---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (25) 11uv1a (29) 2008 (1) 35k4m45 (29) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (25) 50n3705 (22) 7i3rra (13) a mano alzada (60) A ras de Lengua (25) A7ulej0s (16) A8ua (41) AB3C3D4R10 (6) ACacia (17) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (20) Alas (20) Amanecer (21) Amar1ll0 (27) Ár80l35 (23) Arcanos (39) área de Lino (16) Argelado (26) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (35) B3lls (23) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (3) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (24) ByN (19) c0n 5an8r3 (20) C4ndy-C4r4m3L1a (10) cabos sueltos (26) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (15) Erotozoo (43) Espejos (22) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (20) Five Hundred Thousand Fingers (18) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (18) message in a bottle (12) minimal (14) N38rur45 (17) Naufra8105 (16) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (8) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (21) Plumifacencias (15) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (48) Rubí (2) S3ñas D3l su3ño (17) sal (9) Salina Grande (2) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (19) Sinceralia (10) SiSm0g0ní45 (20) Smellin RandoM deVice (10) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (27) SuCesión (19) Surreal (29) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (18) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (35) TXTosterona (8) un dedo (36) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (19) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (10) Verano (21) Verdores (48) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Extratexto

.
.
.

                                                  Adentrar aunque sea un dedo al Paraíso. Treparse al paraíso con un niño en los ojos: aviso de fuga con destino edénico y la cara llena de payasos.

                         ¿Habremos memorizado siquiera bordes?

                                                  Reclutarse en el camino sin ruta, y perder el mapa: el sueño salva.

                                                  Remedo de algo con ganas de canción que canten sin saber idiomas. Lo que preexiste y las antenitas. Lo nunca visto mal recordado lloviendo en la nuca.

                                                  Palabrojo, larva impar, esa. Así presentida en un desguarecimiento momentáneo. Hilo para vestido invisible del rey.

                                                 ¿Por qué no oler a delirio?

                                                 Y cuando vamos, nomás por ir, por seguir yendo hasta que el barba diga basta, ¿Sabemos degustar el color distinto?

                                                   Los pájaros, los árboles, él.

                                                   Que arma puentes de cincuenta años y hace concurrir destiempos.

                                                    Con arco de papel y flechas a lápiz. Oficio de verdor implícito permanentemente.

                                                    ¿A qué hora de agua se estará buscando?

                                                    Y adentrar un dedo al paraíso para perderse de ese lado.


.

.

.

lino /12


                                                 Nunca despedida se parece a sí: mejor bienvenida eterna. Descubrir la cabeza, bajar la vista porque ninguna voz se le parece. Y no hay muro capaz de colar su vuelo.

                                                 A los entes que Conjura a tracción de mariposa amarilla.
                                                 Amarillo: revuelve marlos de madre en horas de aprontar puchero.
                                                 Con la siesta al hombro: reino mágico que calcará en las páginas.
               Cinacina y chilca: voz verde tiñe su lengua. Oficio de costurero, oteador de cuchillas y de lomos preñados entre ríos; amanecedor de versos tan intangibles como intactos: criador de pájaros, de palabras con sonidos verdes, a veces azules.

                                                Al agostaje del agua, amarronronear sus odas mínimas, ver cómo cuece un plato lento de eternidad.

                                                Escampar su sombra, hacer noche al abrigo del fogón familiar de sus ensayos letrosos. Seguirle la huella al bicho encantado del monte. En un abra inesperada cruzarse con el plumaje prístino.

                                                Sal como palomas, teros nadan recortados a chirridos contra la faena final del atardecer.

                                                 Sembradío donde el canto. Renacuajos, lampalaguas. Foresta hasta donde se pierde la vista para recuperar sentidos.

                                                 Querido dejar de este lado cuando la noche, con balbuceos de esbirro y mayor respeto, mediante  culto ecuestre a trote leve, desnudo, total demudado.

                                                  Árboles vibran su voz, él huele a sus hojas: palabras, frutos del tiempo.

.
.
.

sábado, 27 de diciembre de 2014

van piras

.
.
.
 : para con Nan :

.
.
.

Aún después de sacudir las cenizas
el incendio sigue hablando en mí 
de cuando nos enrojeció el ocaso
y al quemarme ablanda la turba 
de sangre estancada
al ruedo de tantas lunas.

Marco con piedras ásperas los confines del bosque
su aliento de barro me hunde en la boca del acertijo 
traído por la luz de cada día
en los parques de piel que nos despiertan
para inaugurar el ardor abierto en dos filos de agua
y entre las piernas de la noche mirando al suelo
por si quedaran pistas.

Ahora amanece. Tanta quietud descree
del reciente caos en plena oscuridad,
la última visión de tu espalda me hace morderme
dentro de los ojos
mientras me voy borrando de las fotos,
me esfumo de las memorias
ya ningún perfume mío
firma la identidad de su sangre.

Ven y cuenta las gargantas del insomnio
el dolor que empujo y vocifero cuando te nublas 
y no acierto a tu cuello.
Ven y dime las razones ahora 
que espasmos de la brújula siguen tibios:
en el centro de la cruz aún arden nuestros restos.

