---V0C35--- (22) //0La5// (18) 07r05 4u70r35 (68) 0jo5 (21) 11uv1a (26) 2008 (1) 35k4m45 (27) 35Qu1na (11) 3n Ca5a (24) 50n3705 (21) 7i3rra (12) a mano alzada (59) A ras de Lengua (23) A7ulej0s (15) A8ua (41) AB3C3D4R10 (5) ACacia (17) Acaró71c0 (40) AiR3 (25) al80r35 (18) Alas (20) Amanecer (19) Amar1ll0 (26) Ár80l35 (22) Arcanos (37) área de Lino (16) Argelado (25) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (14) AV35 (23) Azulapislázuli (34) B3lls (21) Ba-húles (28) barcos (24) Big Bang Baby. (1) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (22) ByN (19) c0n 5an8r3 (20) C4ndy-C4r4m3L1a (8) cabos sueltos (26) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (2) en las nubes (46) Entre Ríos (13) Erotozoo (42) Espejos (20) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (19) Five Hundred Thousand Fingers (16) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (2) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (17) message in a bottle (11) minimal (14) N38rur45 (16) Naufra8105 (16) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (6) P135 (16) paedia (21) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (22) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (20) Plumifacencias (15) PostAle´s (3) PR05A1KA (8) Recortes Viejos (5) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (48) Rubí (1) S3ñas D3l su3ño (13) sal (9) Salina Grande (1) saludo-al-aire (5) sarco-sacra (9) serial killed (14) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (18) Sinceralia (8) SiSm0g0ní45 (18) Smellin RandoM deVice (8) sol (13) soliloquios (50) Solitudes (25) SuCesión (18) Surreal (28) Sylne (1) teorías y conceptos (4) Tiempo (16) Tr3s D3dos (12) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (31) TXTosterona (7) un dedo (35) urbaNeo (14) V (5) V13rn35 (13) V1g1L145 (16) V480n35 (24) Vademécum (16) Venezuela 2013 (10) Verano (20) Verdores (47) Versalia (58) viajes (49) zzzF3R45 (18)

sábado, 26 de diciembre de 2015

S í l a b a



,
,
,


,
,
,

en el idioma que palpamos 
del otro lado 
lo indeclinable del agua 
agita sus antenas 
como mi cuerpo 
entre tus piernas: 



caracol interminable, su perlada senda 



inmensidad intensa 
bolsa negra de ansiedad daltónica
taladro tenue
ceguera de palabras 
para el idioma único 
del otro lado del agua



negáme tres veces 
antes que amanezca, 
hasta que la marea crezca 
y olvides tu nombre



para llamarte,
ya sin letras ni sonidos,
deberás deletrear Deseo 
deletéareamente


,
,
,






R u n a s

,
,
,


,
,
,


Las runas caen con letargo 
de la mano vieja. 
Por un momento suenan 
a lluvia invernal sobre la mesa. 


Cesa el temporal 
y entonces 
grafías del futuro. 


Los ojos viejos la examinan 
como a un antiguo papiro. 
La otra mirada espera el dictamen 
parada al borde del abismo. 



Palabras elegidas 
para llegar al otro lado 
con sentido. 



El otro lado suspira 
al recibir 
el texto. 



Ninguno de los extremos 
puede dimensionar 
el caudal del laberinto.


,
,
,



,
,
,




T a r d e

.
.
.

.
.
.



Encontré la tarde

cuando me perdí 

una tarde entera 

en esta lluvia ancestral 

con pechos de madre





Su leche entibia las alturas

escancia cada latido de alborada

custodia nidos de horneros 

y arma a las almas 

que se animan a salir descalzas 

por los patios 

donde su chispa cabe 

de la crisma a los tobillos 

en los ojos de la tarde

.
.
.

.
.
.





martes, 22 de diciembre de 2015

T u r q u o i s e


,

,
,


,
,
,


sigo con fiebre


ardo preñado de ceguera 

bajo el agua 




lo bueno es que el chapoteo 

se extiende en mitad de sueño 

con la precisión exacta de encontrarte 

y ceñirme a tus contornos




ahora las alas se detienen 

y vuelven las manos para encontrar su destino: 

forjarte en los detalles de cada día
















duende 

furor de agua 

suena inquieto al silbido del arriero 

su andar ya borrado de los caminos borrados 

ecos de ese ruido a tarros y cueros 

sucediendo por las tardes: 

ya no cabezas de ganado 

sus fantasmas enumerando el rumbo de las gotas 

no han cesado







lo tupido de la lluvia improvisa un arroyito 

en la curva del patio 

acuden camalotes y mojarras 

un caudal de arena amanece costas mansas 

recuerdan siestas pueblerinas 

de silencio hecho añicos por chicharras













domingo, 13 de diciembre de 2015

Oruga en-aguas



,
,
,


,
,
,

suena sano 

el rumor del agua ocupando todo

cada espacio se renueva con su perfume de bautismo





sostener el sabor del agua bajo la lengua

sopesarlo





rumor a silbido de ramas sigue a la zaga

se lleva con el viento los agujeros que pesaban 

y liberan patos de nostalgia






cómo no dormirse en este lomo luminoso 

no enancarse en esta cresta de agua












línea densa en la curva de tu espalda:

cabellera, ciclón de agua de noche;

conjunción total de comulgar 

para que los fluidos descondensen la sequía





cerrar los ojos y hermanarse con el cosmos 

subidos al portal de piedra 

sal y albur, el rubor de la caverna;

ahí pastan mis mudos cíclopes  

alrededor del árbol de tu tumba 

la cavo cada vez que me da sed de raíces














aunque caminé sin descanso

de todas las veces que traté

nunca pude encontrar el trazo de la última gota;

lo más cerca que llegué 

fue cuando la vi brillar

en el fondo de tus ojos

,
,
,









"...puedo acariciar tu voz, ser tu desierto y mirarte horas enteras; desde el mar no hay piedad si vos no te mojás...no parar de festejar cada fragmento y darme el gusto de que sea nuestro...despertar en el mar y ser espuma gris... y contar cada luz que nos hace temblar, desnudar la canción para vestirte hoy..."

viernes, 4 de diciembre de 2015

O r u g a 78

,
,
,

,
,
,

celebro abusar del vicio de la lluvia mientras brindo con agua en el agua a esta hora, por la voracidad de las vertientes borrascosas, descaradamente barrocas; y antes de velar los vuelos de esta lluvia vicio, anduve haciendo equilibrio en el filo del labio evitando en vano besos mojados; la humedad se llenaba de dedos, las goteras de guijarros perforados; todo confluía en el agua y nos veía al restallar desde los vértices del remanso

,
,
,

O r u g a 65


,
         ,

         ,

         

         ,

         ,

         ,


tenso la tanza del jueves al extremo de la noche; todavía se oye el lejano chapotear de peces en lo oscuro a su hora de comer; tanteo la humedad de la carnada, mido el tirón de la línea antes de soltarla metiéndome descalzo al agua, me tiento al fondo y el anzuelo arremete entre las tripas del agua; el trino de la plomada al caer es una pluma a punto de palabra, muda en la punta de la lengua se disuelve y baja, se pierde en el agua sin nombrarla para serla


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Esas Canciones



... Todas las canciones que duermen a la vera de voces inolvidables y escuchamos sus remedos en labios de transeúntes desconocidos; todas esas glosas que se disfrazan de tren y nos van llevando a diferentes estaciones de la vida: una noche, un amor, un olvido, una cena, un adiós; a la infancia, a una ofensa, a esa desnudez indefensa que disfrutamos


Esas canciones que vuelven, que nos miran el alma cuando los párpados de un parlante se despiertan justo mientras pasamos por la vereda del vecino, de una esquina poco frecuente, de una casa cualquiera

Canciones que sabemos de memoria pero extrañamente creíamos olvidadas hasta que su acorde sigiloso, serpiente audible, vino a mordernos la muñeca descuidada y zas, empezamos a cantarla a la par sin darnos cuenta que el veneno no es tan malo como parecía

Melodías simples o de trueno, arpegio y filo, florituras en el aire del verano que nos embolsa la cara para volver a estar en las entrañas de agosto en pleno enero, o al revés; entonces del tren y del ofidio, en un chasquido se abren ventanas a través del relumbre de un cd que se cae al piso mientras buscábamos el resúmen del teléfono, de la tarjeta, de la mar en coche

La radio suele ser una estación de tren; la casualidad un vagón perpendicular que nos aborda a la fuerza

Alguien silba afuera, o dice unas palabras que nos hacen recordarlas, peces dorados en el estanque de las horas, oídos de anzuelo, memoria emotiva y alguna letra que te hace pensar: "Puta madre, hubiera querido decirlo así..."




lunes, 30 de noviembre de 2015

O r u g a 48







,


,


,



,

,

,


Aparece un par de alas nuevas entre la ropa usada, como si algo quisiera decir que te las llevarás, y que luego querrás dejar caer los últimos versos en el revés de tu sombra, en lo rapaz de tus hombros; un manojo de silencio agita su leve soplo hacia el montón de hojas ajadas, atadas sin ser leídas; durante el día trunco, la tarde sangra, y mis manos son un concurso de espinas...todo lo que me queda de la despedida cabe en un buzón y se pega como en telarañas a las pelusas de tu ombligo.



domingo, 29 de noviembre de 2015

.
.
.



.
.
.


oniromancia en la borra de té

/este domingo/

ritual de perfume a vapor

y hebras ocres



te supo a cielo bebido mirando el suelo

equilibrio con la paz de amanecer

promesas de mano abierta


cielo que huele a té,

me tiende esta borra

donde leer imprecisas líneas

[ ahoraquelaluz ]

lo moja todo


.
.
.





jueves, 26 de noviembre de 2015

Algún-ave (z)

,
,
,


,
,
,






al más leve movimiento

todos los pájaros se vuelan

aleteo efímero

chasquido de hoja: se van se-van sevan



[de cada rama guardan fotos imposibles de mostrar; viaje paralelo no figura en ningún lado; 

remedo que forja piedras sin espacio]


al aire morado los pájaros arden

sus alas lamen un certamen de exilios

tatúan en sus plumas la historia del viento

con arpegios azules temblando mientras tanto



cenizas esparcen sus cigarras de antes fuego

en sus lenguas se quema el instante

de cuando aprendieron a volar



[estación por estación, dibujos siempre con el mismo lápiz jurado único,

página será olvidada en la próxima parada]



pájaros & formas:

lo que dibujan en el agua está sombreado con silencios

suburbios de seguir soplando fantasmas de cartón

y en sus picos palabras breves para pichones



son lombrices de letras hechas con sangre:

el secreto es poder leer en sus pupilas

espasmos traídos del infinito


,
,
,



viernes, 20 de noviembre de 2015

O r u g a 55

,

       

,
         ,

         ,
   
Seiscientos dos pasos hay hasta las puertas del cielo: los hemos contado como ovejas esquiladas a uña y diente, los andamos todavía; con fragor festivo de argonauta a la vera de una canoa roja en las mismas marismas prístinas donde húmedamente se salan nuestros sueños; antiguo antojo de entes, entre antes y untos: sus vísceras biseladas a calicanto y arrope de acacia: integridad untuosa en las crismas remarcando números del cero al seiscientos dos, hasta llegar ante las puertas del cielo

         ,

         ,

         ,

miércoles, 18 de noviembre de 2015

O r u g a 33


,
         ,

         ,

          

         ,

         ,

         ,

goteo de reloj osario, péndulo en el espacio titila; lila bajo la quietud del músculo,
         que mientras descansa, obedece los mandamientos de la central: ojos

         no se dejan ver cuando sueñan
.
.
.

y cuando los peces pasan al lado, cerrás los ojos  
                                                                      hasta que adentren su escurrir

         ,

         ,

         ,




domingo, 15 de noviembre de 2015

Acuciar de acacia


.
.
.

