---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (25) 11uv1a (29) 2008 (1) 35k4m45 (29) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (25) 50n3705 (22) 7i3rra (13) a mano alzada (60) A ras de Lengua (25) A7ulej0s (16) A8ua (41) AB3C3D4R10 (6) ACacia (17) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (20) Alas (20) Amanecer (21) Amar1ll0 (27) Ár80l35 (23) Arcanos (39) área de Lino (16) Argelado (26) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (35) B3lls (23) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (3) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (24) ByN (19) c0n 5an8r3 (20) C4ndy-C4r4m3L1a (10) cabos sueltos (26) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (15) Erotozoo (43) Espejos (22) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (20) Five Hundred Thousand Fingers (18) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (18) message in a bottle (12) minimal (14) N38rur45 (17) Naufra8105 (16) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (8) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (21) Plumifacencias (15) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (48) Rubí (2) S3ñas D3l su3ño (17) sal (9) Salina Grande (2) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (19) Sinceralia (10) SiSm0g0ní45 (20) Smellin RandoM deVice (10) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (27) SuCesión (19) Surreal (29) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (18) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (35) TXTosterona (8) un dedo (36) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (19) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (10) Verano (21) Verdores (48) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

sábado, 19 de octubre de 2013

El libro de la lluvia (frag.)

.
.
.

.
.
.

Pacen el día y su transparencia. Es un escándalo verlos desplegar su escaramuza de tréboles por el hocico, después de que la furia del agua se haya llevado esa tertulia desatada de demonios. La lluvia era ciudad, no un hecho dado. Y en esa lluvia había huellas de seres, dos manos dictando contornos de hojarasca, y un impulso que se aplaca al tiempo como se repite el agua. Creés que la piel es un accidente en lo oscuro porque nomás la luz sabe decirla, y la dice tarde, mal, cuando ya no sirve. Y te tientas a nombrarla con los charcos de guirnaldas a que te queda gusto, y sus frutas y sus ranas. Y emulas la picazón del destiempo, esa pizca de insalvable distancia, tan tarde como los párpados luego de amamantar la luz vuelven a sus dominios para alumbrar pájaros ciegos, solos, sombras a través. Te sentás a cazar el instante de la lluvia como si allí pudieras retener la corona que te duele; como si con ella pudieras escurrir lo pez de tu perfume y supieras clavar tu cuerpo de mariposa a estrenar hasta llenar el barbecho de tu espalda con brotes azules. Y espejarte, verte así espejándote dormidamente despierta, espejarte, espejarte, espejarte hasta que duela el vacío de aquel momento cuando tu nombre era cada gota que te dibujaba gozada de vos misma en cada vidrio de casa.
















martes, 15 de octubre de 2013

Cadáver Cuarenta

.
.
.
con Marina Kohon
.
.
.

.
.
.






XL


se hunde en lo opaco
adquiere permanencia
trazo de un lenguaje nuestro
raíz de las manos


amanecen sus bordes de felpa y plomo
en la ondulación onírica del pulso
que se esfuma antes de dejarse ver
y me trasciende


papel en el que busco tus contornos
donde las letras comen
con ardua lentitud de caracol
mi centro


y celebro a ojos cerrados el silencio.


.
.
.


NADA (*)

Hugo Mujica (Arg.) y "Coco"  Rigoberto Rodríguez Entenza (Cuba) en el 10º Festival Mundial de Poesía (Capítulo Barinas)




Sobre los coches de la fiesta, hermano
vaga el cisquillo de luz. Sobre los rostros
la tenue razón, la equidad elemental de los delirios.

Vaga el que como un barco se sienta
en su corazón y sale al mar de hojas blancas.
Como un verdugo lee las cartas, los acertijos
de un viejo anclado junto a su tos.
Vaga, hermano, el aire de otros siglos
en el soplo del tiempo del clamor aniquilado
en las horas de Dios bajo los cedros.
Nosotros nos posamos en la rama
al son de su tímido ulular.

Allí bostezamos el nuevo conteo de las ganancias.
Nada nos pertenece pero igual intentamos
cambiar los metales de un saco para otro
de un tiempo para un libro de números contiguos.

Lo hacemos con entusiasmo
como los antiguos mancebos ponían sus besos
en las bocas que llegaban al anochecer
solo por sentir el roce de otra vida.



(*) Del libro "Se fue anoche", de Rigoberto Rodríguez Entenza, Premio Fundación de la Ciudad, Matanzas 2008 (Ediciones Matanzas, 2009).

5 : 33 am




.
.
.




el tren te trae un tramo al trote, después brotás en un temblor de truenos que no deja ni cerrar los ojos, mientras el humo de mi cigarro emula el sabor de tus contornos a las tres de la mañana. papilas & pupilas pierden su pulso por palpitar el son de esa vía láctea desde tu boca al ombligo







.
.
.




5 : 25 am

.
.
.





: la mano tiembla. La puerta que se abre. Y en los dedos arden mil veranos.

los últimos coletazos del sueño fueron a parar a la toalla verde, estampido pegajoso a pulso; ahí quedó su gota de sangre ovalada, lerda, con gusto a notedoymásnada, entonces los ojos paren jirafas funambulistas; el tiempo hace crunch mil veces, doblado en un paquete vacío de yerba mientras el agua, hecha humo, echa echa y echa siluetas entreveradas de dos cuerpos que por dos horas y de a dos cardos siembran en las cosas que le quedan alrededor: buen día gota, secáte la cara con lo que dejó el pescado en la toalla verde, a ver si así salís al día oliendo a tu sueño, todavía coleteando plena vida…

.
.
.