---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (26) 11uv1a (30) 2008 (2) 35k4m45 (30) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (25) 50n3705 (22) 7i3rra (13) a mano alzada (60) A ras de Lengua (26) A7ulej0s (16) A8ua (42) AB3C3D4R10 (6) ACacia (18) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (20) Alas (20) Amanecer (21) Amar1ll0 (27) Ár80l35 (23) Arcanos (39) área de Lino (16) Argelado (26) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (36) B3lls (23) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (3) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (24) ByN (19) c0n 5an8r3 (21) C4ndy-C4r4m3L1a (10) cabos sueltos (27) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (24) de/s/memorias (19) Decinas (2) dedos húmedos (24) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (16) Erotozoo (43) Espejos (22) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (21) Five Hundred Thousand Fingers (19) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) In Itinere (1) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (18) message in a bottle (12) minimal (14) N38rur45 (17) Naufra8105 (17) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (10) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (21) Plumifacencias (16) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (49) Rubí (2) S3ñas D3l su3ño (17) sal (10) Salina Grande (2) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (20) Sinceralia (11) SiSm0g0ní45 (21) Smellin RandoM deVice (11) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (27) SuCesión (20) Surreal (29) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (20) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (35) TXTosterona (8) un dedo (36) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (21) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (11) Verano (21) Verdores (50) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

lunes, 21 de abril de 2014

lino-cuatro

.
.
.
años de cardo, horas muertas olidas en la memoria, sin que mojen
.
.
.

.
.
.

el mismo tren arriba del que yendo tantos años azula sus ojos más que el cielo; tallo roto, tallo seco, tallo parco aún azul a fuerza de savia salitre, buitre de lo celeste, viniendo al revés, volviendo marcha atrás a oler la saña del tedio, las tardes estivales del lino,

tan verde como la lengua inhóspita inolvidada 

                                                                                                                                   del que no lleva tela porque algodón, arpillera, y la eterna paja del sombrero recordado, nada más existente en la memoria de lo no dicho como si esa presencia intangible pudiera pesar más si tuviera un cuerpo similar al suyo

cruza la tarde fantasma tallo, árbol de peltre mal encordado; te fuiste a callarte lejos porque el silencio vociferaba indiada, y ahora seguramente la telaraña habrá silenciado lo poco que persistiera en el corazón del campo

lino turgente en el sueño, sangre de cara pintada porque quiere guerra, pupila azul blancamente abierta para el silencio, ese peso paquidérmico enquistado hasta más allá de lo azul, papila y tul y carne, papiro tardío a bordo de butacas siempre impares, viajar tanto, andar solo mezquinando sonrisas ante lo inefable, ahogado de palabras por lo inexplicable

lino del vidrio allá, perfume púbico dormido entre semillas grabadas en las palmas antes de sembrarlas, no hay sonido que despegue el altiplano del esternón, cosa rara puro pómulo cuando en realidad

lino, no hay ojo al que le dé el cuero abarcarte, agua verdosa azulada, fragor enclítico, cadencia aparte desde adentro, quiero dormir en tus tallos oliendo el aire que te sacude y olvidarme de los años, de las butacas /siempre impares/ y empezar a llamar al azul: libertad, palabra, epifanía; no mano en el cuello que no saluda, que estruja saña, que invita savia y no la convida

lino, tus cuerdas, esa madera, música visual entre los dedos de mis pies pero es el tren, humo dientudo a través sin freno, alegoría biónica de un esperpento que se sacude vanamente en la inmovidad de un vagón Pastora 1929, como en el laberinto azul azul, azul lino.

.
.
. 

jueves, 10 de abril de 2014

espinas de acacia

.
.
.

.
.
.

Albor
Al borde celeste espero el minuto púrpura,
curva de tiempo
que vuelva las pupilas espejos para tercer ojo
para nacer y ya no ser sombra

Contar
Con tardes así armo a fragmentos
atavíos breves de espasmos y piel donde
el texto nos fagocite para nacerse forsitia cerca del agua
perfumada por tus párpados

Salir
Emerger liviano ya sin semillas
con el ojo solo todavía
lloviendo fértil
Sal, ir activando raíces a lo largo del horizonte curvo

hasta sí mismo

.
.
.





aguas de acacia

.
.
.

.
.
.


Océano. 

Un cuerpo de texto ha sido desangrado a presión por la lengua; por su milenario gotear de saliva, en el mismo sigiloso sitio del costado izquierdo, y ha colmado todo lo que ves alrededor, 
                         superficie líquida de furia, sales de frutas a punto, hechas de pronto, que echan vapores de redención al horizonte recién quemado.

Sales de frutas y flores hacia el meridiano de la hora que no se dice, 
                                                                                                                            no brota a la superficie, permanece hormiga horadando los husos horarios del alma incandescente; a nosotros solo llega como fulgor en la furiosa masa de agua, donde anida animal herido. Redivivo. 

Tendida a lo largo de mi lengua su piel respira frutas que juntamos descalzos en la bruma del anochecer, el rocío juega a la rayuela alrededor de su ombligo y clavan mi sed en la sien para siempre. Mi nariz se abre para palparla entera, vuelven esas tardes de costa, peces y aves duplicando sus ojos a través del templo curvo del tiempo, como su espalda, pista de alacranes, cangrejos, mariposas y flores silvestres de la reciente primavera. Tendida es la ofrenda plena, pulcra, pandorga que se estira desde los bordes del placer para que respirar vuelva a valer la pena. El tatuaje de su espalda es la marca de esa pista donde cada nave va a surtirse antes que el sol caiga.

Rojo. Océano rojo. A ratos cristalino en deshoras. Con los ojos niños sin vetas de cansancio y los pies desnudos donde aún no hay huellas. la veo mojar sus ojos en lo celeste, arder de nuevo para estar más cerca del aprendiz descalzo; la celebro sin cesar, festejo que su piel me abarque y vuelvo a repetir empujar la cópula, tirar el hilo de la cometa que baila allá arriba con su color prendido en la cara de la tarde, una sonrisa nos deja nuevamente en la costa de arena.

Oceáno. O sea no la sangre suelta, sino florecimiento de libertad con nimbo de lengua suelta, roja y brillante 
                                a flor de labios.