.
.
.


XII


.
.
.


nunca supimos si la sed 

sería signo 

de ceguera o de hastío 




sin embargo supimos esculpir plumas en plomo 

y borrar las curvas graves de las líneas 

de la mano

.
.
.

I n f i e r n o

.
.
.


.
.
.


          I n f i e r n o


fijación desaforada
por las piedras
del camino

cruz elegida por la que no
podemos ver
el bosque

[ dícese también del fuego 
  mal entendido ]

.
.
.




domingo, 16 de noviembre de 2014

Espejuelos IX


.
.
.



.
.
.


un eco ciego
esparce raíces de flores nocturnas
en el áspero piélago de costa oscuridad

nadie alrededor es capaz de notarlo
sólo un pie de la mujer dormida se estira
hasta adentrar sus dedos en lo profundo del misterio

los sabores suben hasta la curva de su ombligo
para adobar el rostro del guerrero, la sal lo asila del embrujo
todos los nombre posibles de la cópula le atraviesan la garganta

al final la sed lo espeja en la piel del agua:
ese manto intangible le devuelve su figura monstruosa
consciente del imposible edén que respira ahí, al alcance de la mano


miércoles, 12 de noviembre de 2014

/Q



.
.
.
[ antes de que te duermas ]
.
.
.

.
.
.
qué?

que hice un bosque en el espeso invernadero entre tus piernas 

y llené cada urna con semillas, humus fresco

y con las piedras que antes hubo  allí

tracé el perímetro del reino

.
.
.





martes, 11 de noviembre de 2014

Lino / 11


                                   Abismo de palabra ciega. Su luz se adentra al sino de pájaros y ocaso.

                                   Jalea entre borradores. Dedo pegajoso para oler el viento.  Olvidar versos en el revés del ruedo de su falda, como si hiciera falta bostezar: baño de mirlo al sol de octubre.

                                   Historia estridentemente amilanada en combas puertas de noviembre.

                                   Amague de amarillo lunático. Jamás rumiar el viaje de vuelta. Jamás.
                                                 Numerar el tizne que va dejando detrás. Calesita y cachada. Veo veo. Jugar a que en la niñez del hoy, duerme ese hace treinta años que se le está apergaminando alrededor de la mirada.

                                                Hombre de papiro, pariente de lino.

                                                Hombre pájaro por la juntura de su mirada.

                                                Hombre grafito porque se hubiera dejado abrasar maderamente treinta años atrás. Abrazo nogal, su bautismo de armas intangibles.

                                                Caricias de borrador. Su respiración parisina encajonada. Letargo creciente de gusano por mariposa. Indigación, notable hasta los ojos. No ser más que aparato para palabras. Olvidables, éstas.
                                                 Regusto a lumbre virgen de cañada.  Aquiescencia Cadenciosa. Portador de aves en la elisión elegida de su voz. Albor Certero, de aquel lado. Abismo Cumbre  de éste.

                                                  Parva amontonada en sucesión de estaciones. Ese perfume le trae Mansilla a los bolsillos: Arrorró y Canicas.

                                                  Monedas, música empapelada. Bisbisear grisáceo altamente barcas a lo prístino de  la celulosa. Mensajes, por ser embotellados. Mensajes sin hesitación hasta el otro lado del océano: que guarda sueños de su viejo niño.
                                                 Junta juncos a la vera del azogue. Repite su beruberu al requiebro acuoso.
                                                   Lo sienten ulular en la matriz de aire que anima a natura. Escriba de dioses sigilosos, unción entrerriana a la luz total.
                                                    Silencio, vale por dos: silencio.
                                                  Azogarse, alimento en este lado de las larvas encajonadas allá, en el panal parisino superpoblado entre ríos.

                                                   Abejas textuales ponen su miel a través de una química insólita, trémula. Es el pulso pleno de Almar Cadencia el que escurre leche a la plenitud de horas.

                                                    Clamor callado y de verde que agita su preñez. Luciérnagas y lunas recuerdan la absorción de sus ojos niños  en año nuevo.

                   ¿Redundaría en una única pregunta?
                                                     Albor Clavel: ningún tren te lleva, cada uno te ha traído a casa.

                                                   Silencio, vale por todo: silencio

martes, 21 de octubre de 2014

lino/10

.
.
.
                                                                                                      lo único que te pido es que siempre
pero siempre siempresiempre
te acuerdes bien de mí

/grafito infame, 7:89/

.
.
.


