---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (25) 11uv1a (29) 2008 (1) 35k4m45 (29) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (25) 50n3705 (22) 7i3rra (13) a mano alzada (60) A ras de Lengua (25) A7ulej0s (16) A8ua (41) AB3C3D4R10 (6) ACacia (17) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (20) Alas (20) Amanecer (21) Amar1ll0 (27) Ár80l35 (23) Arcanos (39) área de Lino (16) Argelado (26) Atar-de-Seres (7) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (35) B3lls (23) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (3) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (24) ByN (19) c0n 5an8r3 (20) C4ndy-C4r4m3L1a (10) cabos sueltos (26) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (20) cicatrices (46) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (12) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (11) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (23) de/s/memorias (19) Decinas (1) dedos húmedos (23) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (19) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (15) Erotozoo (43) Espejos (22) F0705 (19) f10re5 (22) fantomloop (20) Five Hundred Thousand Fingers (18) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (19) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (15) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (27) Lun35 (12) Luna (16) M4n05 (25) MDQ (18) message in a bottle (12) minimal (14) N38rur45 (17) Naufra8105 (16) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (15) Orugas (8) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (21) Plumifacencias (15) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (53) Roturas varias (48) Rubí (2) S3ñas D3l su3ño (17) sal (9) Salina Grande (2) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (19) Sinceralia (10) SiSm0g0ní45 (20) Smellin RandoM deVice (10) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (27) SuCesión (19) Surreal (29) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (18) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (35) TXTosterona (8) un dedo (36) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (19) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (10) Verano (21) Verdores (48) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

domingo, 25 de diciembre de 2011

Segundo Aniversario

    Se están cumpliendo dos años de la apertura de este espacio. Por ahí este año  la Beat ÁCara no funcionó tal cual lo planeado, más bien fue dejando poemas a medio terminar o fragmentos de borradores. Este año estuve vago para leer a los amigos blogosféricos, aduzco falta de tiempo, pero no de manera justificatoria. Haciendo una especie de pequeño balance porque en estas fechas se impone, o sale, hacerlo, hubo de cal y de arena. Siempre las dobles lecturas que se aplican a todo, como desde inmemoriales tiempos teoripracticaban los clásicos:

                                                           Jano, el dios bifronte...

                                                                                                 Bueno, no voy a detallar mucho, pero en el último tercio del año la balanza se inclinó terriblemente hacia lo negativo, y se fue complicando escalar la cuesta y dedicarle tiempo-pasión-trabajo a este espacio.

      Así que voy a resumirestas dos caras con canciones, cada uno sabrá en qué columna va. Desde ya, muchas gracias a todos/toditos por compartir esta terminal virtual bastante haragana. Vaya un abrazo largo y lleno de pulsión para cada uno de ustedes y sus allegados. Con los mejores deseos (¡pero qué frase odiosa!)de que el año que viene sigan adelante con energía y laburo fuerte en cada una de las actividades que emprendan.





/AC-/

viernes, 9 de diciembre de 2011

Instantes de un castillo de arena, Arnaldo Calveyra

Arnaldo Calveyra nació en Mansilla, Entre Ríos, Argentina, en 1929.


Poeta, dramaturgo, novelista y licenciado en Letras en la Universidad de La Plata, reside en Paris desde 1961.

En 1956 publica poemas en Sur ; durante 1959, luego de su primera estancia en París se publica El diputado está triste, ópera prima en teatro (Ed. Leonardo) y su primer libro de poemas Cartas para que la alegría (Cooperativa impresora y Distribuidora). En 1969 Gallimard publica la obra de teatro Moctezuma. Durante 1971 viaja a Inglaterra y estudia Shakespeare junto a Peter Brook. Durante 1989 Actes Sud traduce y publica su novela La Cama de Aurelia, editada en castellano por Plaza y Janés de Barcelona. El hombre de Luxemburgo inaugura la colección de poesía de Editorial Tusquets Nuevos textos sagrados (Barcelona).

