---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (25) 11uv1a (29) 2008 (1) 35k4m45 (29) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (25) 50n3705 (22) 7i3rra (13) a mano alzada (60) A ras de Lengua (25) A7ulej0s (16) A8ua (41) AB3C3D4R10 (6) ACacia (17) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (20) Alas (20) Amanecer (21) Amar1ll0 (27) Ár80l35 (23) Arcanos (39) área de Lino (16) Argelado (26) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (36) B3lls (23) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (3) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (24) ByN (19) c0n 5an8r3 (20) C4ndy-C4r4m3L1a (10) cabos sueltos (26) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (15) Erotozoo (43) Espejos (22) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (20) Five Hundred Thousand Fingers (18) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) In Itinere (1) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (18) message in a bottle (12) minimal (14) N38rur45 (17) Naufra8105 (17) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (10) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (21) Plumifacencias (16) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (48) Rubí (2) S3ñas D3l su3ño (17) sal (9) Salina Grande (2) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (19) Sinceralia (10) SiSm0g0ní45 (20) Smellin RandoM deVice (10) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (27) SuCesión (19) Surreal (29) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (19) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (35) TXTosterona (8) un dedo (36) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (20) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (10) Verano (21) Verdores (49) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

viernes, 28 de febrero de 2014

Incienso de Acacia

.
.
.


.
.
.


El ejercicio del invierno cae desde la frente, tiembla de camino en cada párpado, tiende rubores guerreros por los pómulos y siembra en los labios la sal que mañana nos dará sed. Despierta de un pudor ciego a la sombra del almendro, antes de florecer las frutas del silencio sobre un lago impar, impúdico, impuesto por la astucia de la hora en el terreno. 

Necesita espacio para respirar azules en la misma melga donde fue concebida. Ocurrir precisa, seguir andando con la amarilla sencillez de la luz, la irrepetible magia de un parto al aire libre. Caer de los ojos con el ejercicio del invierno, más arriba que las lágrimas, pero casi casi la misma sal, vertida de idéntica alma.


Verla dormir despacio, ciclos de aire meciéndola apenas, oler la curva de la espalda para palpar después el último declive, donde oscuridad justifica la futura intuición de la ceguera, cuando funciona la fogosa fruición de las papilas. Haber vertido los flujos exclusivos de lo oscuro, espesa marea; músico con todo el cuerpo para un instrumento solo, equivalente a la mejor orquesta. Haber tenido el tacto de hundir a fondo el resto de quemar todas las naves. Haber podido arder como morirse, como vertirse íntegro, y poder ver el naufragio desde arriba. 

Haber subido a ver su vida.

Su olor retumba todavía en los valles de la comarca, cada flor le copia a su piel la forma de exudar, de sellar con sombras la saliva hormonal que nos unifica y a la vez nos vuelve únicos. Su perfume. Su amplio tramo de madriguera. La forma en que las perlas adornan la puerta de entrada a la caverna donde nos trocamos por emisarios de dios, como cuando Prometeo se tatuó los fuegos para dárnoslos. Memorizar el calor del pasadizo y pintarse la cara con las mieles compartidas

Enterrarnos, quedarnos adentro, volver. Asomar nuestra crisma por el ombligo, duendes locos a la par del horizonte, a la hora del amanecer, contemplando, ensayando los ejercicios del invierno anticipado en el recuadro irregular del alma por las noches. 




No hay comentarios: