---V0C35--- (26) //0La5// (21) 07r05 4u70r35 (69) 0jo5 (27) 11uv1a (32) 2008 (2) 35k4m45 (31) 35Qu1na (12) 3n Ca5a (28) 50n3705 (22) 7i3rra (13) a mano alzada (61) A ras de Lengua (26) A7ulej0s (16) A8ua (43) AB3C3D4R10 (6) ACacia (18) Acaró71c0 (42) AiR3 (27) al80r35 (21) Alas (21) Amanecer (25) Amar1ll0 (30) Ár80l35 (24) Arcanos (40) área de Lino (16) Argelado (27) Atar-de-Seres (8) Autoparlante (15) AV35 (25) Azulapislázuli (37) B3lls (23) Ba-húles (29) barcos (24) Big Bang Baby. (5) Bilingual (16) bocetos (38) Breviario (53) Burning Blues (27) ByN (19) c0n 5an8r3 (22) C4ndy-C4r4m3L1a (11) cabos sueltos (28) Caducho (2) canciones (25) Canciones Traducidas (7) carbones rapaces (13) Cárdeno (1) Casas Rurales (5) cegueras (21) cicatrices (47) Cu3n705 (23) D A 2 (49) d-rota (13) D1x10nar10 P3rr0 (11) D3 M4dru84d4-MuyT4rd3 (12) D35ang3l4d0 (15) Da8u3rr071p05 (8) DDJJ (3) de antes (24) de/s/memorias (19) Decinas (2) dedos húmedos (24) DesProsas (3) Deudas Impagas (32) Deudas Pagas (20) El saludo de la lluvia (3) en las nubes (48) Entre Ríos (16) Erotozoo (43) Espejos (23) F0705 (20) f10re5 (23) fantomloop (21) Five Hundred Thousand Fingers (20) Frac/Tales (29) Frases (2) Fu380 (18) g07a5 (18) H13r8a5 (20) H3bra5 (19) H3bra5 para las c1nc0 de la Tarde (16) Haduendes (16) Hu31145 (7) Humar3da (14) Idus de Marzo (3) In Itinere (1) Inner Twitter (7) intertextos (2) IraAmarga (12) jirones (62) Ju3v35 (13) kitch (20) L05 3n735 (2) Le-Prosas... (2) Lilamorados (7) Lit3raTunning (2) LosJuevesYapa (11) LúD1ka (28) Lun35 (12) Luna (17) M4n05 (26) MDQ (18) message in a bottle (13) minimal (15) N38rur45 (17) Naufra8105 (17) noche (59) numeral (56) Ocres (56) Ok7u8r3 (16) Orquideario (16) Orugas (10) P135 (16) paedia (23) Páginas de "La mesa" (Grupo X) (2) para los navegantes (23) Paraná (11) Pé7r3o (27) Peceras (35) perfume (35) Ple8ar1a5 (22) Plumas (22) Plumifacencias (16) PolarOids (2) PostAle´s (3) PR05A1KA (9) Recortes Viejos (6) Recuentos de Marzo (27) reveses (30) rojo (54) Roturas varias (49) Rubí (2) S3ñas D3l su3ño (18) sal (10) Salina Grande (2) saludo-al-aire (8) sarco-sacra (9) serial killed (17) Serie Q (44) SeriePerlas (11) Silencio en fuga (22) Sinceralia (12) SiSm0g0ní45 (22) Smellin RandoM deVice (11) sol (14) soliloquios (51) Solitudes (28) SuCesión (20) Surreal (30) Sylne (2) teorías y conceptos (4) Tiempo (21) Tr3s D3dos (13) trabajos (4) Trípticos (10) tu nombre (36) TXTosterona (8) un dedo (37) urbaNeo (16) V (6) V13rn35 (15) V1g1L145 (21) V480n35 (26) Vademécum (18) Venezuela 2013 (11) Verano (21) Verdores (50) Versalia (60) viajes (49) zzzF3R45 (19)

viernes, 31 de diciembre de 2010

Aniversario de la bitacoreuta acarosa

.
.
.

.
.
.

Por éstos días se está cumpliendo un año, en rigor fue el 13 de diciembre, de la creación de este espacio, un poco quizá por destino y otro por el empujón final de Elsa Gillari un día en el chat. No tengo mucho por decir, o sí, pero muchas veces las palabras no cumplen la función que quisiéramos, entonces decir ésto o aquello no incide mucho finalmente en la cosa.

Sobre todo agradecimiento a los amigos de la blogósfera que pasan, se quedan y siguen andando en éstos, a veces fútiles, a veces sagrados menesteres de la escritura. Los mejores deseos para todos... sí ya sé, un lugar común. Pero también es lógico, inevitable que a cada cierre de ciclo intentemos un balance y un proyecto, una renovación de metas y esas cosas que nos suceden un poco porque sí y mucho por propia elección.

Intentaremos seguir por acá en la medida de lo posible, ya se sabe que el tiempo es como el agua. Fugaz en su apropiación, valioso desde que se hace cada vez más difícil conseguir un poco limpio, caro en su fluir y refrescante de una manera inenarrable una vez que nos es dado disfrutar un poco de ellos.

Así que.

También puede ser que este espacio haya cumplido un ciclo, al menos en la idea inicial de su concepción, pero a falta del tiempo, como ya he dicho, seguirá adelante como eje de todo lo que vaya saliendo. Un poco por eso la innovación de las etiquetas, torpe intento la mayoría de las veces, a modo de acercarse a conceptualizar lo variado de lo que va ocurriendo en lo particular. En alguna medida ha influido que el espacio de Windows Live, antepasado directo de éste, esté por desaparecer. Pero más lo práctico de tener un solo lugar donde depositar lo que se va haciendo. Contradictoria postura en estos tiempos en que lo variado se impone de manera arrolladora. Comunidades Ning, Facebook, Twitter, Blogger, Wordpress, etcétera al cubo. Pero ahí vamos, de cualquier manera seguiremos adelante como pide la locura del ritmo de la vida.

