---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (25) 11uv1a (29) 2008 (1) 35k4m45 (29) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (25) 50n3705 (22) 7i3rra (13) a mano alzada (60) A ras de Lengua (25) A7ulej0s (16) A8ua (41) AB3C3D4R10 (6) ACacia (17) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (20) Alas (20) Amanecer (21) Amar1ll0 (27) Ár80l35 (23) Arcanos (39) área de Lino (16) Argelado (26) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (35) B3lls (23) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (3) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (24) ByN (19) c0n 5an8r3 (20) C4ndy-C4r4m3L1a (10) cabos sueltos (26) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (15) Erotozoo (43) Espejos (22) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (20) Five Hundred Thousand Fingers (18) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (18) message in a bottle (12) minimal (14) N38rur45 (17) Naufra8105 (16) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (8) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (21) Plumifacencias (15) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (48) Rubí (2) S3ñas D3l su3ño (17) sal (9) Salina Grande (2) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (19) Sinceralia (10) SiSm0g0ní45 (20) Smellin RandoM deVice (10) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (27) SuCesión (19) Surreal (29) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (18) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (35) TXTosterona (8) un dedo (36) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (19) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (10) Verano (21) Verdores (48) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

viernes, 24 de abril de 2015

su sede [sucede]

.
.
.
.


.
.
.

XLVII

nunca supimos si la sed
sería signo de ceguera
o de hastío

sin embargo supimos esculpir plumas de plomo
y borrar las graves curvas
de las líneas de la mano





XLVII



Aves en lo oscuro

esquirlan sus plumas con frío, a la ceguera hacen palpitar

les oigo declinar su instancia infinita planeando

lejos de cualquier abrigo



Ayer en lo oscuro las formas nos remedaban

en la mismísima capital de la intemperie

tu nombre de polen cae de los árboles

te sirvo lágrimas cada vez que llueve





XLIX

Compases de ritmo a colmar silencio.
Había entrevisto el refugio rojo, la eterna morada.
Pero a veces un templo puede ser un circo. Y viceversa


Brindo por la solemnidad de la ceguera
mientras conjuro perfección para tus jardines
y te deseo el más alto cielo en tu camino. Y viceversa



.
.
.

.
.
.


lunes, 13 de abril de 2015

M a g m a (másmar)



.
.
.

.
.
.

  1. Tus latidos se me derraman encima al atardecer alargando las sombras del parque, encina espesa, tienen la forma que preludian esta indiscreta sensación de abanicos cuando soplan deseos dentro de tus ojos y la luz que se refracta allí los multiplica; son pétalos de flores deshojados a preguntas para averiguar sobre el brillante; camino a través del halo, cruza los olivares de tu pecho, camina aún ante la fuerza de su tormenta sin tregua, tan coronada del hambre que libera; busca en el jardín del edén frutos cuyas semillas la regresen a sus ojos: camino sinuoso bajo la lluvia a pleno pie descalzo; indaga a cada instante, en cada huella, la senda que la devuelva al bosque de alas donde las lágrimas son puertas que burlan al tiempo y los espacios, desde ese sillón cerca de la ventana, donde se puede oler la furia del mar y su sudor a la vez, tanto salitre combatiendo contra la costa los contornos de su imperio.



  2. Por la breve cornisa de tus párpados el viento ensaya los filos para luego pulir piedras. Silba el son de los despiertos, semillas de girasol y un puñado de espuma para que guardes en tu ombligo la presión preciosa de las panteras negras que de noche escapan a sus jaulas a beber allí su luna y tu rocío.




En papeles amarillentos a causa del tiempo, los guarismos de la tarde afilan su grafito en el contorno de tu cuerpo, curvas rotundas, flancos llenos y un puñado de oscuridades te censan a fuerza de bichos negros alimentados con polvo de grafito.

Te evocan te soplan te festejan te crucifican al pentagrama ubicuo de esta tarde nublada. Mis dedos siguen los surcos adecuados por si acaso la música se acuerda de estas sendas polvorientas.

Amasijo las cuerdas del papel y un olor a limonero inscribe con parsimonia la tertulia de tus piernas a través del arrozal. Te llevás los ojos desde el viento y el sol dora las palabras sobre la hoja vieja.

Lo que colma mis manos es silencio.


.
.
.

domingo, 12 de abril de 2015

A z u l

.
.
.

.
.
.