.
.
.



humo de ramita verde, vapor de sol al aparecer, breves formas de resuello cuando reina el frío: formas en que el efluvio descondensa pequeños trueques dentro de adentro, redondas formas salen a escandir sonido a punto de apare-ser, de aparearse y parirse;

                                                    no busques más formas que las simples para el todo, a los costados constantemente danzan lo intangible, lo reforman, y el lado de acá espeja infinito


goteo inasible despaciosamente creciendo como mandalas entre las ramas antes de que venga el sol; pierna de carne verde, flor venidera, respirar de repente efluvios   de cañada, ningún apuro separa los bombeos de sangre que el corazón influye en el laberinto circular
                                                  y que el aire entre hasta la nuca, hasta grabar el perfume del momento en medio de ese lugar, testigo del dígito infinito sin número posible por captar con grafito


imaginarse el color porque es de noche, cualquier luz lastimaría el tacto exacto, insomne de los ciegos: olor a libación ancestral con rasgos de cardo; tacto intacto, sacramente la distancia obedeciendo el avatar del calor del sol por llegar;                                                                                                                                                      intocable por definición, el trote sabe a sables, a los guascazos de sangre de adentro afuera que no salen en la foto

[ pero que de haber luz se mostrarían en las mejillas como una bandera de victoria ]

con aspas invernales de celaje me fabrico tu tacto un día de lluvia en los márgenes demorados en la tarde; voy en vilo al vuelo desmedido, 
                                                voy al parque preñado de lo que arde;

                                                voy al azul magnífico de enero, a los desaforados verdes durante tantos kilómetros, a la grapiabuela de nuestros ancestros...vuelvo al vuelo, y cuando allí libo tu miel recuerdo volver al suelo

.
.
.








J, tr 1:55


.
.
.

.
.
.


noche con luna

la canción te atraviesa te eleva te despoja ensancha con la seda

de sus dedos los canales más secretos de tu hondura

extiende en tu pecho el floral follaje del verano

te endilga convulsiones de aire en su través;

terminás siendo el temblor de la canción





noche con luna

mandan las horas de los relojes de Dalí

        astillas de jade se vuelven tus venas

   con las pupilas obturadas al mayor bostezo

el pelo crece más rápido, tu oído se pone sensible

y capta susurros de lamentos de criaturas de otros mundos






luna la noche

la sangre se espesa hoy por ser postre

tus piernas arden de suavidad y claman por el nombre

             de quien mudó su amor a labios de otras latitudes

                                   regresan para doler los besos dados

y te horadará el no polen para tu magnífico sexo en primavera



.
.
.









Puñal de caoba

.
.
.


.
.
.



.
carnal incordura

catalizadora de heridas entre vendas

nikon imágenes ni con palabras se pueden cauterizar
.
cornisa corsario

cornucopia a fondo blanco

de aquella gesta redención final

llevarás el gusto único tatuado en el paladar 

y vívidas las fotos se te quedarán adentro como maldición
.

vayas o vengas

ahora todo da igual

serás perpetuamente presa

de lo que no hiciste para salvarte:

ahora el paso al frente solo te trae un abismo








sábado, 31 de octubre de 2015

C r i n e s


.
.
.


.

.

.



quiebro el hueso helado de la tarde

y su musgo b l a n c o

enhebra babas

.

espuma de dientes entre labios

ajustan el  f i l o  del horizonte

al perfume que se filtra

por la rendija



.

recurso apretado de rastros

por ramas verdes

       rozan los brazos

como caricia lila a tu socaire 


   y obturan pétalos de orquídeas

.

m i e n t r a s

.

suelto en tu espalda

todos los pájaros enloquecidos

que crecieron anoche

en mis venas

.......................... los dejo andar su senda

de cenizas

se esparcen

hasta que aparecen tus ojos

.

y llueve

.

.

.









viernes, 30 de octubre de 2015

Tercer domingo de octubre





.
.
.



Domingo de tarde. Charlé con mi madre muerta hace tres años, le regalé ternuras de infancia y ella su mirada de sostenerme durante las tormentas.

Instantes agradables de tomarse de las manos, formas de estar en el alma. Momentos inolvidables. Gestos de desnudez que se tragan lo gris del tiempo y borran sus secuencias de desamparo.

Caminamos hasta la costa, no le quedaba mucho tiempo más para quedarse de este lado. La misma sonrisa se nos quedó pegada en cada cara. Me recordó unos consejos antes de irse, me pidió que hiciera algunas cosas que sabe cuánto me cuestan. Se fue por el agua hasta lo rojo, que en diez minutos más, virará a negro. De atardecer a noche. Silencio, oscuridad.