.
.
.

por la soledad de hectáreas interminablemente azules piensa mientras camina, o será que el pensamiento, frontera en movimiento permanente, tiene esa antojadiza forma de extenderse mientras los pasos gotean tic tac reloj interno, ritmo esquelético para darle carne al pensamiento; arriesga por dentro que si la perfección cupiera en forma alguna, sería más que probable que las cinco hojas se repitieran circulares junto con sus nervaduras azuladas al costado de su ombligo

no es capaz de imaginarse físicamente a la perfección, sería más una cobardía que una elaboración, pero cree que, como mínimo, tendría ombligo

entonces quizá no sea que realmente piense, sino que el mismo latido vegetal que le lame los talones al andar, se repita lluvia susurrante entre las costillas y el espinazo; artilugio y lujo; canción fermento, la copla inédita y muda a lo largo de la espalda; pozo petrolero que rebotando en la coronilla lo baña por dentro, sin que más que algún u otro brillo evidente se transparente esporádicamente en los ojos, que por lo demás van mirando abajo, así no se confunde con lo celeste de arriba

no hace frío aunque la bulla del fresco lo transite como tartamudeo de líneas amarillas en una ruta desdibujada y sin tránsito, una ruta comida, cortada, servida por lo verde, irreconocible salvo una vez en ella, en medio del altiplano

"una chica en el cielo", piensa; y también: "no tengo los pies en la tierra", mientras los dos extremos juegan estirando los hilos de un muñeco que ni espantapájaros; sonrisamarga, sombra larga apenas camino a brasa, a media hora de que amanezca

pero pintaba mentalmente estambres y estigmas desnudos en la probable piel de la perfección, todavía sin cuerpo, su cáliz débil, fresco, fértil, detrás de las cinco cortinas nervadas /doce torres negras velan la entrada del gran recinto/ mientras duermen pájaros acá, pájaros de barro: terracota, agua y manos, todo lo necesario para alumbrar la perfección antes de que amanezca y la luz lo pudra todo; ¿cómo darle forma a algo que apenas tiene ombligo y nervaduras alrededor?

ruido de zapatos, mejor dicho de algo contra los zapatos, inercia cruda oliendo el próximo minuto, cuando las grullas y las cigarras se desperecen, dispersen y acusen movimiento invasor llenando el aire de piruetas y sonidos

hacer una lista de todo, dice... bah, piensa

censar las sensaciones, ya que la perfección se escapa de su propio cuerpo; y que luego de haber acabado la enumeración imposible, alguna vez alguien encuentre sus huesos en este rincón lino

huesos azules para mariposas, mariposas disecadas para escarabajos, escarabajos bruñidos y atravesados por el alfiler asqueroso de la ciencia que siempre deja las cosas por la mitad, o digamos incapaz de pelar la cebolla más allá de sus tres primeras capas

escarabajo dorado en catacumba, miel a punto de piedra pómez, apoyarle la lengua como para probar uno de los ecos más lejanos de la perfección

frasco informe, vidrio aséptico de encanto por donde piedras de miel se desnudan cientos de siglos después 

por la soledad de hectáreas interminablemente azules censar las sensaciones, ser su sombra antes de amanecer en un vaso de vidrio opaco

lino remolino y lo vil de pedir: el odioso arrastrarse del ruego

para repetir los rictus quemados del penitente irredento, para parir posibles presencias por la pobre y penosa prisa de querer llenar las manos con algo real y que sus líneas tomen sentido allí, caminando para siempre sin avanzar en lo verdemente azul del linocéano

agua vegetal hasta las rodillas, marismágica numismática caminando sin avanzar y los ojos naufragando en celeste a trescientos sesenta grados, dentro y fuera, hasta que alguna vez alguien encuentre sus huesos pelados en el medio de la nada, por eso de la perfección carente de cuerpo

.
.
.


arriba los poemas cursi

.
.
.

.
.
.

siempre hay algo puro en los poemas cursi

miércoles, 8 de octubre de 2014

2170


.
.
.

.
.
.

Subimos a sorber el sol sobre el cetro de un silencio azul 

supimos que la sangre que emanaba del costado 

no era otra cosa que el testamento tardío

de lo que habíamos prometido 

cuando la fiebre firmaba 

nuestra ceguera

.
.
.

martes, 30 de septiembre de 2014

: escaleras




.
.
.

.
.
.



Cuento contamos una y otra vez: seiscientos dos pasos hay hasta las puertas del cielo, cada uno un mundo diferente: los hemos nomenclado como ovejas esquiladas a ojo y diente, los andamos todavía; fragor pelado de argonauta a la vera de una canoa roja en las mismas marismas prístinas donde húmedamente se salan nuestros sueños; antojo antiguo de entes, entre antes y unto: sus vísceras biseladas a calicanto y arrope de chañar: su integridad untuosa en las crismas remarcando números del cero al seiscientos dos, hasta llegar ante las puertas del cielo mientras te cuento.

domingo, 28 de septiembre de 2014

J, tr 14;21



.
.
.





.

.

.






132- las cicatrices no son más que mapas vivos a través del trayecto equívoco del mientras tanto: una corona, ojeras, patas de gallo, cinco puntos de sutura en la parte posterior del hombro, una mancha en las rodillas; que tu piel te cuente a los demás mediante las marcas que la vida te va tatuando in itinere...no podrás dejar mejor testimonio que ése…






133- el trote de las bestias en lo enjuto de la noche contra un frío que se demora más en el almanaque que en los huesos; la huella fija de animal suelto en lo suelto del polvo del camino, imprenta instantánea de mensajero por llegar a través de tu geografía; cerrazón de niebla y no importa, el sendero late en la sangre dentro, la misma que sella en la carne la página lo que los tipos de las herraduras van diciendo, sin parar de decir, ni de andar...










