---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (25) 11uv1a (29) 2008 (1) 35k4m45 (29) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (25) 50n3705 (22) 7i3rra (13) a mano alzada (60) A ras de Lengua (25) A7ulej0s (16) A8ua (41) AB3C3D4R10 (6) ACacia (17) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (20) Alas (20) Amanecer (21) Amar1ll0 (27) Ár80l35 (23) Arcanos (39) área de Lino (16) Argelado (26) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (35) B3lls (23) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (3) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (24) ByN (19) c0n 5an8r3 (20) C4ndy-C4r4m3L1a (10) cabos sueltos (26) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (15) Erotozoo (43) Espejos (22) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (20) Five Hundred Thousand Fingers (18) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (18) message in a bottle (12) minimal (14) N38rur45 (17) Naufra8105 (16) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (8) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (21) Plumifacencias (15) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (48) Rubí (2) S3ñas D3l su3ño (17) sal (9) Salina Grande (2) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (19) Sinceralia (10) SiSm0g0ní45 (20) Smellin RandoM deVice (10) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (27) SuCesión (19) Surreal (29) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (18) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (35) TXTosterona (8) un dedo (36) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (19) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (10) Verano (21) Verdores (48) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

miércoles, 22 de julio de 2015

silencia insomnios


.

.
.

.
.
.

430- difuso entre tanta agua, a sus bordes el perfume remanente marea la luz, por la cornisa leve cuece yemas de cedro; luz intermitente fluyendo como agua, interminable luz se filtra y son dedos en la senda de caricias





436- numeración fuera de cuenta, cetro ronco, garabateo difuso descorche & corcheas, aritmética tartamudeadora de los contornos mojados de medusa; libación urgente: opióleo espeso deja su cara de diosa en mis dedos bailando fraguas a ojos cerrados & boca abierta



607- la daga la lima la mesa la lengua el murmullo carcome los contornos inciertos, cuatro patas de carrera imposible para escapar de luz oblicua; dejáme nuevas marcas en las manos, óleo áspero de Tomás incrédulo hasta que el costado se licúe, y la frente y los ojos y los días...



608- la llama la llama, la chispa nueva, cueva sombra siembra, sobran semillas de ceguera y no interesa ver salvo con los poros, olor del aire hiedra piedra pómulo; quedarse, amoldar la melga, y aplicarse a grabar tu perfume flotando brumas entre los pechos de la noche...



609- las letras palabras las ramas, raíces bailan su luz entre hojas, los truenos quiebran reflejos que arquean la boca del nido: en su sombra sobran retazos de vida, pájaro en salto por primera vez, ensayo de plumón, bautismo relámpago enciela



633-me quedo quieto para poder dibujarte mejor cordones enredados entre las piernas, de tus contornos surgen geranios que gotas de la lluvia de mañana van a florecerte manzanas y cierro los ojos, así detrás de los párpados peces pueblan tus estambres ávidos en mis papilas, te conjuro a la hora de la lluvia, así la sal aprende a cincelarte acacias debajo de la lengua para después temblar de brumas, y salir a la noche a aspirar su animal nacido, repetir respirar su rocío a contrapelo

.
.
.



sábado, 18 de julio de 2015

Del retorno urgido


.

.
.

.
.
.


te amparan sueños que me fabricado

con agua, tierra, aire y fuego

crecen entre los peces

de nuestro pies




     [ te salgo a buscar durante la agonía del ocaso, los rojos se superponen hasta colmar              mis ojos con las aguas de la costa, los pies amagan el otro lado de la frontera, caer              de a poco durante tres segundos de firmamento para que pidas un deseo en silencio ]



te tengo más adentro que a mí mismo

porque el limbo me ha llevado

desde que en tus ojos

desayuné



         [ la noche es una cúpula gigante, arde in itinere, titila reflujos lavanda  ]



en-fiesta un aflorar de fases fenicias

mis fósforos te pintan los ojos

mientras bailan & entintan

nuestras hojas negras



rechinar de huesos empavonados

por capas de clinas & cúspides

así nos marcamos ganado/s

mutuamente


                       [  sigo ciego de sed y la hendija dispara su cupido líquido ]


navegar nebulosa, sabor a sonatas

por donde los pentagramas

te estiran los tobillos

en mis hombros



por las aguas de siempre retórnote lis

de ampliar horizontes si no 
nos 

explotan los ojos

en la cara

.
.
.




miércoles, 15 de julio de 2015

Cuentas que no dan


.
.
.