La veo irse, darse vuelta a saludarme. No le quise decir cuánto extraño que alguien me hable de mi niñez, porque de este lado ya no queda nadie que pueda hacerlo. Que no necesita bajar a verme porque muchas veces la traigo a mi lado al dormir. Convoco a mi padre del otro lado y duermo entre ellos tomado de sus manos, les cuento mis cosas, alegrías y temores, avatares del día a día y les pido consejos. Plan que elaboro para esa noche cada tanto, un domingo de tarde.







Cruz del sur



.
.
.


.
.
.

...camina oscuro entre silencios del paisaje fantasmal, las dunas y la luna enlechan la noche, soñándola más que mostrarla bailando descalza dentro de su mente; cada tanto para a mirar la estrella del sur: es cuando sus ojos brillan ajenos: hace mucho la estrella del sur se ha metido en sus venas a empujar con el pulso aquilatado de un fulgor altísimo los fuegos de su sangre; para y mira, sigue; huele azufre en el aire o tierra mojada o la lluvia que con urgencia se viene a borrar todo de un plumazo, pero todavía no; rebusca por lo alto el titilar hipnótico de la estrella del sur, que a esta altura lo vuelve beduino siempre en marcha al sur, sucesión de pasos aquilatados, percutir de silencio oscuro latente...

...la saña del insomnio son pirañas en los dedos de los pies, las pupilas arden, son de lija, y no hay hierba que traiga calma al tsunami de la sangre...dormir, dormir, dormir...adormilarse al menos: se venda los ojos, respira hondo, camina por la terraza desnudo y en lo oscuro: cada criatura de la noche susurra las coordenadas de la cruz del sur, cada movimiento lo orienta a las posiciones del desvelo; los libros se suceden en sus manos y el tiempo se vuelve un desierto interminable...

...se tira en la cama como si fueran a desgarrarlo en un cuatro vientos...cuenta corderos, caderas, carneros, cornisas, carnaza, corazas, caricias, enjundias, destrezas, los recuerdos se hilvanan y tejen en el aire panes de miel festejados por sus niños internos: y la única fragua que altera los nervios es el vidrio laxo de la cruz el sur...

...la sed lo desvasta, inventa vocablos que jamás diría ni nadie sería capaz de memorizar, se calla, el grito lo ciega lo ocupa lo sala como oruga al sol y lo único claro que se sostiene en el fondo de cada pensamiento, es el sello drástico de la cruz del sur... 




Siesta de primavera en el Thompson


.
.
.



.
.
.



El sol tuesta los sueños

que convida la vigilia de la siesta

al borde del río.



Cardúmenes cardinales

rebrotan entre los espejos de los remansos,

mientras gurises marean

unos montoncitos de arena en la costa.



Un reel aguarda lerdo los tirones de la línea.

No faltan fanáticos del sol

rindiéndole el cuero a su máxima deidad.



Una canoa rema hasta alcanzar el puchero diario,

un velero blanco acorta el trajín de la semana,

una pareja deja huellas en la playa de la mano,

el señor de los copos rosados de azúcar grita:

“Lloren chicos, lloren!”, todo parte del paisaje.



Y luz, luz por palabras, aire en los vértices

de la imagen,

un fulgor que te cierra los párpados.



Refulgir entonces

en el alma de la siesta

con los ojos bien abiertos...







lunes, 12 de octubre de 2015

Hilo por hilo


´
´
´


´
´
´


Cada verso que abrasa Cadaqués
en sus verdes redes de agua
y me sueña amarrado entre las ramas
de un cerezo occipital
en la punta de sus dedos



Las palmas les vitreaux las panderetas
medio taco media punta y guitarra
atravesando retazos de cielos
que no dejan de llover acá
en los bordes verdes


Y después de después de lentas muertes
recitar todavía crónicas de cráneos
que se contentan con catar
la venial erudición
a sangre & vino


´
´
´






Abismo curvo


´
´
´


´
´
´


Camino de piedra húmeda por cornisa añeja. 

El sabor después de barcos se condensa. 

Abismo y nubes se disputan amplitud de espacio, 

siembran el aire frío de las deidades.





Sin ruido estampa su forma 

la danza de su peso en el molde exacto; 

piedra milenaria, altar de ofrendas breves y profundas

que el tiempo vuelve collares de semillas





En las páginas sobrantes reúno sus lunares, 

en su espalda hago el mapa de la isla del tesoro con tinta roja

es mi sangre indómita con la punta de mis dedos

para soñar el olor del amanecer en su ombligo.















lunes, 28 de septiembre de 2015

J, tr 11:35



´
´
´


´
´
´



Por la curva del arroyo la melga yace, nace ecuestres

con costuras escondidas de primer celaje:

después de siempre, pronto es ahora



chasquido vegetal y soplo simple

murmullo en mi mayor

mayo acopla sus espasmos en las palmas de las manos

basta tenerlas abiertas para verlas

 

criaturas en camino

sus pasos hablan

en nuestras voces


´
´
´



       



J, tr 11:33

´
´
´


´
´
´

´
´
´

mientras mayo raya las pestañas de uvas, higos y arándanos dormidos en las raíces de troncos, ir hacia la luz larga y su sombra de apenas mediodía; cruzando el oro del horizonte zarpan barcos que al alba hacían noche en los pliegues de tu alma; colores, formas y nombres de esas naves por enumerar; frutas y pedazos de cielo atascados en el esternón: poco pecho para tanto cielo, tu mano abierta, los pies descalzos, el suspiro que se te escapa; la cara que te queda después del espectáculo


se oyen tonos de cifra después de caminar en patas por el campo, te deja un nido entre ramas en la más larga de las costillas que estira sus dedos cerca del agua, que no pesa casi nada, más que en la sensación de plenitud trepando hasta tu garganta; ver más verde, ver, ver por-venir yendo siempre con estrella de plata sobre la crisma 


silencio y vamos, telón de párpados con arroyo respirando; te ha visitado un pájaro que creías ya olvidado, ha vuelto a través de los milenios para devolverte la chispa que lo urge; en ese circuito de aire fluyen también los tiempos de las frutas y sus plegarias simples; cantar sus colores entre las tablas, teclas de música aérea cuesta abajo, tu nombre, el de ahora, suena a las metáforas que le contaban de noche antes de dormir a tus niños anteriores



´
´
´


domingo, 27 de septiembre de 2015

J, tr 11:29




.
.
.





.
.
.

ahora pasajeros del remanso, testigos del latir de las cañadas, de un aire limpio desnudo entre lo verde, es el momento, déjense por la luz; su pasaje sin asiento no reclama número, recicla niveles de vibra lerda; vas a verte en esas aguas sin los años negros, sonreír, vas a sonreír yéndote con la luz; la luz y agua no son espejos de lo de afuera, sino latidos de lo de adentro


.
.
.





viernes, 18 de septiembre de 2015

J, tr 11:27



.
.
.

.
.
.

Andan por los ojos tantas cosas que no entiendo 
cómo pueden ser capaces de caber todavía 
en ese ínfimo espacio.

Desfile, instalación en mudanza permanente
el día las lava, la noche las fija, 
y la sangre las pesca sin carnada 
en su canoa sin nombre 
a la deriva.

.
.
.









J, tr 11:25




.
.
.


.
.
.

ahí nomás de la nariz, sensación de que la explosión acuosa es inminente, los elementos sedientos 

danzan sus honores fúnebres a la sequía; de la punta de los dedos, un olor esparce con calma las 

resinas más furiosas de lo verde; rumor de grillos, cascabel enfurecido de chicharras bajo la batuta 

única del viento: tambor tumbado también hacia el fondo del arroyo, donde el sol empuja sus hijos 

entre medio de mojarras

.
.
.




martes, 15 de septiembre de 2015

Jardines







Hay una semilla de versos creciendo en la tibieza húmeda 

esa melga entre tu labio inferior y los dientes:

esa distancia sierpe entre la realidad y el deseo

se irriga con insidia e insomnios.




Cayó de golpe de una flor muerta fulminada por tu mirada

crece desvalida pero íntegra

una entre tantas urnas con brotes de propalabras

verde como el cierzo que algún día arderá bajo tus ritos.