134- justo cuando las fauces de silencio iban a hincarse en los muslos de la noche hasta cercenar sus huesos, apareció el chasquido de tus labios y el beso fue un morderse de manzanas.





J, tr 14;19





.
.
.

.
.
.


4916- señal titila imperceptible a los radares, salvo que apoye la punta de la lengua sobre la superficie de la fuente; así suena el agua y su gusto derriba los párpados: implosión descontrolada de la nariz a los talones; los últimos ecos del espasmo no pueden evitar que los dedos de los pies se estiren y se encojan haciendo curvas caracol hasta caer nuevamente en el sueño de agua, resumiéndose a sí misma



4917- pero, [los peros son como pulgas en esta ciudad] siempre queda algún punto suspensivo, y cuando alcanza a leer bien la sangre a media luz, o se queda tirado a oír el mar detrás de su ombligo, cada piedra vuelve a su sombra y repara las formas exactas del conjuro; luego se dejan mojar los pies iniciáticos en esa playa 



4918- y cuando sopla huele el olor a cera, y a la vera de sus contornos, sombras hormiguean caracteres en el aire; cae, se deja ir por la ribera del texto: es cuento que luego despierte, las palabras lo han tatuado en un lugar sin brújula



4919- se había llevado la noche para reposar con su monito al hombro, doblando un mantel tejido a mano, la tarde después tuvo que traerla a domicilio y ese delivery arrinconó al quijote hasta que juntó en el mantel las sobras de una cena cósmica, luz de cada color de la gama positiva, al otro día de la noche alimentada por las semillas de sus manos









miércoles, 10 de septiembre de 2014

lino/9

.
.
.


.
.
.

http://www.tprat.com/web%20tprat%20index%202.html

.
.
.

hay que ver esa desnudez después de la lluvia; como que el agua hubiera ido cada velo de las cosas, o las hubiese arrastrado al suelo para amagar filigranas de abono a nuevas capas de sedimento

: tanto como un llanto limpia la mirada

mojarse las muñecas frescamente bajo el grifo mientras por las venas el hormigueo leve deja abrevar las sienes y se deja ir uno por el suelo blando tapizado con murmullos verdes, intentando olerle la piel a la perfección, si es que tal cosa existe

una parición al aire libre y un azul que se pierde más allá de donde alcanza la vista

¿cuál ritmo habrá quedado sin bailarnos en lo frugal de la hora? ¿cuál ismo? ¿cuál anestesia todavía? de la nada, a lo lejos, ecos de la raíz de un trueno desordenan un poco el olor del aire y remueven el orden con que los recuerdos desfilan por el pisadero: paso a paso por el lodo, la catarata

entonces no hay ojo capaz de abarcar la carne de ese ganado

barriletes a destajo, el penúltimo destello de una sonrisa, picazón de palma de la mano y redobles en el pecho desaciertan la senda a pie pelado; no hay fulgor posible que quede por ser respirado porque todos se mudaron aquí, como no queda otro tacto que a babas del diablo colgando a todo el largo de los cables de alta tensión al borde de la ruta

es inminente la tormenta; más allá, una tríada de grises ornamenta la película gigante, los elementos empiezan a esperar la bendición mirando arriba quién sabe con qué ojos; más acá: un desastre invisible, más que desastre, estampida, enorme cubilete de dados etéreos baraja el paisaje

debe ser entre junio y agosto, sí, todavía se huelen las semillas hábil, hormigamente desordiseminadas; antes que llegue el niño será la etapa de trilla y jofainas, cuando se llenan los ojos de azules y el agua trae ese gustito áspero que rumiamos hasta ahora: aguágora, dulzuragua, lluviarde, lluviáura, la enumeración cadenciosa de procesos y momentos irrepetibles en que somos purificados

pero hay que ver esa desnudez de agua que esponja la lluvia, por eso se queda sentado cuidando de hacer el mínimo movimiento posible, sin prender la radio, apuntando la vista como una toma digital con ojo de pescado, intentando que todo quepa en ese embudo azul, azul lino, cubilete de paisajes sin paño ni fichas... barriletes por doquier detrás de los cables de alta tensión con pegajosas guirnaldas vegetales que dejan pensando en las cosas que pueden hacerse después de la lluvia, parición a la intemperie y un azul que se va perdiendo más allá de donde alcanza la toma digital; enfocar allí, en la frontera posible, para adivinar los contornos de dos minutos después fuera de encuadre 