Reitero el agradecimiento a todos por compartir este espacio y a la vez los suyos. Lo humano y lo que trata de acercarse a lo literario. Inútil empezar con los nombres porque siempre alguien queda sin mencionar y no sería justo. Entonces digamos que esto equivale a nombrarte a vos y a vos y a vos y especialmente a vos. Sí, a vos.

Todos en su medida aportan y muchas gracias, de nuevo.


.
.
.

jueves, 30 de diciembre de 2010

esas canciones

.
.
.
querer curar con la música...
qué realidad vestida de sueño
/grafito infame, 2:26/
.
.
.

.
.
.


... todas las canciones que duermen a la vera de voces inolvidables y escuchamos en labios de transeúntes sus remedos; todas esas glosas que se disfrazan de tren y nos van llevando por diferentes estaciones de la vida: una noche, un amor, una noche de amor, una borrachera, un olvido, acaso una cena, ese adiós; a la infancia, a una ofensa, a la desnudez indefensa que disfrutamos

esas canciones que vuelven, que nos miran el alma cuando los párpados de un parlante se despiertan justo mientras pasamos por la vereda del vecino, una esquina poco frecuente, una casa cualquiera

canciones que sabemos de memoria pero extrañamente creíamos olvidadas hasta que su acorde sigiloso, serpiente audible, vino a mordernos la muñeca descuidada y zas, empezamos a cantarla a la par sin darnos cuenta que el veneno no es tan malo como parecía...

melodías simples o de trueno, arpegio y filo, florituras en el aire del verano que nos embolsa la cara para volver a estar en las entrañas de agosto en pleno enero, o al revés; entonces del tren y del ofidio, en un chasquido se van abriendo ventanas, o a través del relumbre de un cd que se cae al piso mientras buscábamos el resúmen del teléfono, de la tarjeta, de la mar en coche...

la radio suele ser una estación de tren; la casualidad un vagón perpendicular que nos aborda a la fuerza

alguien silba afuera, o dice unas palabras que nos hacen recordarlas, peces dorados en el estanque de las horas, oídos de anzuelo, memoria emotiva y alguna letra que te hace pensar:

                          "...puta madre, cómo hubiera querido decirlo así..."

.
.
.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

XXVIII

.
.
.
senderos a fuerza de tanto andar los mismos lados
jauría de minutos al ombligo del sendero
mientras armamos la noche
/grafito infame, 9:59/
.
.
.

.
.
.
XXVIII
.
.
.


de un momento a otro, volvimos a robarle la escalera a dios

y a susurrar rutas insólitas del insomnio de las aves

para inaugurar dinastías inauditas

en donde cruzas tus talones

mientras caminas



¿o danzas?



luego, mirábamos desde lejos la áspera espera

quemarse como vampiro al sol de enero

tirados en este cono de sombras

lerdos lamiendo la espalda

de la hora que se iba


.
.
.

martes, 28 de diciembre de 2010

XXVII

.
.
.

.
.
.

        l a g o

cuya piel flamea escamas de sol


y esa metralla






desnudo llueve el subconsciente


trayendo fotos que creíamos olvidadas






momentos que alimentaron


con sus   m i n u t o s


la carne que erige nuestro presente






instante eterno ante el lago:


líquido ignífugo


por pasillos del laberinto de la memoria






.
.
.

domingo, 26 de diciembre de 2010

puerto y barco

.
.
.


.
.
.


Barcos endebles, barco de papel que botamos luego de que haya cumplido su ciclo de hoja, de haberle escrito todas las palabras de plomo que nos supuraron y pacientemente posterior armado. Bastante después desde la costa lo miramos irse con muchas de las preguntas que nos dejó su silencio urticante: picapalos pertinaces en nuestra nuca... soltarlos sin dolor ni censuras y al final, cuando estén ya en el punto de no retorno a tierra, prenderlos fuego con la colilla del último cigarrillo del día; y exhalar al cielo esa bocanada de humo sintiendo en la quemazón del gusto que todo lo que allí se va es para bien, porque vendrán cosas mejores, o en todo caso, nuevas hojas en blanco a nuestro puerto...

.
.
.

Cadáver XIV (*)

.
.
.
en el medio de la nada, porque no había rastro alguno del hombre
aún hasta allí llegaban los ecos de las campanas
/grafito infame, 4:45/
.
.
.

(*) con Marina Cecilia Kohon
http://poemasenlabahiasalitrosa.blogspot.com/

.
.
.

.
.
.

XIV


.
.
.



Espera fragor de ventanas

mensajes, dedos algodón

tiñiendo un veredicto.



En vano espera

en las manos y en los ojos

le crecen espasmos de caléndulas

órbitas de orquídea escarlata



Su veredicto:



la venia intensamente verde

una lengua lechosa que huele a sus ojos, a sus manos

que crecen la hierba observada a través de la ventana de algodón



espera

todas las señales de los hilos transatlánticos

quiere saber si tiene alguna chance, si sobrevivirá al latido de azaleas

espera y ata sus fetiches, fabrica filamentos que adhiere a las ventanas

espera abandonado en líquido albino y sin sonido

espera

espera

su veredicto.

 
.
.
.

nada

.
.
.

.
.
.

absolutamente nada

ni las hojas más inverosímiles

ni el más inolvidable de los perfumes

ni el amanecer, aquel, de entonces



nada nada



ni siquiera los recuerdos más antiguos

cincelando siglos antes la memoria

al abrigo de impacientes párpados

ni la luna, ni la noche, ni la lluvia

ni yo mismo



nada, nada… nada

abrirá este nicho abovedado

dentro del pecho

esta muerte peor, porque es en vida

mi propia vida



nada nada, nada de nada



salvo alguna casual y breve chispa

/fragor de estragos/

de la luz de tu mirada

.
.
.

Ave Iulius --- Pentacortazariana

.
.
.


.
.
.


Cinco poemas para Cris, de Julio Florencio Cortázar




I



Ya mucho más allá del mezzo

«camin di nostra vita»

existe un territorio del amor

un laberinto más mental que mítico

donde es posible ser

lentamente dichoso

sin el hilo de Ariadna delirante

si espumas ni sábanas ni muslos.



Todo se cumple en un reflejo de crepúsculo

tu pelo tu perfume tu saliva.