Bien se sabe:

nadie halla a tientas 

los ríos profundos.




El descalzo atina una nueva flecha en la vieja herida.

Supurar, supurarás. Su pureza liba vida porque duele

cualquier otra explicación va por fuera del amor

y es casi siempre innecesaria.




No es matemático amar 

ni en lo que pide, ni en lo que da.

Menos que menos el recuento de deudas,

eso es gratitud, cuanto más, nobleza.





Un día despertarás inmaculada detrás del follaje

de todas las matas de versos crecidos en tu garganta,

sin ninguna deuda, es cierto,

pero también

sin ninguna gota de sangre en tus venas,

ya la habré perdido por el costado, muerto para todos

por vos y para nada.






      
















En la salina







1-

entre las iguanas de la siesta, el calor es una lengua bífida y aérea, el frío trae las leches nocturnas del plenilunio; imposible aspersión de insectos en la sabana; alucinaciones del animal interior sin resaca ni ayahuasca: nada más que aire puro, cuarenta días impares en lo alto del desierto escuchando sin cesar las enseñanzas de la nada; monólogo barbudo, aletargado, de anacoretas muertos cuyos huesos quizá se confundan con monedas entre el rocío de la sabana; el poder del salitre en su mirada todavía acierta la llave de tu alma...





5-

dicho en silencio, sentencia perenne & mineral; pequeños montones blancos que el viento borrará antes de poder ser recordados; retazos de espejos emparchados opacamente que llenan la lengua de un lejano sueño de agua fresca; caminar leguas con una espera bajo el brazo como diario ya ajado y aún sin publicar; impublicable; insólito decir del silencio carcomido por ofidios interiores que pulen con su brillo la luz de la mañana sin estrenar...





11-

quizá lo mejor de todo sea que no haya personas alrededor; porque entre la nada total de este espacio interminable se tragaría cada presencia; que los que vienen lo hacen sin cuerpo y porque nadie los ha llamado; ¿qué los trae? ¿qué metales & carbones los fagocitan dentro de esta soledad inmensa y sagrada?; quizá creer que se han venido a beber esta sequía y a mirar a los ojos sin decir palabra... (palabras!)... adorno innecesario en esta inmensidad: o que se están alimentando de otra forma, igual que nosotros volvemos al agua por ser confín del reino



17-

aspiro lerdo hasta más no poder, lo blanco del salitre en la sabana borra todo lo anterior; aspiro y los poros sacian el próximo minuto impar; he querido ver el tren orugando sus hierros a través del desierto, el milagro de su retiemblo desde lejos surcar este mar de sal y sol donde llueven fotos secas fuera de tiempo: ninguna respuesta, fantasía de lluvia improbable que siempre abreva en una nueva fuente de preguntas: oasis, sonrío...



21-

cada hora trae su color único; el ángulo con que el sol lame, redescubre las pieles de este sitio; debe ser algo así como una interminable sucesión de capas que la dejan invariable y a la vez nueva; del ocre al rojo y hombro a ombligo: del gris al ágata como dedos de pies sobre el salitre; no hay humo ni humedad posible, acá el sol se saltea los minutos inútiles y pisa nada más los impares; para hallar los otros habrá que redundar las redes con las dragas del sueño...





                                                     



29-

por todo queda su costra blanca, zapatos que usarás por última vez; una noche en la sabana es suficiente para volverse olvido a la luz del polvo cósmico; busco un almanaque, lo marco, lo guardo, lo pierdo entre las páginas ásperas que hablan de cigarras; lápiz suspendido en el aire al borde de piruetas como de ave: abismo en cierne, cubo dislocado del tiempo, que aquí circula de otra manera aún más perfecta que la circular...





33-

ojo de pescado, hueso blanquea emulando al oro, toneladas de sal, reino capital de olas desterradas; vidrio manchado con el salitre de la sabana; la nada total arde cuesta arriba en aridez blanca del paisaje más allá de donde los ojos alcanzan; aquí el silencio es una niña de pelo suelto que salta sobre un solo pie y juega con los pedruscos que caben en sus manos incendiando el trigal de sus ojos; me siento, quiero recobrar el proceso exacto de cómo hace este lugar para exprimirme & completarme a la vez: me estruja el pecho oliendo a yodo, y el aire que entra luego huele a flores...