quieto sentado a la hora del amargo, recordando esa disertación foránea que enumeraba floridamente /y le da cosquillas esa palabra, de tan acertada/ las utilidades y peculiaridades del lino; luego se había acercado y sí, el joven ingeniero vestido de lino, de punta a punta, industria nacional, había dicho, con un brillo en la cara parecido al de esta tarde, menos ahora que es inminente la lluvia; pero a merma de luz, multiplicidad de aromas, capas de agua, de verde, de azufre, de tierra mojada se van ganando por las aletas de la nariz


otro amargo y un suspiro, latir los mismos espirales que esta escena a cielo abierto, celeste y gris a manojos cruzados con algunos trazos de verde emparentando la esencia íntima de los ritmos que nos han bailado


y será porque adentro amagaba un chaparrón inusitado, que afuera está concertándose este ojo de buey al revés, abanicando la cara con la proyección cinematográfica que espeja lo de adentro sin marcos ni butacas ni pororó


mentalmente apaga la luz, ceba otro amargo y deja la película correr, que para mejor no tiene espacios publicitarios, y va por la parte de: tanto como un llanto limpia la mirada




mojarse las muñecas frescamente bajo el grifo mientras por las venas el hormigueo leve deja abrevar las sienes y se deja uno ir entre el suelo blando tapizado por murmullos verdes intentando olerle la piel a la perfección, si es que tal cosa existe


.
.
.

martes, 2 de septiembre de 2014

lápiEdRa

.
.
.

.
.
.

cuando llueve
la zorra de la siesta hamaca su cintura,
mece un vaivén capaz
de hacer olvidar las piedras



llueven rincones
y gota vuelve a casa,
al ver la zorra de la siesta
del péndulo de sus pechos piensa:
"hace cantar a las piedras
que intenta hacer olvidar"




atisbo por donde lluvia
siente la casa dentro del pecho
en una ciudad verde y roja,
la zorra de la siesta mece su péndulo
en cuello
y un murmullo cuenta crónicas de piedra




las tardes que llueve parecen domingo,
hacen sentir la casa adentro,
uñas de tren a través de la nuca
donde la zorra de la siesta
arma almohadas de piedra




pedí que en mi tumba no escribieran nada
para que cuando llueva en casa
los domingos
se oiga el trepar de piedras
de la zorra de la siesta


 
.
.
.

Colaboración en Octubre

.
.
.

.
.
.




.
.
.


J, tr 14;17



,
,
,



,

,

,







                                              señales de la zafra:




 sonata aún hormiguera entre minúsculas de enclítico


                           con luces debajo de las nubes





                          cadencia, alguna fiesta circular


                                     ruido de gente marchando demandas nocturnas


                  y réplicas diurnas que nos curten tan tarde como en vano





                                        crepitación


                                        espabilar herido de cifra baila igual


    atisbo de tolva con semillas a contrasol: hazlo en la hora curva


                       cuando sol sangre tañe oblicua la mirada


                                        de abejas también circulares


                                        y un pichón de tero aprende a volar sin hacer ruido










,
,
,


N A N


.
.
.


.
.
.



este cansancio dulce

de andarnos tanto

a través de arrozales y horizonte



el gusto a fruta

a flor de lengua

paladar confundido con cielo



iterar cada cumbre en Desideria

y volver al volcán de musgo y piedra

hasta ceguera


.
.
.

lunes, 25 de agosto de 2014

e s p a c i o

.
.
.

.
.
.

Tengo ojos sin cuerpo que te ven. Por eso me duelen, porque incluso saben olerte a tientas entre las fauces de lo oscuro. Lamo tus sueños dentro de mi cabeza para que mañana espabiles con la misma sonrisa que hipnotiza pájaros y arrumba las mareas. Olerte como respirar de nuevo, frutas y madera mezcladas al rumor del mar, tibio y breve hamacando una pulsera en tus tobillos.


Vago por la tibieza de todos tus intersticios, es mi triste venganza por no tenerte. La espuma, la sed, el vapor en el vidrio, la boca inmensa de la noche, nada ni nadie que quite el hambre eterno, despiadado. Todo sobra, todo falta, todo es pesar por el vacío del espacio que tendrías que estar ocupando iluminando mi costado. 

Olor a flores de frutas con pizca de mar. Tu pelo por si la lluvia vuelve a desatarse, las llaves. Los sonidos agudos de la noche contra tu piel, el agua no alcanza, avanza más. Tus imágenes van encendiendo mi imaginación como una bandada de loros entre los sauces a la siesta. Me pongo barroco, me vuelvo barro. La luz tenue, tu piel en una trinchera dulce de la casa. Las velas, las venas en vilo, la lengua creciendo al ritmo del Sahara. Erecta, ágil, vengativa, ciega por la trama de tu cintura, enredaderas de Babel en tus tobillos, las ganas se trepan hasta la guarida de la serpiente dulce. No me calmo. No me colma ya no verte y que duelan en mis manos los vacíos de tu espacio. Retengo el aire un momento antes que se desvanezca la luz que de mi nariz a los talones me clavó al madero de tu nombre. Claudicar, claudico, a la corona ya la tenés puesta y al cetro lo prendimos fuego para borrar la palabra invierno.