Y allí del otro lado te poseo

mientras tú juegas con tu amiga

los juegos de la noche.







II



En realidad poco me importa

que tus senos se duerman

en la azul simetría de otros senos.

Yo los hubiera hollado

con la cosquilla de mi roce

y te hubieras reído justamente

cuando lo necesario y esperable

era que sollozaras.







III



Sé muy bien lo que ganas

cuando te pierdes en el goce.

Porque es exactamente

lo que yo habría sentido.





IV



La justa errata

habernos encontrado al final del día

en un paseo púbico.







V



Me gustaría que creyeras

que esto es el irrisorio juego

de las compensaciones

con que consuelo esta distancia.

Sigue entonces danzando

en el espejo de otro cuerpo

después de haber sonreído

apenas

para mí.
 
.
.
.

Forma y fondo

.


.

.

Sería suficiente metro y rima

para dar vida autónoma a lo escrito;

el mensaje final no es más que un mito,

esencial y escindida, endeble cima



la técnica es vital para que imprima

su sello entre resortes infinitos

al lector, quien intuye en estos ritos

un caballo de Troya y su tarima...



discusión visceral: ¿es forma o base

lo que impide al poema que fracase?

¡es la mezcla, el sabor de los matices!



y al leer ser capaz que un ángel pase

como una breve brisa se deslice

de regreso a lo simple, las raíces

.

.

Lucas, sus sonetos (*)

.
.
.
(*) Transcripto de "Cuentos Completos / 3", Julio Cortázar (Punto de Lectura, Argentina, 2008) porque tenemos unos días para dedicar a la mismísima nada. Hay Crítica-Teoría Poética, intertextualidad, traducción, reescritura, notas, recreaciones de formatos aparentemente fijos e infranqueables, lúdica. En fin, más fresco que un jugo de naranjas recién exprimidas para duchar el cerebro en este crudísimo verano. Arrivederci!

.
.
.


.
.
.


      Con la misma henchida satisfacción de una gallina, de tanto en tanto Lucas pone un soneto. Nadie se extrañe: huevo y soneto se parecen por lo riguroso, lo acabado, lo terso, lo frágilmente duro. Efímeros, incalculables, el tiempo y algo como la fatalidad los reiteran, idénticos y monótonos y perfectos.

      Así, a lo muy largo de su vida Lucas ha puesto algunas docenas de sonetos, todos excelentes y algunos decididamente geniales. Aunque el rigor y lo cerrado de la forma no dejan mayor espacio para la innovación, su estro (en primera y también en segunda acepción) ha tratado de verter vino nuevo en odre viejo, apurando las aliteraciones y los ritmos, sin hablar de esa vieja maniática, la rima, a la cual le ha hecho hacer cosas tan extenuantes como aparear a Drácula con mácula. Pero hace ya tiempo que Lucas se cansó de operar internamente en el soneto y decidió enriquecerlo en su estructura misma, cosa aparentemente demencial dada la inflexibilidad quitinosa de este cangrejo de catorce patas.

      Así nació el Zipper Sonnet, título que revela culpable indulgencia hacia las infiltraciones anglosajonas en nuestra literatura, pero que Lucas esgrimió después de considerar que el término "cierre relámpago" era penetrantemente estúpido, y que "cierre de cremallera" no mejoraba la situación. El lector habrá comprendido que este soneto puede y debe leerse como quien sube y baja un "zipper", lo que ya está bien, pero que además la lectura de abajo arriba no da precisamente




                                                                       139



lo mismo que la de arriba abajo, resultado más bien obvio como intención, pero difícil como escritura.

      A Lucas lo asombra un poco que cualquiera de las dos lecturas den (o en todo caso le den) una impresión de naturalidad, de por supuesto, de pero claro, de elementary my dear Watson, cuando para decir la verdad la fabricación del soneto le llevó un tiempo loco. Como causalidad y temporalidad son omnímodas en cualquier discurso apenas se quiere comunicar un significado complejo, digamos el contenido de un cuarteto, su lectura patas arriba pierde toda coherencia aunque cree imágenes o relaciones nuevas, ya que fallan los nexos sintácticos y los pasajes que la lógica del discurso exige incluso en las asociaciones más ilógicas. Para lograr puentes y pasajes fue preciso que la inspiración funcionara de manera pendular, dejando ir y venir el desarrollo del poema a razón de dos o a lo más tres versos, probándolos apenas salidos de la pluma (Lucas pone sonetos con pluma, otra semejanza con la gallina) para ver si después de haber bajado la escalera se podía subirla sin tropezones nefandos. El hic es que catorce peldaños son muchos peldaños, y este Zipper Sonnet tiene en todo caso el mérito de una perseverancia maniática, cien veces rota por palabrotas y desalientos y bollos de papel al canasto pluf.

      Pero al final, hosanna, helo aquí al Zipper Sonnet que sólo espera del lector, aparte de la admiración, que establezca mental y respiratoriamente la puntuación, ya que si ésta figurara con sus signos no habría modo de pasar los peldaños sin tropezar feo.



                                               ZIPPER SONNET

                                   de arriba abajo o bien de abajo arriba
                                   este camino lleva hacia sí mismo
                                   simulacro de cima ante el abismo
                                   árbol que se levanta o de derriba



                                                               140



                                   quien en la alterna imagen lo conciba
                                   será el poeta de este paroxismo
                                   en un amanecer de cataclismo
                                   náufrago que a la arena al fin arriba

                                   vanamente eludiendo su reflejo
                                   antagonista de la simetría
                                   para llegar hasta el dorado gajo
            
                                   visionario amarrándose a un espejo
                                   obstinado hacedor de la poesía
                                   de abajo arriba o bien de arriba abajo


      ¿Verdad que funciona? ¿Verdad que es -que son- bello(s)?