39-

vas a mirar los callejones a través de la ventanilla, las vidrieras, las criaturas rezagadas de la noche; del lado de adentro de tu cuello la canción me dejará sentado al borde de piedras en la costa sur, mirando arriba; haré cruces, garabatos, banderitas recordarán que estuve buscando el plano del laberinto en el cautiverio de esta noche: el último cable se pierde en mis venas, mis ojos titilan...







41-

espacio casero donde ocurren costados de la noche; ceniza & melaza al ritmo vago de un ciempiés ardido; ronco el tino del tacto, umbroso; cactus que separa la imagen del sonido con su estéril bisturí de lava & aire: retazos de la imagen vuelan por las calles de Tres Clavos, los ruidos mínimos se palparían detrás del vidrio; insomnio & saña: planto la bandera de arena desnuda en mis muñecas sedientas: música arde claridad...



45-

las líneas de los mapas son demasiado rectas, me dice el viejo cartógrafo de vialidad; trae un poco de la salina en el arbusto silvestre de su barba, como un general ostentaría sus aseadas jinetas en la charretera

¿quién puede decir sin hesitar acá termina salta y desde allá es jujuy? acá es sal capital y punto, mientras sus ojos vagan por las nubes como si ahí leyera su parlamento (¿las nubes de arriba o las reflejadas abajo?) eso es costumbre de los gringos, fijesé, siempre puedo reconocer un gringo en la salina, fijesé, y una sonrisa le ladea la cara curtida por lustros de sal y sol



                                                 










domingo, 6 de septiembre de 2015

Cita de Winter Journal (Paul Auster)

.
.
.



.

.

.

You can´t see yourself.                                         No podés verte a vos mismx.



You know what you look like                                Conocés tu aspecto

because of mirrors and photographs,                      por espejos y fotografías,

but out there in the world,                                     pero allá en el mundo

as you move among your fellow human beings,       mientras te movés entre congéneres humanos,

whether strangers or friends                                     sean extraños o amigos

or the most intimate beloveds,                                o los más íntimamente amados,

your own face is invisible to you.                           tu propia cara es invisible para vos.



You can see other parts of yourself,                       Puedes ver otras partes tuyas,

arms and legs, hands and feet,                               brazos y piernas, manos y pies,

shoulders and torso, but only from the front,           hombros y torso, pero sólo de frente,

nothing of the back except the backs of your legs    nada de tu parte trasera excepto tus piernas

if you twist them into the right position,                  si te acomodás en la posición adecuada,

but not your face, never your face, and in the end    pero no tu rostro, nunca tu rostro, y al final

- at least as far as others are concerned -                -al menos en lo que respecta a los otros-

your face is who you are,                                      tu rostro es quien sos,

the essential fact of your identity.                           el hecho esencial de tu identidad.



Passports do not contain pictures of hands and feet Los pasaportes no tienen fotos de manos y pies.



Even you, who have lived inside your body           Hasta vos, que has vivido dentro de tu cuerpo

for sixty-four years now,                                    durante sesenta y cuatro años ya

would probably be unable to recognize                  probablemente serías incapaz de reconocer

your foot in an isolated photograph of that foot,     tu pie en una foto aislada de ese pie,

not to speak of your ear, or your elbow,               por no hablar de tu oreja o tu codo

or one of your eyes in close-up.                           o uno de tus ojos en detalle.



All so familiar to you                                           Todo tan familiar para vos

in the context of the whole,                                  en el contexto de todo

but utterly anonymous                                         pero completamente anónimo

when taken piece by piece.                                   tomado por partes.



We are all aliens to ourselves,                               Somos aliens para nosotros mismos,

and if we have any sense of who we are,               y si tenemos alguna sensación de identidad*

it is only because we live inside                             solamente es porque vivimos dentro

the eyes of others.                                               de los ojos de otros.








Paul Auster                         * léase también; "razón de ser".

(Winter Journal)

(Diario de Invierno)