.
.
.

Selección de textos para la sección "stand up poetry" de la Revista INSPIRULINA

                                                                             (Caracas, Venezuela)


http://www.inspirulina.com/stand-up-poetry-alejandro-cabrol.html

http://issuu.com/cheikonschaapz/docs/sup_alejandrocabrol/26?e=7317869/14177417
.
.
.

lunes, 13 de julio de 2015

A v a A d o r e

´
´
´


´
´
´




Me adormezco allí, al abrigo de cada onza opaca,

fantaseo con que el tiempo no ha pasado,

hasta que despierto y en el charco

de un reciente aguacero

ya no me reconozco.



Respiro largo para memorizar tus restos

y remendar el texto de tu perfume

azotado por la erosión

del tempos fugit.



Bambúes,

tallos tiernos

crece tu pelo en mi boca:

son raíces de cigarras.



Recuerdo la memoria desmedida

me muevo apenas,

ya mi lengua es una barca desnuda en la tormenta,

se fabrica mi máscara de mañana

con la miel que surge del nudo

de tu coxis nacarado.



Me duermo así,

una sonrisa me crece

entre el regusto de tu desastre.



Cuando acabes con mi nombre deja que vuelva con las aves...


´
´
´




lunes, 6 de julio de 2015

Dolo est anima


.
.
.

.
.
.


Tantea restos de instantes

esquirlas de los últimos espasmos

para que no se pierdan por el alambique de la memoria

ese embudo hacia la nada



muerde fuerte, tensión ingobernable

y quizá antes de irse le tatúe en el pecho

ese rato con forma de cardenal

para burlarse del tiempo perdido



en el rincón más amargo del cuarto

todavía se espesa la oscuridad

que los imanta



decididamente turbio

definitivamente volcado se guarda allí,

un berretín como cualquier otro,

mezquinarse, resguardar en las sombras sus formas de goce

para que nadie sepa el secreto desnudo

de la fragilidad



con el último ímpetu empuja hasta el borde

soñando alcanzar ese fondo insondable del océano

donde ha sido par, primera vez, un nombre, un número

un incidente incandescente, un milímetro del otro lado del cielo

el accidente más dulce de la especie



y al empujar vuelve a labrar la tierra

a perfumar con sudor tibio

el más antiguo amalgama

de insomnio y deseo



ausculta esos bordes de labios como aljibes

y de la pócima fluyen aéreas

todas las bestias alucinadas

que traía dormidas en su costado



cierra los labios y el silencio lo ilumina

lo deslumbra lo ciega lo acorrala

le despierta cada palabra del idioma

dormido y muerto

con sus extrañas ciudades



[ caricia de un dedo hundido en leche de luna ]



[ conjuro breve atado a la implosión atávica ]



suelta los bueyes y la alforja, se descalza

la furia del sol se adueña de la tundra

de su espalda como un castigo



cierra los ojos y el silencio lo hace suyo

silencio: el único nombre

de dios

.
.
.


v e r a n o & r í o


.
.
.

.
.
.


A mano abierta verano y río

cardúmenes plateados ondean

lo marrón en plena siesta



percibo a tientas

el caudal de mi sangre

alimentar la huerta de tu mirada



rubor enclítico se sube a verte

los pómulos plenos

de madreselvas



esa es mi suerte

y cada tanto ser tu lluvia

de florecidos arduos poemas

que me has parido



asisto a instantes de darme a luz

y bailo ciego los ritmos tiernos

del tallo azul

.
.
.

domingo, 5 de julio de 2015

Fotos del sueño

.
.
.