       Preguntas de esta índole hacíase Lucas trepando y descolgándose a y de los catorce versos resbalantes y metamorfoseantes, cuando hete aquí que apenas había terminado de esponjarse satisfecho como toda gallina que ha puesto su huevo tras meritorio empujón retropulsor, desembarcó procedente de Sâo Paulo su amigo el poeta Haroldo de Campos, a quien toda combinatoria semántica exalta a niveles tumultuosos, razón por la cual pocos días después Lucas vio con maravillada estupefacción su soneto vertido al portugués y considerablemente mejorado como podrá verificarse a continuación:


                                ZIPPER SONNET


                          de cima abaixo ou jà de baixo acima
                          este caminho é o mesmo em seu tropismo
                          simulacro de cimo frente o abismo
                          árvore que ora alteia ora declina

                          quem na dupla figura assim o imprima
                          será o poeta deste paroxismo
                         


           
                                                    141




                           num desanoitecer de cataclismo
                           náufrago que na areia ao fim reclina

                           iludido a eludir o seu reflexo
                           contraventor da própria simetria
                           ao ramo de ouro erguendo o alterno braço

                           visionário a que o espelho empresta um nexo
                           refator contumaz desta poesia
                           de baixo acima o já de cima abaixo


"Como verás", le escribía Haroldo, "no es verdaderamente una versión: más bien una "contraversión" muy llena de licencias. Como no pude obtener una rima consonante adecuada para acima (arriba), cambié la convención legalista del soneto y establecí una rima asonante, reforzada por la casi homofonía de los sonidos nasales m y n (aciMA y decliNA). Para justificarme (prepararme un alibi) repetí el procedimiento infractor en los puntos correpondientes de la segunda estrofa (escamoteo vicioso, trastocado por una seudosimetría también perversa)".

      A esta altura de la carta Lucas empezó a decirse que sus fatigas zipperianas eran poca cosa frente a las de quien se había impuesto la tarea de rehacer lusitanamente una escalera de peldaños castellanos. Trujamán veterano, estaba en condiciones de valorar el montaje operado por Haroldo; un bello juego poético inicial se potenciaba y ahora, cosa igualmente bella, Lucas podía saborear su soneto sin la inevitable derogación que significa ser el autor y tender por lo tanto e insensatamente a la modestia y a la autocrítica. Nunca se le hubiera ocurrido publicar su soneto con notas, pero en cambio le encantó reproducir las de Haroldo, que de alguna manera parafraseaban sus propias dificultades a la hora de escribirlo. "En los tercetos", continuaba Haroldo, "dejo firmada (confesada y atestiguada) mi infelix culpa dragománica (N.B.: dragomaníaca).


                                                                       142


El "antagonista" de tu soneto es ahora explícitamente un "contraventor", el "obstinado hacedor de la poesía", un re-fator contumaz (sin pérdida de la connotación forense...) desta poesía (de este poema, del Zipper Sonnet). Última signatura del échec impuni: braço (brazo) rimando imperfectamente con abaixo (abajo) en los versos terminales de los dos tercetos. Hay también un adjetivo "migratorio": alterna, que salta del primer verso de tu segunda estrofa ("alterna imagen") para insinuarse en el último de mi terceto segundo, "alterno braço" (¿el gesto del traductor como otredad irredenta y duplicidad irrisoria?)".

      En el balance final de este sutil trabajo de Aracné, agregaba Haroldo: "la métrica, la autonomía de los sintagmas, la zip-lectura al revés, sin embargo, quedaron a salvo sobre las ruinas del vencido (aunque no convencido) traditraduttore; quien así, "derridianamente", por no poder sobrepasarlas, difiere sus diferencias (différences)...".

      También Lucas había diferido sus diferencias, porque si un soneto es de por sí una relojería que sólo excepcionalmente alcanza a dar la hora justa de la poesía, un zipper sonnet reclama por un lado el decurso temporal corriente y por otro la cuenta al revés, que lanzarán respectivamente una botella al mar y un cohete al espacio. Ahora, con la biopsia operada por Haroldo de Campos en su carta, podría tenerse una idea de la máquina; ahora se podía publicar el doble zipper  argentino-brasileño sin irrumpir en la pedantería. Animado, optimista, mishkinianamente idiota como siempre, Lucas empezó a soñar con otro zipper sonnet cuya doble lectura fuera una contradicción recíproca y a la vez fundación de una tercera lectura posible. A lo mejor alcanzará a escribirlo; por ahora el balance es una lluvia de bollos de papel, vasos vacíos y ceniceros llenos. Pero de cosas así se alimenta la poesía, y en una de ésas quién te dice, o le dice a un tercero que recogerá esa esperanza para una vez más colmar, calmar a Violante.




                                                            143


.
.
.


sábado, 25 de diciembre de 2010

más poesía entrerriana todavía

.
.
.


Alfredo Veiravé nació en 1928 y murió en 1991




Radar en la tormenta



Y alguna vez, no siempre, guiado por el radar

el poema aterriza en la pista, a ciegas,

(entre relámpagos)

carretea bajo la lluvia, y al detener sus turbinas, descienden

de él, pasajeros aliviados de la muerte:

las palabras.



(De “Historia natural”, 1980)





Aunque nos citáramos por teléfono



Me asombró esta noticia científica: frente a la inmensidad

del Cosmos, todo parece frívolo, las preocupaciones humanas insignificantes.

Y realmente me obligó a cerrar el libro de Sagan esta otra: si nos soltaran

al azar dentro del espacio cósmico más escéptico

la probabilidad de que nos encontráramos

sería inferior a una parte entre

mil millones de billones de billones (10 33).

No obstante, mientras encendía el fuego de la chimenea,

tuve la esperanza de que girando lentamente entre islas estelares

una vez, cada 250 millones de años, una tarde fría de otoño

con lloviznas, yo podría pasar al lado tuyo, cuando solitaria,

tomas el lento whisky de la noche oscura, a 40 millones de años luz de Resistencia.



(De “Radar en la tormenta”, 1985)







AVISO A LOS NAVEGANTES



Escribe el poema y déjalo dormir entre los otros

colócalo en el freezer, de costado para que no ocupe

mucho

lugar en la heladera como aconsejaba Catulo;

después de un tiempo, una mañana cuando te levantes

con electricidad en los cabellos y sientas que él

te llama con una voz que se oye en la cabeza

y que es la de otro poeta más querido que tú,

vuelve a leerlo como si fuera ajeno

y sabrás si vale la pena corregirlo o romperlo,

o tocarlo para saber si aún está vivo.

No dejes que interfieran los otros escritos bajo

otras circunstancias psicoanalíticas de lo real, lo

simbólico o lo imaginario,

y sabrás qué cosas dice de aquello que no está

escrito.

Entonces si ese espacio vacío está lleno

sálvalo de la destrucción y engendra una fuerte

convicción sin pensar

en otra cosa que no sea el ritmo sagrado de los

planetas.




.
.
.

más poesía entrerriana

.
.
.

Carlos Alberto Álvarez nació en 1917 y murió en 1986. Su obra fue seleccionada, compilada y editada por Juan Manuel Alfaro.









MI CASA



Yo viví en una casa dibujada

con un lápiz azul tan parecido

al azul de la alfalfa, azul florido,

como al naciente azul de la alborada.



He perdido en el cielo mi morada...

Y de azul en azul ando perdido,

buscando aquel portal que está escondido

para el azul total de la mirada.



Y como no lo encuentro, voy doliente

de glicina a linar, de fuente en fuente,

sólo con mi esperanza por posada.



Picaflores, abejas, mariposas:

ayudadme a buscar entre las rosas

mi casa en tanto azul traspapelada.



(De “Donde el tiempo es árbol”, 1973)



.
.
.

A fuego lento, de Facundo Burgos /Mendoza/

.
.
.


.
.
.

Las líneas de la mano, Julio Cortázar, en "Historias de Cronopios y de Famas"

.
.
.



.
.
.

Cadáver XIII (*)

.
.
.
enchanting Orpheus: had made us eternal eyes
give us a crown now with this baptism
/grafito infame, 12:12/

.
.
.

(*) Con Marina Cecilia Kohon
http://poemasenlabahiasalitrosa.blogspot.com/

.
.
.


.
.
.
XIII
.
.
.


sobre un sueño:

sin sudar señales satinadas

sabríamos destejer lo que no atañe

a estas hebras libertarias de lo abstracto

que despintan tus escamas olvidadas en otoño



sumar sapiencias y sabotear al sacrificio

sanar las suertes ascender las cimas

dejar de socavar los esquineros

aferrarnos al solsticio

abrigarnos:

con el sueño



y que un párpado despliéguenos enormes

entre albores de mirarnos a los ojos

como un fuego de frontera:

santo y seña



sabríamos atar nuestras retinas...



a pesar de todas las Babeles

decodificarnos en su hebra

y someternos sumisos

a la realidad del sueño.

 
.
.
.

Cadáver XII (*)

.
.
.
vamos en formación v y nos turnamos para cortar el viento
así y todo, algunos quedan de camino en cada viaje
/grafito infame, 5:86/
.
.
.


(*) con Marina Cecilia Kohon
http://poemasenlabahiasalitrosa.blogspot.com/

.
.
.



.
.
.
XII

.
.
.
luces de intrigas de una costa

una sonoridad inexistente

de la hora de la cadencia muda

que se cuelga, se nos cuelga



luces de la lucha interna, angosta

espasmos del cataclismo

las bocas de piedra:

ramas del pelo



luces que abrevan lento

toda la herrumbe

ríos de lava, bocas de piedra



lava y luz que nos asura

barros pretéritos

aire soplado a los ojos...

ya sos de piedra, ya sos de piedra



agua en la sed constante de esa frontera

las piedras y agua

magín de soñar el horno

que nos arpegia



tierra, raíz y hojas

/simiente fértil /

vientre de madre que sueña

nombrarte siempre



aire de cocerse el cuerpo

móvil que aferra

el alma caída al horno

como trigales



de agua, de aire y tierra

somos un vuelo,

muñecos en sol mayor

adentro el fuego...


.
.
.

Poesía de Juan Manuel Alfaro

.
.
.

Juan Manuel Alfaro (1955). Poeta y narrador nacido en Nogoyá, provincia de Entre Ríos. Profesor de literatura, fue compilador y prologuista de la obra del poeta lírico entrerriano Carlos Alberto Álvarez. Tiene en su haber el Primer Premio "Rosalina Fernández de Peirotén" de la Asociación Santafesina de Escritores (años 1979 y 1981), el Primer Premio "Orlando Travi" de la Fundación Argentina para la Poesía (Bs. As.1985), por su libro libro de cuentos "La dama del unicornio" el Premio "Fray Mocho" (1988) y por su poemario "Plena palabra" también el "Fray Mocho", en poesía (2002), entre otros galardones no menos importantes. Luis Alberto Ruiz dijo: "Con Juan Manuel Alfaro adviene en Entre Ríos un verdadero nuevo modo verbal de expresar el flotante y secreto contenido del mundo y del ser. [...] Su poesía será siempre distinguible por su personalidad metaforizante incomún". Otros libros de poemas: "Cauce", "La luz viva", "El cielo firme", "La piedra azul".



En ocasión de su esperada visita a los estudiantes del Profesorado de Lengua y Literatura
en en marco de la 9º VPF 2010 /UADER/ miércoles 3 de noviembre de 2010




A cielo y cielo




Verdeante, invicto y con el pecho en cielo,

le daba a mi niñez lo que quería:

pájaro efervescente por el día

Tuve alas para Dios, pies para el suelo.





No digo que volé, pero fui vuelo

y jilguereó mi barro su alegría.

A cielo y cielo y cielo me perdía,

y a cielo me encontraba: a cielo y cielo.



En noches de San Juan fui el encendido,

y a llama y sombra custodié la suerte

de tener un hermano en lo querido.



Y no tengo razón para el desvelo,

porque a cielo viví y no habrá muerte

si la muerte no viene a cielo y cielo.



De "El cielo firme"






*                *                 *               *              *




LA POESÍA DA QUE HABLAR



a Dolores Etchecopar



Afortunadamente,

tras el tope del siglo,

aún la poesía da que hablar.

Ha aprendido a no insolarse con las computadoras,

a procurarse sudarios en las mesas de saldos

y a pasar por un fax su indemne panadero.