Nada que no sea llenarme las manos y el costado con tus clavos puede calmarme. Vinagre espero desde las columnas de tus piernas por bautismo. Tu pelo, tu cara, tus ojos impregnando la lumbre de las velas. Velas que se apagan por el vendaval de los cuerpos en alta mar. Marea, me mareas. Me hago una máscara con tu piel. Ya no soy yo. He sepultado mi cara en tus caderas, me tajás. He aprendido tu contorno de memoria y vuelvo al mundo en un hilo de tu voz sutil, con los pies en el agua y las manos llenas de duraznos. Algún día alguien habrá de encontrarme en una tumba sin nombre, y a contra sol vas a estar vos, tendiendo sábanas blancas al calor de la mañana de un día feriado, vestida con todos mis nombres olvidados.


,
,
,




viernes, 22 de agosto de 2014

linocho

.
.
.
un día cualquiera encontró la fórmula escrita en un papel amarillento
y aunque no sabía leer matemáticas
el fuego posterior se la grabó para siempre
/grafito infame, 3:45/
.
.
.

.
.
.

lino de noche, espejismo trémulo, un olor infante a tientas como morral estrenando manos; ocho leguas de caminata interna... increíble que fuera agua, y sin embargo

porque una cosa es de día, pero el lino de noche
                                                                                                 mereceuncapítuloaparte

y no sólo eso: historia nueva, otra cosa: linocho, linoche, línea interminable en la negritud, agitando ahí su cetro por madurar mientras lo que por dentro late, afuera aflora en sonidos

porque son los días ardientes, anfibios, ambiciosos, urgentes de las palabras

linoche, un andar al parecer pacífico que por dentro agita tifones, algo con garras y sed de sangre tomando de las pestañas al transeúnte para comérselo: Jonás nonato suelto en las hectáreas azulando negritud y entonces el vientre ahí, en plena desnudez y cielo abierto mostrando sus recintos, linocho interminablemente

linocho despeinado que el viento agita con una suavidad obscena, voluptuosa, al ritmo impar de las criaturas que tapizan con tangentes perspectivas y música su pecho, dividido en dos mediante una línea siempre cambiante y equilibrista

ante tanta oscuridad, estigmas fugaces de luciérnagas desveladas pasean sus esquirlas por el aire lleno de perfume y de pulsión, navidad diseminada sin pinos ni adornos que significan el verdadero regalo

otra cosa: linocho esdrújulo, el aviento singularmente dulzura impalpable, semillas de cenizas para fogatas futuras que olerán a las caderas preñadas de linoche, leche azul iridiscente

porque son las noches de días voraces, carnívoros, fervientes, urgidos de palabras

y alguien por ahí que intenta no ser visto, calmo a través de aunarse a los cardúmenes aéreos de linoche

vivo linocho vivo vivo vivo, tanto que parece una criatura vegetal dentada, con ojos de nutria y aliento a las cañadas que espejan los tapices donde estrellas y luciérnagas estrellan su ajedrez eterno sin línea divisoria

dedos ínfimos, interminables, ejecutan la sonata estrepitosa de un silencio pulcro a la altura indefinida del deseo

y alguien por ahí rumiando una canción como si fuera tabaco, la aproximación a la madurez de las semillas de fogatas, alma catalizadora en la noche vórtice de las palabras

.
.
.

miércoles, 20 de agosto de 2014

ala manecer

.
.
.

.
.
.

Son tus ojos de hoja los que perduran, lo que prende el fuego que duerme en la lengua de la lluvia; lo que hiberna y pica en los labios son tus ojos de agua, los que inauguran los rituales de la noche sin vendas, a pleno vendaval de desnudez sagrada donde laten los caballos que nos estallan en las sienes imágenes martillo. 

Y el deseo de nombrarte con lo arcaico empiedra las calles internas mientras en la plaza principal se erigen los bronces que voy a dejar blanquear a lo largo y curvo de tu espalda...

.
.
.

domingo, 3 de agosto de 2014

ojos de vidrio

.
.
.

.
.
.

en las sombras más desnudas que recuerde, a la hora de sol roto, 

        sigo temblando sin parar, todavía espejado 

ante la marca de mordidas de un cono de goce

                                                                 ingobernable






y en el espejo ninguna de las historias me contiene






las piedras de la playa parecen bichitos de luz

ojos de ofidio

testigos de la sangre

que me dijo y permanece

perfumando el circuito de su frente




a tientas busco tocar mi pecho para saber cuántas balas

han hecho de mí un animal de trofeo

esta noche

y lo que fueran manos siguen de largo

como por un cielo



sobre la mesa, en silencio

con calidad quirúrgica 

sacan lo que sobra

lo que no sirve va a la bolsa negra



comida para cuatro en una cena

a la que hoy nadie

me ha invitado


.
.
.



miércoles, 30 de julio de 2014

i k e b a n a


.
.
.

