blanco acorta el trajín de la semana,

una pareja deja huellas en la playa de la mano,

el señor de los copos rosados de azúcar grita:

“Lloren chicos, lloren!”, todo parte del paisaje.



Y luz, luz por palabras, aire en los vértices

de la imagen,

un fulgor que te cierra los párpados.



Refulgir entonces

en el alma de la siesta

con los ojos bien abiertos...







lunes, 12 de octubre de 2015

Hilo por hilo


´
´
´


´
´
´


Cada verso que abrasa Cadaqués
en sus verdes redes de agua
y me sueña amarrado entre las ramas
de un cerezo occipital
en la punta de sus dedos



Las palmas les vitreaux las panderetas
medio taco media punta y guitarra
atravesando retazos de cielos
que no dejan de llover acá
en los bordes verdes


Y después de después de lentas muertes
recitar todavía crónicas de cráneos
que se contentan con catar
la venial erudición
a sangre & vino


´
´
´






Abismo curvo


´
´
´


´
´
´


Camino de piedra húmeda por cornisa añeja. 

El sabor después de barcos se condensa. 

Abismo y nubes se disputan amplitud de espacio, 

siembran el aire frío de las deidades.





Sin ruido estampa su forma 

la danza de su peso en el molde exacto; 

piedra milenaria, altar de ofrendas breves y profundas

que el tiempo vuelve collares de semillas





En las páginas sobrantes reúno sus lunares, 

en su espalda hago el mapa de la isla del tesoro con tinta roja

es mi sangre indómita con la punta de mis dedos

para soñar el olor del amanecer en su ombligo.