Ciudadana ya del siglo veintiuno

monta en pelo este hiato

y se sacude las póstumas pelambres

para lucir las futuras inseminaciones azules.



Llagas más, llagas menos,

sabe que no es ajena a la multitud

y hace cola, como cualquier hijo de vecino,

frente a la ventanilla

donde el viento

extiende a cada uno

su certificado de fantasma.



Y por más que algunas veces

descuelgue algún antiguo ángel de perchero

y escamotee,

con pudor,

una bolsita de lavanda,

no se deja imponer, ya, dietas de crepúsculos

y anda a la intemperie de la historia

a calzón y a cielos y a lenguaje quitados.



La poesía da que hablar

y allá en lo alto,

en la colina milenaria,

aviva un fuego en guardia

para que el hombre

pueda sortear los precipicios sucesivos

y reconocer sus propios pasos

en los remansos del misterio.



 
*           *           *           *           *


LOS FUEGOS
Me gusta hacer los fuegos. He heredado
del suave padre la costumbre leve
de dar lo simple, lo que no conmueve
pero acerca la vida a lo alumbrado.

Me gusta hacer los fuegos y, a tu lado,
darle al invierno mis lanuras breves,
y en esas tardes que hace frío y llueve
leerte limpios versos de Machado.

Me gusta hacer los fuegos. Lo apagado
es cosa de los vientos de allá afuera,
no es algo que cayó de mi costado.

Si me han herido, no me han derribado.
Yo hago los fuegos, y en la primavera
luzco árbol nuevo sobre lo quemado.

.
.
.




Poema compartido antes de que se termine el año; en su último día:



31 de diciembre




El año es otra vez motivo de comentarios,

como lo fue hace justamente un año, pero ahora en otra situación,

sin los privilegios de entonces,

cuando estaba en la boca de todos

y en los abrazos y en los besos

y las palabras “feliz” y “nuevo” parecían que no iban a separársele nunca,

porque él, todo él, era una promesa, una esperanza, un júbilo reunido y generoso

y nadie se hubiera atrevido a pensar que pudiera ser, como los otros, un relámpago inocente;

ahora le estamos contando los minutos

y en vez de tenderle una mano para, al menos, acompañarlo hasta cruzar la calle

le ponemos las quejas, le pasamos la factura

de las horas, de los días en que no pudo complacernos,

le cargamos lo turbio y lo perdido

como si él fuera el culpable de que nuestros propios sueños

no nos reconocieran al pasar por el mundo

y aspiramos sus últimos suspiros,

con un alivio injusto,

como un perfume triste en la memoria.

Porque ahora redoblamos la apuesta

pasándole la carga al que espera para el cambio de guardia,

al que ahora recibe las albricias, las guirnaldas,

al que se abre como un cuaderno nuevo en el primer día de clase

y en el cual no sabemos todavía qué anotar,

qué listado de exigencias le pondremos,

por el momento, utilizando todos los lápices de colores,

por el momento sin sumas y sin restas,

y que después será motivo de comentarios,

ya sin sitial de honor,

con las hojas arrugadas en los bordes

y tachaduras y borrones,

porque cada vez que nos empecinamos en fijarnos en lo fugitivo

se nos da por pasar la vida en limpio

y solemos ser ingratos con nosotros mismos,

no darnos cuenta de las incontables (tal vez pequeñas) maravillas

en las que se ha abierto, tantos días, nuestro corazón.

Es cierto, terriblemente cierto, que hemos tenido golpes de sombra espesa y duradera, pero también es hermosamente cierto que hemos llevado a la boca la vida como una fruta recién arrancada, en su justo dulzor, en su jugo, en su rocío.

Por eso, en este instante en que el año se arregla como puede la corbata

y se para en la vereda

y quiebra un poco el ala del sombrero para que no le vean los ojos,

no le sumemos más noche a lo que va en la espalda,

y cuando los dos se crucen en medio de la calle

levantemos la copa por los dos.

La vida es esto y espera que cantemos.

¡Que cantemos!



Juan Manuel Alfaro

Paraná, 3l de diciembre de 2010

.
.
.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

south side

.
.
.
interminablemente caminar durante días
y que el paisaje traiga solamente
todas las filosas variedades del blanco
/grafito estéril, 2:56/

.
.
.



.
.
.


al sur de todo:

el muro de los lamentos



donde todas las gotas de rocío de las calas

/y cada roca/

 regala sombras

minutos de la hora rota



cuando cada arista de la tarde viene

a sentirse, a sanarse,

a servirse el elixir perlado

que duerme al sur de todo:

en el muro de los lamentos

.
.
.

domingo, 19 de diciembre de 2010

para Nito, un día de éstos, que son los días todos

.
.
.
"Con el Espíritu en el adviento
botá tu barca
al mar de la esperanza
en la brújula
pone rumbo a la felicidad
dejando que tu corazón
haga de timonel"

Nito
.
.
.


.
.
.


en las aguas de los días

varias barcas



la tea de la tuya

me guía entre mares

cuando la bruma de las noches

confunde puerto seguro con sinuosas piedras



de tus velas he aprendido

el oficio de otear el horizonte para perfume

antes que por destino



la resina de tu quilla

cultivada en la misma tierra

que nos alumbró a destiempos

lleva un nudo que anunciaba la amistad

que me has regalado



resina que imprime al barco

olor a casa

y chispea en fogatas compartidas

esa pizca necesaria de silencio

para poder volar



ave que abreva en cubierta

luego de custodiar las cúspides

donde nos subimos a recordar estrellas

y a mojarnos las mejillas con su hado

mejor que para fijarnos por dónde ir



ave antigua:

su nido mora en tu corazón


.
.
.


Rojo.2 /daguerrotipos/

.
.
.

.
.
.


trampa para pájaros que se saben inmunes a la lluvia

dejan a este emplasto metálico sus plumas

y una química de hojas nos arrecia



malecón redundante: sus fronteras

desdibujan contornos de otro rostro

y sacuden la memoria de cobalto

contra un cielo espectral que se nos pierde



entonces a tientas

tartamudeamos la caricia de siempre

atónitos por sentirla edénica



el rectángulo se expone como un ojo

hormigas  de  luz  vuelan a tatuarle

su eterna brevedad de instante



falta el rojo:

tartamudeamos la misma caricia

trampa para pájaros inmunes a la lluvia



.
.
.