.
.
.



pierdo el pulso

y un viento amarillo me borra sombras de un plumazo;

pelusas de ombligo a medio camino

entre nieves y cenizas

sepultan la tarde al costado de un camino de tierra

la señalan con esquirlas de ramas secas

dibujan un esquema incógnito

a ojos cerrados

y la marcan con banderitas que agitan

la inicial de tu nombre




por ser este 

amarillo germinar del humo

del musgo cundiendo en volutas lerdas por abrojos

que abrazan la embarcación hasta las rodillas

y la sombra se abate ciega contra los muslos del animal herido

sus velas huelgan la noche, el tiempo blanco gotea en su ombligo blanco

latiendo blanco







huelo lo que cuenta el viento

cuando demorando su tránsito de pies desnudos

baila intemperies lerdas

por lo denso del follaje



de camino

lame mariposas

y esa miel moja chicharras

que cierran los ojos a la fuerza



lo trunco del grito

hincha el cuello

marca una vena en la frente antes de caer al vacío

donde reina el silencio del placer

derramado de la copa




martes, 22 de julio de 2014

Hoy, hoy, hoy

.
.
.


.
.
.




Tan brillante está el sol hoy que las cosas, detrás de su color, estallan contra los ojos
su transparencia verdadera, su plenitud enredada de vida. No es un estado de ánimo.

Quizá sea el albor del verano que se anticipa al almanaque en el clima, en la piel, en
los perfumes del aire picante. Y más allá de eso, alguna imagen perdida entre la luz
nueva se despliegue sin moverse, sin inmutarse, sin siquiera desprenderse de las
diáfanas retinas expuestas al fulgor total. Total total, sin atenuantes.

No es un estado de ánimo. Por lo menos no es lo más externo, ni lo segundo, ni lo
que aunque sea por asomo llegue a la superficie. Es como una rebelión de luz
desnudando transversalmente los objetos, mostrándolos como nunca antes, o de
una manera ya olvidada de verlos, si es que así se mostraron alguna vez.

Entonces: esperar...entonces... ¿¿¿esperar???






sábado, 19 de julio de 2014

Jr, 1;17

.
.
.

.
.
.

Nunca es suficiente festejar la muerte. Por ejemplo ahora, entre estas líneas griegas sobre piedras a la hora en que las sombras calan hasta los huesos. Descalzo, cansado, sin bajar la cabeza con ojos amarillos gastados. La luz suelta, en ese ángulo, a esa hora de la tarde fagocita la mirada rapaz de todas las demás miradas, mientras el pecho es una cripta secular abandonada. 


Silencio y quietud, suficiente para festejar la muerte. Negro dejarle abrir sus surcos de tiempo pétreo en las líneas de la mano con el filo del metal forjado por única vez. Invisible, indivisible, irrepetible, fatalmente trunca. Todos los colores callan hondo al festejar la muerte.


Nunca es poco para honrar la muerte, poeta transfigurador de rostros añejos, escrivividor de vidas paralelas, catalizador de palabras hechas carne. Redundando frases frescas, viejos versos, fragmento por fragmento de todos tus yo, tomados prestados por un rato, vehículo de claves insondables. Y después, solo y a oscuras, husmear un trozo de piel para amar, como endeble venganza. Poniéndole la cara del día al placer precoz. 


Triste destino el de la palabra sola para festejar la muerte, para que encima nunca sea suficiente. El sol calienta como en el desierto, pero me da frío al pensar su sombra. El sol calienta y son sus ojos. No sus palabras. Son sus ojos . Sus ojos no permutables por palabra, en lindes de poema. 


Sus ojos de palabra ya dicha, recordada desde la niñez y que a la vez vive en el aire tibio que respira cuando vibra, luego muere. Esos instantes antes que se enfríe y ya no sea más que esfuerzos de la mente. Elaboraciones tarde, atardecidas. El poema que no quiero escribir por honrar su pena, para festejar la muerte. Y nunca es suficiente.


.
.
.

miércoles, 16 de julio de 2014

Oh! Jas de Otoño

.
.
.
.
.
.

Viste que vas por ir, soplado por la inercia del tiempo, por andar a la deriva de los días? Bueno, así. Y en otoño, cuando se larga a llover, y la insinuación del agua es ya toma de poder de donde ande, cada gota que va cayendo por el vidrio es un minuto más que se te despega de la piel, un día entero de agua hacia atrás y una persona que pasa sin mirar adentro.

Y al caer van armando ramas invertidas, precisiones quebradas de savia al ritmo de tic tac verde, preciosidades azarosas redondeadas por el agua, desnudando tiempo.

Y cuando cruza la puerta ves esa mirada más mojada que la lluvia. Ese color que en el mismo momento te esta latiendo en la lengua, hace esos temblequeos en tu paladar.

Quien sabe lo que pase mañana o la próxima vez que llueva. Cuáles aguas por dónde y cuándo…la magia consiste en no esperar nada y que llegado el momento de saltar, te sepas puente, mariposa, latido.


.
.
.


domingo, 13 de julio de 2014

Otro pájaro le cuerda al mundo (Bruno Di Benedetto)

.
.
.

.
.
.