En Argentina publica Cartas para que la alegría (1988) e Iguana iguana en Libros de Tierra Firme; Morse (Mate, 1999); Libro de las mariposas (Alción, 2001); Diario del fumigador de guardia (Vox, 2002); El origen de la Luz (Sudamericana, 2004) y Poemas (Eloisa Cartonera, 2004). La Editorial Adriana Hidalgo publicará en breve Maizal del gregoriano (publicado en Actes Sud en 2003).Su ensayo Si la Argentina fuera una novela fue publicado por editorial Simurg en el año 2000.




dos promesas en París...









Instantes de un castillo de arena





                                                             Lo teníamos con una mano. Sin caer superficie apagada por las

                                                             orillas tornasoleadas de la lengua. Por hablarnos casi, murallita

                                                             entretenida en el sol demasiado. Te abriré una puerta, una ventana,

una bajamar de aldea.



                                                             El mar, la carretera nacional. Ni parada ni tiesa. A tocar con

estos ojos.



                                                             En vano unos niños se lo han pedido al mar. Entra, se instala.

                                                             Napoleón paralítico que destroza. Canta. La sal, el torreón, la

bandera.



                                                             Escúchalo.

Nosotros.



                                                            Una niñita basta, consigue atravesarlo, encuentra las cocinas.



                                                            Cantamos una marsellesa en el desastre. No lo para. Se cae en

pedazos el puente levadizo.



                                                            Difícil tiempo.



Encuentro aquel esqueleto del sol extraviado en los años.



                                                            No, no volveremos.



                                                            El agua vertical de la ola color viento. Lejos, ¿por qué no todo

el mar?







Una escoba siete mares, el mar.



                                                            La bandera era lo que más queríamos, lo que más nos gustaba,

la bandera incolor en la luz.







Mañana por la mañana






.
.
.

Cadáver XXIX, con Marina Cecilia Kohon

.
.
.
camino de hormigas es lo único que desanda 
las rutas del azúcar
.
.
.

.
.
.

XXIX


Necesito que corras

contra la quintaesencia del desencuentro

contra sus pies de gelatina

y su sisa entrecortada



¿Dormirarte empedrar

soledad adrede? ¿O dejar que las alas vistan

y revistan el portal cerrado

para ceder a la sed?



Te pido, que ala-dredes el sueño

y despiedres el portal

para que alunicemos soles

y solunicemos lunas



Sólo si por fin dejás reinar en tu cara

jardines del edén

y tu piel nenúfar plenamente sigue a tus pies

que mudos torean torturas chinas





Sería abrirme de mí

para dibujar el cero de un inicio

vestirme derramada

emparedar al miedo.


.
.
.

Caminaba el hombre, Arnaldo Calveyra

La infancia es el solo país, como una lluvia primera/ de la que nunca,

enteramente, nos secamos.

Juan José Saer



Cosas que me pasaron durante la infancia me están sucediendo recién ahora.

Arnaldo Calveyra





Caminaba el hombre



Caminaba el hombre

llevado por su estrella,

no diferente al yuyo

que al agacharse

toca con la mano



hombre

atendido por su estrella,

forma dulce de tierra

por cuestas de retama



de loma en loma

hablado por los pájaros



herido por cinco pies de

tierra



como las nubes errantes

busca arroyos

donde aliviarse,

reflejarse



y la vara de nardo

de la luz

que lo conversa



brillante de verde

de hondonada



olías a

lentamente tierra,

la tierra curva

de Entre Ríos



llegada de su noche

una lumbre siempre pronta

que lo entibia



el hombre, el doble de su estrella

atraído por su sol



¿dónde los cinco pies

de tierra

que lo exaltan

en la voz de la calandria?



creencia dulce de senderos


.
.
.




.
.
.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Implosión 11/11

.
.
.
acoplamiento de manos
del litoral hacia contornos concéntricos
tanteo al tuntún  entre tambores y ditirambo ecuestre
/grafito infame, 7:99/

.
.
.

.
.
.

                                - SIO -


Primavera huele a patio

luz que baila

y brilla brailles breves-dérmicos




                                   a contraluz de siesta por ventana,

                                                                                     agujero solo

                              Albor hirviente: su desagio, su crescencia dactilar

                         Árbol ir verte, sud adagio zumo

                                                                          herencia para ansiar





                                - IMI -

Cadencia busca sentar tu imagen única al pie del árbol que nos miró dormir

                       sonajes de páramo fertilizado

                                 a ímpetus

                                                     de pies y de pupilas

                                          cadencia candente de sobremesa en una piedra

                                                                                                       un aire

                                                                                                una madera

                                         bautizados con ungüentos de sacralización innata






Cadencia quiere cantarse entre tus labios con idioma apretado entre dientes

                                                                                             como alcalino

         poesía suelta entre dedos, algodón, pan de azúcar, libación de avispas

                                      zumbando redobles retumbantes, tambor tumbado

                                            ojos apenas bebiendo líneas

                                                      plata sobre negro

       negro, pana negra, vago telón de fondo para la danza

                                                                       magamente maga


                                 - MON -

             retreta estival de yerba mate

             te canta cadencias forestales en plena flor

             canta té rojo la mengua

                                       sinuosa sierpe siente sabor umbroso

                                                tanto aleteo entre-piernas





             flor del pago, linimento, moneda viva tributa cosmos
            
             al arco iris

                               que se funde con las pieles de entreverse

                                           entreverados a la vera de otra luz


             más azul que azul




Semblante hasta acechanza; adivinar en el revés de párpados

tacto dócil de la esencia

                                        aquilatada & láctea

                 esquinas y fugaces guturales

                               nos miran gastarnos a garganta llena




Color humano, hueso y polvo por los cardos

recién nacidos del verano

semilla seminal




curva de luz bebe rocío en la comisura de los ojos

                                              ruido contra la ventana

             que está entre la cama negra & el arroyo




arrorró lascivo de piel picante relegada

                     desnudos escribiendo páginas de cenizas

      que al morir se nacen y se nutren sin espejos

                 con gusto inolvidable

                        a l   ú t e r o   e n c a p o t a d o   d e   l a   n o c h e


.
.
.

C a d á v e r X X V I I I (inalámbrico)

.
.
.  /  con Marina Kohon  /

Sort of experimental "snow" instead of Cherries in the Snow, by Vanessa Daou


.
.
.

.
.
.

cenizas y escamas

canicas pendulares

del destino que bordea tus pies



cae como granos de arena

con la marca en tiempo de destierro

                   sisean eses de la lejanía



nieve- lava- nieve

va la espuma

hasta el borde de tus labios



estallido de las dimensiones

fuego artificial a mi pensamiento

              que remite en un vacío



horizonte cielo abierto

la mano queda

vacío titila detrás de tus ojos



nieve- lava- nieve

gotean los dedos

en ese lugar de mi pecho.

 
.
.
.

C a d á v e r X X V I I

.
.
.
con Marina Kohon again, both spittin salitre...



saber, poder caber apenas en la cresta
del próximo fugacísimo momento:
estirar la mano hasta rozarlo
/grafito infame, 7:77/
.
.
.

.
.
.

detrás de la sombra hecha redes

esconde su rostro de loba



un hálito de humo

opaca visiones de la mueca



echa redes

antes que los hilos

calen espumas en los labios

agita chispas, aspira el aquelarre de la noche

quema el nombre del macho



un grito le aúlla a a negrura

mientras sacude olores a los ojos

detrás de otros

y de los rostros impasibles



no celebra la muerte del recuerdo

entre cenizas lo entierra

en ese límite difuso

entre tierra y cielo

junto va su pelambre de fémina herida



corre, se aleja

aúlla y huye

escupe magias

implora arcanos para

no traicionar sus propias huellas.

.
.
.