Patience /GN´R/ por Velvet Revolver





una canción puede desandarnos largamente, desprender los pólenes y por lo celeste llevarnos: manchas mínimas




1,2... 1,2,3,4

Shed a tear 'cause I'm missing you               Se me cae una lágrima porque te extraño
I'm still alright to smile                                  pero todavía puedo sonreir
Girl, I think about you every day now          querida, ahora cada día pienso en vos

Was a time when I wasn't sure                     Era una época en que no estaba seguro
But you set my mind at ease                         pero vos me aclaraste la mente
There´s no doubt you're in my heart now      no hay duda que ya estás en mi corazón

Said woman take it slow                              Te dije: mujer, calmáte
It'll work itself out fine                                   todo se va a solucionar
All we need is just a little patience                 lo que necesitamos es un poco de paciencia
Said sugar make it slow                                te dije: dulzura, andá despacio
And we'll come together fine                         y vamos a estar bien juntos
All we need is just a little patience                 lo que necesitamos es un poco de paciencia

Patience...                                                     Paciencia...

Sit here on the stairs                                      Me siento acá en la escalera
'Cause I'd rather be alone                              porque preferiría estar sólo
If I can't have you right now                           si no puedo tenerte ya mismo
I'll wait dear                                                   espereraré, querida

Sometimes, I get so tense                              A veces me pongo tan nervioso
But I can't speed up the time                         pero no puedo acelerar el tiempo
But you know, love,                                      y vos sabés, mi amor
there's one more thing to consider                 que hay algo más que considerar

Said woman take it slow                               Te dije: mujer, tomalo con calma
Things will be just fine                                    las cosas van a estar bien
You and I'll just use a little patience                vos y yo tendremos un poco de paciencia
Said sugar take the time                                 te dije: cariño, tomate el tiempo
'Cause the lights are shining bright                   porque las luces brillan plenas
You and I've got what it takes to make it        ambos tenemos lo que se necesita para hacerlo
We won't fake it, Oh I´ll never break it           no lo fingiremos, nunca lo romperé
'Cause I can't take it                                       porque puedo tenerlo

...little patience, mm yeah, ooh yeah,               un poquito de paciencia, sí
Need a little patience, yeah                             necesitamos una pizca de paciencia           
Just a little patience, yeah                                sólo algo de paciencia
Some more patience                                       un tanto más de paciencia

I've been walking these streets at night           anduve caminando por estas calles de noche
Just trying to get it right                                  tratando de entenderlo bien
(Need some patience, yeah)                           (sí, necesito paciencia)
It's hard to see with so many around               es difícil ver con tanta gente alrededor

You know I don't like                                    Sabés que no me gusta andar
being stuck in a crowd                                   clavado entre la multitud
(Could use some patience, yeah)                        (podría tener paciencia)
And the streets don't change but maybe          y las calles no cambian, salvo el nombre

the name       
I ain't got time for the game                             y no tengo tiempo para jugar
'Cause I need you (Patience, yeah)                  porque te necesito (paciencia)
Yeah, yeah well I need you                             Sí, bueno, te necesito
Oh, I need you (Take some patience)              oh, te necesito (tené un poco de paciancia)

Whoa, I need you                                           Te necesito
(Just a little patience is all we need)                  (algo de paciencia es todo lo que precisamos)
Ooh, this ti- me....                                            esta vez te necesito


.
.
.

sábado, 18 de diciembre de 2010

Cadáver XI (*)

.
.
.
volvíamos de lo escarlata de vuelos automáticos
ni siquiera mirar sus ojos, entonces,
para mantener los pies en tierra
/grafito infame, 4:24/

.
.
.
(*)   Con Marina Cecilia Kohon
http://poemasenlabahiasalitrosa.blogspot.com/    

.
.
.


.
.
.

XI
.
.
.


viste las rocas

y luego el zarpazo

quirúrgicoinolvidablemente



nunca se vuelve

un fonema ciego y sordo

porque nunca se deja de sangrar

                             bajo tu uña



viste las rosas

y su desnudez de nudos

perfumatarse contra los labios

donde el día lava su cara:

                                bajo tu uña



donde ve detrás de la sordera

ese agazarpón de ojos en blanco

hasta que la venda jirones rojos grita

el goteo calcio que la vive




sangrar la imagen escópica

de un nuncainterminable

para fraguar tu zarpazo

                   con mi carne.

 
.
.
.

jueves, 16 de diciembre de 2010

q 41

.
.
.
 "... la insidia, los insectos, las urnas, la urticaria:
todos los octópodos de marzo en vilo..."
/grafito infame, 5:67/

.
.
.


.
.
.

arroyo  sin  orilla, amplitud  de  sus rayos

contra ímpetu a pálpitos y perdigones,

entre los ecos eufóricos del celeste

descienden a abrevar palomas,

plena la armada de nuestros

desventurados mirasoles

mirando la inmensidad

subliman su amarillo

mansamente


.
.
.

de las frutas voluntariosas, vocacionales

.
.
.
Para Dido, que sabe demasiado
y comprende bien estos menesteres

.
.
.


¿Cómo llega un kiwi a volverse patovica?

Gol/p/eando, golpeando repetida,

                 interminablemente

                                                 las puertas...


.
.
.

un par más de "El hombre del Luxemburgo", Arnaldo Calveyra

.
.
.


.
.
.




                                           Palabra, se despliega por los
senderos, se encuentra con la noche, mariposa a punto de
significar,  de  no  dar sombra,  empellón de un alma hacia
las  nubes,  misterio  de  manantiales  por ganar altura, fle-
cha dirigida a las nubes,  asciende,  es frecuencia, gratitud,
lugares  recientemente  llegados,  agradece lo luctuoso del
crepúsculo

                                            libre,  como  libre,  refluye de
una  a  la  otra  costa,  a  la  vista  de  los últimos paseantes
vadea el río, de la costa de sombra a la costa de sol, cabe-
ceo  de  barrilete,  significa  eternidad,  significa  los deseos,
música  a  punto  de  destruirse,  se  destruye  ni  bien se le-
vanta,   levanta   perdices,   pastizales  vueltos   anónimos,
desazón,  se  mezcla  al  oxígeno del aire,  pone en juego la
mecánica   florida.