OTRO PÁJARO LE DA CUERDA AL MUNDO

escucho al pájaro
que picotea los cedros del Líbano

hay banderas sobre ataúdes
que, puestos de pie, no llegarían
a tu cintura de esplendor

ataúdes de cedro
para los niños del Líbano
tallados en serie
por un pájaro loco
que no se cansa de cantar.


B.D.B.

sábado, 12 de julio de 2014

lino/7

.
.
.
día 25:
qué poner cuando la última palabra se coma la jaula
y nos deje la lengua llena de plumas?
/grafito infame, 5:11/
.
.
.

.
.
.

viaje de vuelta del incendio, los pasos escarcha verde a diez dedos líquida, olfato repleto; parapárpados lluvia de silencio horada retina, la estación lejos; todavía perfumado con sus muñecas lleva el alma en vilo y abraza el árbol de niñez preguntándole un nombre, pidiéndole agua, sur, un mapa al menos

tres vueltas arremanga su pantalón con mojarrero al hombro, hombre al Clé arrastra estelas de imágenes acogotadas por almanaques de piedra; deja un par en el bolsillo para cuando arroye



se tiende setiembre, zozobra de marzobroza, arena enera diciembre y octubre de mármol, va contando los pasos y así se fueron los años o vinieron todos juntos y se le subieron al hombro como loros barranqueros que espantan la siesta verdeando entre el celaje azulado de lino; la cima nevada pero mirada idéntica al cielo, igual siempre

no está allí, quizá su fantasma terquée nuevamente el camino, o será que el aroma lo confunda entre ríos con algún agua parisina; largo de memoria y sin hacer sombra: caña, hilo, anzuelo pescándolo de la camisa, lombrices en cualquier parte antes que arroye mientras sus ojos se pierden en el cielo para seguir confundiendo sus colores

julio lujo; agosto, a gotas, gasta su gesta infame de bolsillo, edición barata para no perder la cuenta de sus pasos

"todos los almanaques juntos podrían equivaler a esa cuchilla(*) de ahí enfrente", piensa el de aquel lado que el de este lado piensa, eso y un carmín de tiempo para foresta, así lo reverdecería: entonces queda claro, todos sus años se han venido geográficos a patearle paño a sus ojos fundidos con el cielo

anda, sigue mental goteando escarcha líquida a diez dedos sin perder la cuenta, hasta que arroya delante, una implosión acuosa cuyo brillo parece la desnudez misma de su pelo anochecido, el de entonces

¿cómo se verá ahora? ¿seguirán las anémonas mandando en su jardín? lirio fresia malvón azalea jazmín narciso lino, y especies foráneas que su padre acostumbraba encargar y le enorgullecía regalarle,  azul lino, luna y lino, tanta retreta de noche estival cuando soñaba ¿soñaba? con su almohada hecha de hierbas caseras, silencio y saudades; de perfume hipnótico amniótico óptico cosechado a mano el mismo día de estreno; estreno que nunca llegó, o pasó de largo como esta agua de arroyo a paso de hormiga, tenaz tenaza

se la acordaba diferente, geografía verde rebelde: memoria emotiva del agua, su danza par en los diamantes susurrando fertilidad, reconcertando fronteras nuevas cada vez; antes de ir de lleno, se sienta a cierta distancia para dejar que sus raíces aspiren los bordes del agua, desde los ojos primero

febrero-orfebre-respirabril, su libra áspera, mayo a las cinco de la tarde en otras latitudes, qué increíblemente otros los colores que se van naciendo cuando arroya; luego cruza las piernas, se tiende de costado y mientras una bocanada honda le verdea un halo, su bolsillo acusa los almanaques de piedra; el aire de la mañana le palmea las mejillas como aquel brocal de agua que describiera como esa eternidad absoluta

revisa sus bolsillos y va apilando los meses, montañita parsimonia; los mira: payanca, tótem, punta de flecha, mejor sapito ahora que arroyó, pero no todavía

parecen pasar milenios, abre los ojos, ya barba, el césped que ha crecido mientras, le impide despegarse en el primer intento; ríe en silencio, aparta lo verde del silicio y lo sostiene un momento entre las manos, imposible saber qué mes es cada piedra, nominar la espera, el tiempo, lo indeclinablemente indecible

"almanaques cuchillas(*)", piensa; payanca, tótem, de perfil empuñando la flecha hacia lo eterno: en sus ojos el agua, ahora

todo el tiempo cabe en la mano izquierda, toma un mes sin saber su nombre, examina su textura que afila un poco el sol enero arena, calcula la superficie más plana y en un chasquido suficiente:

diciembre encuentra su propio calendario al otro lado, después de caminar sobre el agua, y saludarlo

.
.
.


(*) las cuchillas son un accidente geográfico propio de la mesopotamia argentina, especie de montañas que ondulan el paisaje entrerriano; las dos más grandes /de Montiel y Grande/ están paralelas, en el centro de la provincia, semejantes a una doble columna dorsal verde que constituyen una divisoria de aguas para los ríos que desembocan en el Paraná y los que lo hacen en el Uruguay.