Traful la maga, la saga, larga daga, 

urdir adrede y con ganas lo alto y hondo 

-con el claxon prístino- 

del colmo de música de esta tarde. 



Traful la voz, los fuegos, el filo único 

de la voz que emula lo que provocan las chicharras de la siesta, 

los dedos de los pies untados con miel recién libada, 

pinceles listos para el sendero irregular de los destiempos. 



Traful la mirada, la ventana, esa tregua de párpados, 

las mudas formas de placer a mueca suelta, 

esta danza roce que muele granos de café, 

espigas de trigo, granos de maíz, los peces y los panes. 




Reinado traful se alarga rojo 

como las sombras en poniente, 

y al sur las aguas insisten con embestir 

contra las rocas eternamente, 

y al limpiar el anhelo de los ojos, 

nos renueva la fuente de estar vivos.

.
.
.





L 1




.
.
.

.
.
.

quién te dio permiso para enloquecer
a todos los enanos de mi sangre?

dentro arde el sacrificio que ya se huele en el aire
y hace flamear tus banderas

sugieres la danza barda
y con cenizas conjuras sutiles armas de la guerra
todavía sangrando sobre el madero

la criatura infinita muestra su ombligo sediento
y hiere al tiempo en la nuca
antes de caer inerte

alcanzamos a escapar
por una ventana de amanecer
antes que todos despierten
y nos vean el rostro desencajado

imposible usar las piernas

.
.
.

sábado, 11 de abril de 2015

L


.
.
.


.
.
.

esta tarde es de la lluvia 

y del ímpetu suelto susceptible a su danza

que agitando fuegos de ojos grises

vierte mojones mojados

invisiblemente




porque resulta que el paraíso era una invención

de noctámbulos insomnes

cuando no les queda a mano

más armas

que el recuerdo


.
.
.

jueves, 2 de abril de 2015

Q 43

.
.
.

.
.
.

¿qué más quiere?

aparte de abrir así las alas
comerse mis mundos con los ojos
y caminar como un gigante sobre mi pecho

bocado de mar







mar, medicina, silencio


mientras incendios del astro se desangran sobre el lomo de la bestia, su mirada es capaz de abarcar semejante caudal


el yodo despierta la piel, algunas aves huyen de la escena y esa mancha que de cerca podría ser barco parece atrapado irremediablemente para siempre


¿para qué poner palabras sobre lo absoluto?


¿qué es este intento de cazar crepúsculos con una red etérea?



los bramidos próximos te desnudan hasta el hueso: intemperie, eternidad, instante vulnerable; si pudieran las palabras concertar la caza apropiada, pero ni una nube siquiera para intentar la fuga, inmensidad contra un cielo sin fondo y el animal se extiende hasta donde pueden los ojos



la sal tatúa el mensaje intransferible unos instantes apenas, y la piel es un papel ilegible en un momento así, solo el alma capta el mensaje, la sal es el grafito de la bestia, te marca sus uñas, sus días, ese ímpetu dominante sobre el imperio líquido, abduce tus ojos para alimentarse


mar, remedio, silencio


sal, sed, temblar


agua, tiempo, perfume



todos los rugidos apuntan el pecho, el ombligo es el cable a tierra que termina en los pies y devuelve el tacto infinito


azul, desnudez, entrega


un día despertás con alas y te sabés mar a bordo del cosmos con solo respirar, sos la nave que pasea atisbos de energías olvidadas, la nave nacida de un amor terreno, el árbol cuyos frutos jamás ostentará la feria de una plaza


piel, sabor, recuerdo


y vas grabando púrpuras en las líneas de la mano con una sonrisa como escudo de Aquiles, como atuendo único para enfrentar al gigante, curioso de una fragilidad aparente, donde reconoce chispas propias y se espeja en una gota ajena de su propia esencia


calor, rojo, furia lerda


y antes de que termine el día volver a marcar detalladamente el fulgor interminable, la rigurosa sed, la evolución milimétrica de tu sombra en mi pared





miércoles, 1 de abril de 2015

0 5 : 0 7 am















*** / 7 /




me das las venas del instinto vivo

junto a tu dorada urgencia de jardines



abro la boca con el rictus de hacer mío

el hálito verde de tus suspiros



estallo contra los confines del cosmos

al ritmo acuoso con que me has mecido



soplás mis barcos ya desarmados

por el arroyo de tus tobillos:

perdieron velas

ganaron cauces de infinito