                                             Historias,   nos  ayudan.  Mu-
chas  gracias  por  la  canción  que  le cantaron. Entre ramas



                                          [85]



.
.
.



que son espejos de porfía, canción confiada no tiene causa,
muchísimas  gracias  por  las  hojas  que  lo  van llevando, fo-
tografía no llegada a poder de los hombres.









                                     [86]



.
.
.

otra de "El hombre del Luxemburgo", Arnaldo Calveyra

.
.
.

.
.
.



                                             Cae en la cuenta: su borra-
dor. Hombre capaz de espera, común de apariencia, ob-
serva  el  ostracismo como  medicina única. En las perso-
nas  que  pasan  atiende  a  ríos  de  sigilo, la caída de las
hojas  no  lo distrae.

                                              Su silencio: en muchedum-
bre los fantasmas

                                              las bocinas quisieran desper-
tarlos.  Arritmia de la hora.








                                         [73]

.
.
.

de "El hombre del Luxemburgo", Arnaldo Calveyra

.
.
.


.
.
.

                                                  Gente, y en tal abandono, la
herida se abre de nuevo

                                                  en el plexo de la tarde.

                                                  Frentes a cuyo borde se des-
liza,  paisajes  furtivos  que  divisamos   desde  la   ventanilla
de  un  tren  lanzado  en  la  sabana.

                                                   Abandono, segundo pie iz-
quierdo de Cristo.






                                      [37]

.
.
.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Por escrito gallina una, Julio Cortázar

.
.
.
                                                   de "La vuelta al día en ochenta mundos", 1967
.
.
.


.
.
.


Con lo que pasa es nosotras exaltante. Rápidamente del posesionadas mundo estamos hurra. Era un inofensivo aparentemente lanzado Cañaveral americanos Cabo cohete por los desde. Razones se desconocidas por órbita de la desvió, y probablemente lo algo al rozar invisible la tierra devolvió a. Cresta nos cayó en la paf, y mutación golpe entramos de. Rápidamente la multiplicar aprendiendo de tabla estamos, dotadas muy literatura para la somos de historia, química menos un poco, desastre ahora hasta deportes, no importa pero: de será gallinas cosmos el, carajo qué.

.
.
.

Cortázar conoció a Noam Chomsky, lingüista, filósofo y activista estadounidense que desde 1957 postula la Gramática Generativa, teoría innatista que se opone al conductismo estructuralista y se diferencia del constructivismo de Piaget planteando la modularidad de la mente-cerebro. Chomsky sostiene, entre otras cosas, que la mente humana es un módulo autónomo, universal e innato, independiente y constitutivo de la inteligencia, capaz de ordenar y completar el sentido de oraciones agramaticales, como demuestra el texto "del Julio" aquí citado.


miércoles, 8 de diciembre de 2010

MCXXIII

.
.
.
...de la noche traigo retazos horizontales invertebrados, rotos
sangre cuya oscuridad no sirve para parirla de nuevo
y un número de ceniza guardado en la memoria...
.
.
.

.
.
.
en el agua, los colores mudan a otros tonos
sobre todo a la hora de los sobretodos
/grafito estéril, 1:39/
.
.
.



reloj de mármol; filo, retreta; la luz del día deja su última sangre contra el cielo gris de esta ciudad de piedra y de costado, minucias que con la poca fuerza que les queda, llegan apenas hasta el borde de la ventana y no alcanzan a enrojecer la pieza; de la ventana hacia adentro, un microcosmos recargado con lo espeso donde ella estira los tendones del tiempo por delante

ella; los hilos de ella en algún rincón espasmos de vacío tiemblan, las tenazas, las carencias, las encías y los poros erizados, más el martillo en la nuca de cada segundo durante las últimas cinco horas que ha esculpido en la carne de silicio de su alma una fantasmagoría infernal, esdrújula, filosa, pez introspectivamente

ella por los rincones y en la ventana pesan todos los siglos latidos de la ciudad: ensordecedores pasos auscultan su temblor, el galope de los gigantes barbados, la lengua estoica, la sangre caliente manada por el metal, partos secretos y pactos rotos; cada día de historia ahí afuera es un lamento agudo que comba el vidrio, arañazos que intentan romper esa barrera donde todavía ella en un rincón

ahora ella, o siempre; el alféizar: una frontera que respira lo áspero de las piedras, los ángulos de las estatuas de ahí afuera; su pecho expulsa el vapor que condensa bruma en la pieza pulmón ... podrá arrastrarse y quejarse tanto cuanto quiera, pero el alumbramiento es inminente

la criatura petróleo expande sus túneles internos, intensamente presiona sus vísceras; para poder seguir respirando se le llenan la frente y el cuello de venas, de espasmos

ahora ella es un embudo para la ciudad, la ciudad una mancha en el mapa, una estrella desdibujada desde el cosmos, el cosmos una curva mínima, una vuelta de caracol entre tantas de las huellas dactilares del padre de la criatura; criatura que mira el ombligo de su madre encerrada desde adentro, innominado, abominable, abyección enhiesta en sus entrañas zumba desde el día aquel... el padre ahora duerme lejos, en otros brazos; ella no duerme hace tres lunas, los ojos amenazan saltársele de las órbitas de Mercurio, del reloj de mármol sobre el que está tirada enrojeciéndolo

convulsiones, metamorfosis, estratificaciones circulares espiraladas como fogatas nocturnas; desde el vidrio hacia adentro, ella y todo ese cuarto se da vuelta al revés de sí mismo

ella: un ojo de la ciudad; la ciudad una cruz cartográfica, una estafeta, una estación para el dios barbado

señales de partida, sirenas, luces, estampida vertical vertiginosa; a la orilla del lago, cerca del monasterio de Victoria, un pescador desvelado pidió tres deseos

.
.
.