---V0C35--- (22) //0La5// (18) 07r05 4u70r35 (68) 0jo5 (21) 11uv1a (26) 2008 (1) 35k4m45 (27) 35Qu1na (11) 3n Ca5a (24) 50n3705 (21) 7i3rra (12) a mano alzada (59) A ras de Lengua (22) A7ulej0s (15) A8ua (41) AB3C3D4R10 (5) ACacia (17) Acaró71c0 (40) AiR3 (25) al80r35 (18) Alas (20) Amanecer (19) Amar1ll0 (26) Ár80l35 (22) Arcanos (37) área de Lino (16) Argelado (24) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (13) AV35 (23) Azulapislázuli (34) B3lls (21) Ba-húles (28) barcos (24) Big Bang Baby. (1) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (21) ByN (19) c0n 5an8r3 (20) C4ndy-C4r4m3L1a (7) cabos sueltos (25) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (2) en las nubes (46) Entre Ríos (13) Erotozoo (42) Espejos (20) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (19) Five Hundred Thousand Fingers (16) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (2) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (17) message in a bottle (11) minimal (14) N38rur45 (16) Naufra8105 (16) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (6) P135 (16) paedia (21) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (22) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (20) Plumifacencias (15) PostAle´s (3) PR05A1KA (8) Recortes Viejos (5) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (48) Rubí (1) S3ñas D3l su3ño (13) sal (9) Salina Grande (1) saludo-al-aire (5) sarco-sacra (9) serial killed (14) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (18) Sinceralia (8) SiSm0g0ní45 (18) Smellin RandoM deVice (8) sol (13) soliloquios (49) Solitudes (25) SuCesión (18) Surreal (28) Sylne (1) teorías y conceptos (4) Tiempo (16) Tr3s D3dos (11) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (29) TXTosterona (7) un dedo (35) urbaNeo (13) V (5) V13rn35 (13) V1g1L145 (16) V480n35 (24) Vademécum (16) Venezuela 2013 (10) Verano (20) Verdores (47) Versalia (58) viajes (49) zzzF3R45 (18)

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Extratexto

.
.
.

                                                  Adentrar aunque sea un dedo al Paraíso. Treparse al paraíso con un niño en los ojos: aviso de fuga con destino edénico y la cara llena de payasos.

                         ¿Habremos memorizado siquiera bordes?

                                                  Reclutarse en el camino sin ruta, y perder el mapa: el sueño salva.

                                                  Remedo de algo con ganas de canción que canten sin saber idiomas. Lo que preexiste y las antenitas. Lo nunca visto mal recordado lloviendo en la nuca.

                                                  Palabrojo, larva impar, esa. Así presentida en un desguarecimiento momentáneo. Hilo para vestido invisible del rey.

                                                 ¿Por qué no oler a delirio?

                                                 Y cuando vamos, nomás por ir, por seguir yendo hasta que el barba diga basta, ¿Sabemos degustar el color distinto?

                                                   Los pájaros, los árboles, él.

                                                   Que arma puentes de cincuenta años y hace concurrir destiempos.

                                                    Con arco de papel y flechas a lápiz. Oficio de verdor implícito permanentemente.

                                                    ¿A qué hora de agua se estará buscando?

                                                    Y adentrar un dedo al paraíso para perderse de ese lado.


.

.

.

lino /12


                                                 Nunca despedida se parece a sí: mejor bienvenida eterna. Descubrir la cabeza, bajar la vista porque ninguna voz se le parece. Y no hay muro capaz de colar su vuelo.

                                                 A los entes que Conjura a tracción de mariposa amarilla.
                                                 Amarillo: revuelve marlos de madre en horas de aprontar puchero.
                                                 Con la siesta al hombro: reino mágico que calcará en las páginas.
               Cinacina y chilca: voz verde tiñe su lengua. Oficio de costurero, oteador de cuchillas y de lomos preñados entre ríos; amanecedor de versos tan intangibles como intactos: criador de pájaros, de palabras con sonidos verdes, a veces azules.

                                                Al agostaje del agua, amarronronear sus odas mínimas, ver cómo cuece un plato lento de eternidad.

                                                Escampar su sombra, hacer noche al abrigo del fogón familiar de sus ensayos letrosos. Seguirle la huella al bicho encantado del monte. En un abra inesperada cruzarse con el plumaje prístino.

                                                Sal como palomas, teros nadan recortados a chirridos contra la faena final del atardecer.

                                                 Sembradío donde el canto. Renacuajos, lampalaguas. Foresta hasta donde se pierde la vista para recuperar sentidos.

                                                 Querido dejar de este lado cuando la noche, con balbuceos de esbirro y mayor respeto, mediante  culto ecuestre a trote leve, desnudo, total demudado.

                                                  Árboles vibran su voz, él huele a sus hojas: palabras, frutos del tiempo.

.
.
.

sábado, 27 de diciembre de 2014

van piras

.
.
.
 : para con Nan :

.
.
.

Aún después de sacudir las cenizas
el incendio sigue hablando en mí 
de cuando nos enrojeció el ocaso
y al quemarme ablanda la turba 
de sangre estancada
al ruedo de tantas lunas.

Marco con piedras ásperas los confines del bosque
su aliento de barro me hunde en la boca del acertijo 
traído por la luz de cada día
en los parques de piel que nos despiertan
para inaugurar el ardor abierto en dos filos de agua
y entre las piernas de la noche mirando al suelo
por si quedaran pistas.

Ahora amanece. Tanta quietud descree
del reciente caos en plena oscuridad,
la última visión de tu espalda me hace morderme
dentro de los ojos
mientras me voy borrando de las fotos,
me esfumo de las memorias
ya ningún perfume mío
firma la identidad de su sangre.

Ven y cuenta las gargantas del insomnio
el dolor que empujo y vocifero cuando te nublas 
y no acierto a tu cuello.
Ven y dime las razones ahora 
que espasmos de la brújula siguen tibios:
en el centro de la cruz aún arden nuestros restos.

.
.
.


XII


.
.
.


nunca supimos si la sed 

sería signo 

de ceguera o de hastío 




sin embargo supimos esculpir plumas en plomo 

y borrar las curvas graves de las líneas 

de la mano

.
.
.

I n f i e r n o

.
.
.


.
.
.


          I n f i e r n o


fijación desaforada
por las piedras
del camino

cruz elegida por la que no
podemos ver
el bosque

[ dícese también del fuego 
  mal entendido ]

.
.
.