.
.
.


IV

Ya casi sin fuerza muscular ni reserva de fluidos me estiro sobre lo suave de una manta hindú color durazno. Entre el espeso y musical oscuro, perfumado a hierba, alcohol y sexo de una manera irrepetible, cada tanto aparecía una cara al prender un encendedor un faso una flor un incienso una piedra o algo que ardiera para demorar lo más posible el nuevo día. Así, respirando combustibles hormonales, por ahí se insinuaba una sombra de costado, una danza atraía las caras de buscar, unos ojos perdidos en la nada denunciaban la incapacidad de abarcar tanto placer, un ombligo tibio goteaba leche sin espasmos ni aspavientos y ninguna ventana que refresque las destilaciones de la fiesta.


Y era cosa de ver mis manotazos, cuando germinaban cinturas en vez de caras entre los tenues vapores, sin cortar el vaivén de medusa y sus ciclos de andar sobre la zafra. Manotazos a la nada, dedos llenos de corriente hacia lo desvanecido, ya apagado, vuelto a caer a la casa de la cúpula en su cópula suave de madrugada, puesto entre las piernas. Hasta que sus ojos caían de la suite a pleno, sin dejar de dejarme miel en la nariz. 




VII

Comercio conmigo mismo. Con las uñas de volver sobre lo ido, con los panes y los peces por doquier, con los matungos que me secundan la carrera, y sin las ganas de volar que me cimbraran en lo alto de tu cuerpo. 


Si no te ordenás, te van a comer los dientes todos los bichitos que se asoman al vinilo, me digo. Y vos ahí, sin la flor de poner rincones al resguardo de este lila mojado. Alguien habrá dado monedas por el camino, otro quizá se grabó el sabor de querer arder diamantes a quince grados de ese ombligo puesto a lidiar contra lo negro y encendido de una hierba mejor que aquella flor. 


Después de gastar con la lengua leves albas, queda el mismo espacio entre tus piernas. No se esfuman ni se cierran ni se juntan, y el cáliz animal-print reverbera pituitarias y diatribas que no dejan dormir al cardumen desvelado de mis perros mancos. 



XI

Soy la nuez que crece silvestre en los anónimos prados y se impregna en el alcázar de tus piernas. Tus rodillas repiten la sentencia del insomnio, acrecientan la cosecha y hacen andar las agujas del reloj. Cuando quieras bautizar la desidia de tus monstruos, ponele A. Y cuando quieras ordenar el insidioso jardín de anémonas vas a tener que empezar de cero, quitar lo roto. Y cuando prenda la raíz de otro percance, cada planta va a traer el color indicado en su memoria genética. Entonces el reflejo de tus ojos va a poder enlazar al anzuelo las isocas de tal vez, mientras no caigas; y apretar los dientes si te duele la invasión de otra noche, u otra, o la anterior a esa; será entonces esa vez para intentar llegar al fondo de la cueva, donde duerme la serpiente que nos agita y despierta con temblores de placer entre los dientes. 


 [ mientras tanto podrías seguir enumerando cada muerte que recuerdes, otra forma de rezar ]






C l a v e s


.
.
.

.
.
.


: canción de retazos repta por intersticios del pecho

cuelga su fonola roja con languidez en la sien

te saca a pasear una tarde de domingo

por el pentagrama del tiempo

tus huellas remiendan

mis partituras

viernes, 3 de julio de 2015

A v e

.
.
.

.
.
.

dolor insalvable fluye fresco 
en la sangre del pájaro herido
aún vuela, brillo tibio y rojo late a la par sin más
dibuja y tiembla abrigado en el plumaje inexorablemente 
canta y canta

ningún matiz de pena trasunta sus notas
al recibir amanecer


lo gris decanta, prístino se eleva
palabra por caer desde su noche
recientemente tarde


va con atuendo sin artificios


su fuga:
abismo donde nadie accede
y es residencia del ave herida